Senda costera de Navia (Asturias)

Escrito por viajaresunreflejodelplacer 12-07-2010 en General. Comentarios (2)

El pasado mes de marzo aprovechamos otro de esos martes de descanso para conocer parte de la costa occidental asturiana. Nos fuimos hasta el concejo de Navia para realizar la senda que recorre el litoral del municipio y conseguimos completar todo su recorrido. Fueron más de veinte kilómetros de paseo en una jornada marcada por el buen tiempo, las vistas aéreas sobre el Cantábrico y el olor a salitre.

 

Lo primero que hicimos fue llegar en coche hasta las proximidades de la playa de Barayo, declarada Monumento Natural. Allí dejamos el vehículo e iniciamos la ruta. No teníamos claro hasta donde íbamos a llegar. Solo pensábamos en disfrutar.

 

Panorámica de la Playa de Barayo, frontera entre Navia y Valdés

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1000df1.jpg 

 

Los primeros pasos, entre meandros fluviales

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1000df2.jpg 

 

El amplio arenal de Barayo nos invitaba al primer baño

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1000df3.jpg 

 

La playa de Barayo es una de esas que hay que conocer. Para llegar hasta la arena hay que caminar como un cuarto de hora. Esto hace que no sea un arenal masificado. Durante nuestra estancia sólo nos encontramos con tres personas. Fue el lugar perfecto para despertar con un buen baño cantábrico.

 

También tuvimos tiempo para jugar con los colores y formas de la arena

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1000df4.jpg 

 

Nos detuvimos en busca de reflejos marinos

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1000df5.jpg 

 

Buscando la salida de la playa para continuar con la senda costera

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1000df6.jpg 

 

Como no teníamos prisa, fuimos parando cada poco. Era una manera de saborear aun más este recorrido lleno de miradores y de acantilados. No teníamos pensado hacer la ruta entera, solamente llegar hasta donde pudiéramos y luego, en función del horario en el que nos moviésemos, regresar al coche camiando. Nos dejamos llevar.

 

Las panorámicas animaban a caminar sin prisas

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1000df7.jpg 

 

Y los acantilados hacían detenernos casi a cada paso

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1000df8.jpg 

 

Las olas rompiendo nos acompañaron durante todo el recorrido

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1000df9.jpg 

 

Y así de entretenidos llegamos a Puerto de Vega

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1000df10.jpg 

 

Barcos y Nansas en Puerto de Vega

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1000df11.jpg 

 

Cuando llegamos a este núcleo portuario, miramos el reloj y nos animamos a continuar con el recorrido. Entonces pensamos en llegar hasta la playa de Frexulfe, otra de las más interesantes del concejo de Navia. Nos tomamos un café y seguimos bordeando la costa hacia el occidente.

 

Franja costera en las proximidades de Puerto de Vega

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1000df12.jpg 

 

A veces teníamos la sensación de caminar sobre el agua

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1000df13.jpg 

 

El litoral se mostraba desgarradamente llamativo

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1000df14.jpg 

 

Siguendo un camino marcado y sin pérdida

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1000df15.jpg 

 

La senda costera de Navia se inauguró en 1988. Desde entonces ha sido recorrida por miles de personas. Es apta para todos los públicos si bien su distancia aconseja dividir el trazado en varias etapas. El camino está balizado y señalizado en todo momento, así que es prácticamente imposible perderse. Eso si, la tranquilidad y el recogimiento están casi asegurados.

 

De vez en cuando, el sendero se esconde entre pinos

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1000df16.jpg 

 

Y otras veces parece llegar a los pastos ganaderos de Suiza

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1000df17.jpg 

 

Tras doce kilómetros, arribamos a la playa de Frexulfe 

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1000df18.jpg 

 

En esta playa, monumento natural, dimos con unas señales que nos indicaron el kilometraje de la ruta. Habíamos recorrido doce kilómetros y hasta Navia teníamos otros ocho. Nos vimos con fuerzas y optamos por llegar hasta el final de la senda costera. El reloj marcaba las tres y media de la tarde. Comimos, repusimos fuerzas con un breve descanso y seguimos con el paseo. A partir de ahora no teníamo mucho margen para entretenernos. Más que nada por que todavía no sabíamos como volver de Navia al lugar donde teníamos aparcado el coche.

 

Las formaciones rocosas nos animaban a continuar con la ruta

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1000df19.jpg 

 

Una de esas calas donde apetece darse un buen baño

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1000df20.jpg 

 

Apuramos el paso y poco a poco fueron cayendo los kilómetros. No nos detuvimos demasiado en los detalles, más que nada porque este tramo de la ruta nos pareció menos llamativo y espectacular que el de Barayo a Frexulfe. El Cantábrico y los acantilados quebrados por la mar seguían siendo los protagonistas. Cada vez nos quedaba menos para llegar a la playa de Navia, punto final de la ruta.

 

Tras un par de horas avistamos la costa de Coaña

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1000df21.jpg 

 

Desde la playa de Navia llegamos a la villa caminando junto a la ría

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1000df22.jpg 

 

Por un paseo repleto de deportistas, luces y sombras

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1000df23.jpg 

 

Habíamos logrado completar la ruta costera de Navia en su integridad. Pero todavía no teníamos claro como regresar al coche. Antes de acercarnos a la estación de autobuses para preguntar por los horarios, nos entretuvimos en las proximidades del campo de fútbol de Navia para disfrutar de unos cuantos graffitis.

 

Unos dibujos más que trabajados

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1000df24.jpg 

 

Un pequeño homenaje a un gran músico: Louis Armstrong

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1000df25.jpg 

 

El diablo acorralando a su contrario en el polideportivo de Navia

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1000df26.jpg 

 

Un vistazo al mundo mexicano que nos recordó a Gloria y a Manu

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1000df27.jpg 

 

Cuando llegamos a Navia nos enteramos de que el último autobús hacia Luarca partía a las siete y media. Habíamos llegado justo a tiempo. Buscamos la padada de buses, dimos un pequeño paseo por los alrededores y nos tomamos una cervecita para dar por concluida la ruta.

 

El interesante casino de Navia

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1000df28.jpg 

 

Esperando la llegada del autobús que nos llevaría de regreso al coche

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1000df29.jpg 

 

El autobús nos dejó en Villapedre. Desde allí tuvimos que regresar hasta el coche caminando por la carretera nacional durante unos cuantos kilómetros. Fue la parte menos atractiva del recorrido. Eso si, era obligatorio hacer este tramo si queríamos llegar al coche antes de que se hiciese de noche.

 

Caminando sobre el río Barayo, hoy este tramo de carretera ya no existe

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1000df30.jpg 

 

La foto de arriba se podría decir que es histórica. Durante las intensas lluvias de junio, se tuvo que derribar este tramo de carretera para que el agua embalsada en el núcleo de El Bao llegase al Cantábrico. Hoy en día esta toma no se podría repetir. La carretera por la que caminamos ya no existe.

 

El ocaso llegó a pisarnos los talones

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1000df31.jpg 

 

Aunque llegamos al coche a tiempo y sin problemas

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1000df32.jpg 

 

Algo cansados por la caminata nos subimos en el coche y regresamos a San Esteban. Durante el viaje repasamos lo vivido y nos congratulamos de haber realizado toda la senda. Una vez más, el día de descanso cundió de lo lindo.