FOTOS Y VIAJES DE UNA VIDA ...del Vitoko

naturaleza

Ascension a Pena Chana por Somiedo (2,068 metros)

Escrito por viajaresunreflejodelplacer 11-07-2011 en General. Comentarios (1)

El pasado mes de mayo aprovechamos un descanso entre semana para ir al monte. Una vez más nos marcamos el Parque Natural de Somiedo como destino. En esta ocasión la idea era atacar la cumbre de Pena Chana, de 2068 metros de altura. El día, más estable de lo que esperábamos, nos deparó una ruta circular donde pudimos mezclar la montaña con la etnografía. No sólo hicimos cumbre, también descubrimos lugares mágicos como la braña de Murias Llongas. Un jornada completa por los cuatro costados.

 

Aquella mañana madrugamos para iniciar pronto la ruta. A eso de las nueve y media de la mañana estábamos tomando un café en Pola de Somiedo. Después nos dirigimos a Valle de Lago, donde comenzamos esta ruta de unos 15 kilómetros de distancia. Allí aparcamos el coche y comenzamos a caminar.

 

La subida comienza por la ruta que lleva al Lago del Valle 

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/10000ye1.jpg 

 

Y tras una primera bifurcación a la derecha, continua por un hayedo

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/10000ye2.jpg 

 

La ruta gana altitud y permite divisar el Valle de Lago en todo su explendor

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/10000ye3.jpg 

 

Brañas de teito en las proximidades de Los Esperones

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/10000ye4.jpg 

 

La ruta que realizamos no está señalizada. Sin embargo, con un buen mapa la navegación durante todo el recorrido no es complicada. Tampoco es una ruta dura a pesar de que se salven unos 850 metros de desnivel de subida y otros tantos de bajada. Eso si, no es un recorrido apto para poco avezados en la montaña.

 

La pradería de Murias LLongas, un lugar mágico repleto de colorido

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/10000ye5.jpg 

 

Al llegar a esta braña tuvimos la suerte de ver un enorme rebaño de rebecos. Cuando se dieron cuenta de nuestra presencia echaron a correr. Nosotros buscamos el collado que nos llevaría hasta las proximidades de la base de Peña Chana. La cumbre estaba cada vez más cerca. Aun así nos tocó sudar.

 

El recorrido, cada vez más empinado

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/10000ye6.jpg 

 

Más cerca del collado con el sol pegando de lleno

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/10000ye7.jpg 

 

Llegamos al collado, abajo y el desnivel aumentó

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/10000ye8.jpg 

 

Subiendo y subiendo llegamos a la cresta, que nos regaló vistas de infarto

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/10000ye9.jpg 

 

Subiendo por la cara leonesa de la montaña

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/10000ye10.jpg 

 

Y por fin, al fondo a la izquierda, la ansiada cumbre de Peña Chana

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/10000ye11.jpg 

 

Panorámica aérea desde el cresterío de la montaña

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/10000ye12.jpg 

 

¡Cumbre! Peña Chana, 2.068 metros de altura

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/10000ye13.jpg 

 

Cuando llegamos a la cumbre hicimos un pequeño descanso. No solo teníamos que reponer fuerzas después de la subida. También había que aprovechar para disfrutar de las vistas que ofrece este montaña. Las nubes nos impidieron ver el Cantábrico. Aun así, disfrutamos de lo lindo con las panorámicas de las Ubiñas, del Lago del Valle, de la majada de Llaguezos y de todas las montañas circundantes. Un auténtico espectáculo.

 

Bajo la cumbre vimos la canal por donde debíamos bajar

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/10000ye14.jpg 

 

Y divisamos, al fondo, Pola de Somiedo

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/10000ye15.jpg 

 

El lago del Valle con Peña Ubiña al fondo a la derecha

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/10000ye16.jpg 

 

Iniciamos la bajada por esta canal que resultó tan llamativa como divertida

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/10000ye17.jpg 

 

A mitad de la canal con el collado del Muñon al fondo en el centro

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/10000ye18.jpg 

 

Myriam salvando el desnivel de la bajada

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/10000ye19.jpg 

 

Una toma más de la canal que descendimos desde abajo

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/10000ye20.jpg 

  

Y una última imagen de la bajada desde el collado del Muñón

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/10000ye22.jpg 

 

Una vez superada la canal, sin duda la zona menos fácil de la ruta, aprovechamos para comer. Lo hicimos en el collado del Muñón. Allí, junto a una charca, saboreamos unos bocadillos mientras nuestros ojos se debatían entre la mole de Peña Chana y las vistas a los valles somedanos. Al final, hubo tiempo para todo.

 

La ruta, ahora siempre descendente, nos llevaría a la braña de Sousas

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/10000ye23.jpg 

 

Paisaje abrupto en la zona alta de Somiedo

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/10000ye24.jpg 

 

La braña de Sousas, repleta de cabanos o corros de piedra

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/10000ye25.jpg 

 

Ubicada en un circo glaciar de indudable belleza

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/10000ye26.jpg 

 

Después de un breve descanso nos despedimos de este lugar bucólico

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/10000ye27.jpg 

 

Desde la braña de Sousas, considerada una de las más interesantes del Parque dada su antiguedad, la ruta se hace más llevadera si cabe. El sendero se convierte en una pista que nos va llevando sin prisas ni fuertes pendientes hasta Valle de Lago. Durante este trayecto disfrutamos de la sombra del hayedo y de los miradores. Toda una delicia para cerrar una muy buena jornada de montaña.

 

Tras una jornada de sol abrasador, la espesura del bosque se agradecía

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/10000ye28.jpg 

 

Teito solitario entre brezos, valles y montañas

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/10000ye29.jpg 

 

Asomados al abismo del mirador de Peñafurada

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/10000ye30.jpg 

 

Al divisar Valle de Lago comprendimos que la ruta tocaba a su fin

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/10000ye31.jpg 

 

Cuando llegamos al coche, unas siete horas después de partir, comenzó a llover. Nos cambiamos las botas y bajamos en busca de un bar para cerar el día como se merecía: Una cerveza fresca mientras comentábamos una excursión de sobresaliente.

Caminando hasta San Esteban, Belmonte (Asturias)

Escrito por viajaresunreflejodelplacer 16-02-2011 en General. Comentarios (0)

El pasado puente de diciembre aprovechamos uno de los días de descanso para acercarnos a la montaña. Al día siguiente habíamos quedado en Pravia para recordar viejos tiempos en la fiesta "remember", así que tampoco queríamos forzar la máquina. Optamos entonces por hacer una breve incursión en el concejo de Belmonte. La idea era llegar al pueblo de San Esteban utilizando el camino tradicional, una ruta de unas tres horas ida y vuelta. Aquella jornada nos acompañaron Anais y Dani, que disfrutaron como niños y como nosotros de la nieve, de la naturaleza y de la tranquilidad. Pasadas las 10 de la mañana salíamos de Muros de Nalón.

 

Llegamos a Belmonte, tomamos el tradicional café y continuamos hacia Agüera. En las proximidades de este pueblo hay un pequeño espacio para aparcar. Desde allí, el camino sube hasta San Esteban. Antiguamente, hasta hace poco más de 25 años que se construyó la carretera, éste era el único camino de acceso al pueblo.

 

Aparcamos e iniciamos la subida por el sendero

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/10000yw1.jpg 

 

Una variada y longeva vegetación nos recibió con los brazos abiertos

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/10000yw2.jpg 

 

Cruzando un puente de madera convertido en pista de hielo

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/10000yw3.jpg 

 

La ruta no está señalizada pero con la ayuda de un mapa no tiene pérdida. Solamente hay que seguir el camino principal y evitar varias bifurcaciones que van a parar a otros pueblos de la zona. Durante los primeros pasos se sube junto al río, que posteriormente se cruza por el puente de la foto anterior. Después el camino asciende entre bosques.

 

Dani en el mirador que nos dejó entrever el destino de aquella jornada

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/10000yw4.jpg 

 

Mientras ganábamos altura, la nieve se acumulaba

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/10000yw5.jpg 

 

Entrando en calor en una de las rampas de la ruta

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/10000yw6.jpg 

 

La subida regala panorámicas como esta, con la carretera al fondo del valle

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/10000yw7.jpg 

 

Un último esfuerzo y llegamos a nuestro destino

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/10000yw8.jpg 

 

San Esteban, concejo de Belmonte de Miranda

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/10000yw9.jpg 

 

La ruta hasta este pueblo se puede realizar en poco más de una hora y media. La subida es llevadera aunque acumula desnivel. A parte de recorrer lugares de naturaleza desbordante, lleva a este pequeño núcleo prácticamente deshabitado. San Esteban es el último de una serie de pueblos comunicados por una estrecha carretera de montaña. En su día estuvo habitado por numerosas familias que se dedicaban al campo y a la ganadería. Hoy en día apenas quedan vecinos y únicamente permanece el recuerdo de este pasado en forma de aperos y construcciones tradicionales.

 

Una de las dos vecinas que intuimos en San Esteban

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/10000yw10.jpg 

 

Paseando entre las construcciones tradicionales del pueblo

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/10000yw11.jpg 

 

Fuimos ganando altura para tener una panorámica más ámplia

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/10000yw12.jpg 

 

Siguiendo el camino hacia Peña Manteca

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/10000yw13.jpg 

 

El plan de aquella jornada no estaba definido. En principio íbamos a subir hasta San Esteban. Y desde allí, dependiendo del tiempo y las horas en las que nos moviéramos, continuaríamos la ruta o lo dejaríamos. Una opción era continuar hasta el picu Horru o Peña Manteca, el pico más alto de Belmonte. Pero la vecina que nos encontramos no nos lo recomendó. Había bastante nieve y ya eran las dos de la tarde. Así que dimos una vuelta por los alrededores del pueblo camnando tranquila, sosegada y casi espritualmente.

 

Myriam disfrutando de la nieve en estado puro

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/10000yw14.jpg 

 

Camino de acceso al Picu Horru en las proximidades de San Esteban

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/10000yw15.jpg 

 

Y una vista general de San Esteban en el concejo de Belmonte de Miranda

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/10000yw16.jpg 

 

Sin darnos cuenta el reloj avanzaba. Así que optamos por regresar al pueblo y buscar un sitio para comer. Las nubes estaban cubriendo el cielo y no queríamos llegar al coche empapados. Además, no nos quedaban muchas horas de luz.

 

Dando salida a los víveres en un hórreo de San Esteban

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/10000yw17.jpg 

 

Mientras apurábamos el vino, realizamos esta modesta creaciónhttp://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/10000yw18.jpg 

 

El frío aumentaba, así que decidimos inciar el descenso

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/10000yw19.jpg 

 

El denso bosque volvió a ser nuestro fiel compañero de trayecto

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/10000yw20.jpg 

 

Uno de los grandes ejemplares de castaño escondidos por la zona

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/10000yw21.jpg 

 

El sendero en uno de los tramos más abruptos

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/10000yw22.jpg 

 

La verdad es que aquél día no hice muchas fotos. Por un lado, prácticamente estaba estrenando la cámara nueva. Por otro, llevaba un objetivo de hace unos diez años que me descompensaba las mediciones de luz. Y para rematar, apenas tenía batería. Así que hice lo que buenamente pude y a regañadientes, pues tenía ganas de volver a las andadas. Las últimas tomas de la tarde las dediqué al arrollo que nos acompañó a modo de banda sonora durante el tramo final del recorrido.

 

Un compañero de ruta sonoro pero relajante

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/10000yw23.jpg 

 

El agua buscando su sitio entre la espesura vegetal

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/10000yw24.jpg 

 

Y una última toma antes de llegar al coche

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/10000yw25.jpg 

 

Cuando llegamos al coche quedaba poco más de media hora para anochecer. Nos cambiamos las botas y fuimos hasta Belmonte, donde cerramos la jornada montañera como mandan los cánones: cafe y/o cerveza. Acordamos que la excursión había merecido la pena y que habría que organizar una salida más intensa. Todavía estamos concretando la fecha.

Ascensión al Cornón, el techo de Somiedo (2.194 metros)

Escrito por viajaresunreflejodelplacer 04-02-2011 en General. Comentarios (2)

A finales de septiembre hicimos una escapada a la montaña. Teníamos un día libre y aprovechamos para realizar una ascensión que llevábamos tiempo rondando. Aquella jornada soleada nos fuimos hasta el Parque Natural de Somiedo para subir su cumbre más alta: el Cornón, con casi 2.200 metros de altura. La ruta nos llevó unas seis horas de caminata acumulando un desnivel de unos 1.400 metros entre subida y bajada. A pesar del esfuerzo, el día montañero mereció mucho la pena.

 

Iniciamos la ruta en el pueblo de Santa María del Puerto, a 1.500 metros

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/10000yx1.jpg 

 

La primera parte del sendero transcurre por pistas y entre pastos

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/10000yx2.jpg 

 

Las contínuas rampas recompensan con estas vistas del pueblo

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/10000yx3.jpg 

 

Observando el Pico Penouta, en el centro de la imagen

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/10000yx4.jpg 

 

Ilusos de nosotros creimos que este pico era el Cornón. Sin embargo, miramos el mapa y pronto descubrimos que todavía nos quedaba más de la mitad del recorrido para llegar a la falda de nuestro objetivo. Seguimos caminando a buen ritmo, ya que el reloj corría en nuestra contra, máxime después de iniciar la ruta casi a las 12 del mediodía.

 

Siguiendo la senda y los hitos o buscando con la vista el Cornón

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/10000yx5.jpg 

 

Al fondo, por fin, divisamos nuestro objetivo

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/10000yx6.jpg 

 

La ascensión al Cornón (2.194 metros) es una de las muchas rutas señalizadas dentro del Parque Natural de Somiedo, en Asturias. Está considerada como difícil, más que nada porque transcurre por terrenos de alta montaña donde la niebla puede complicar muy mucho la ruta. Además, se trata de un recorrido intenso donde las distancias - unos 14 kilómetros ida y vuelta - y los desniveles no son moco de pavo. No obstante, es una ruta bien asequible para cualquier persona habituada al monte.

 

Atravesando terrenos calizos con el Cornón al fondo

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/10000yx7.jpg 

 

Flora alpina con un valle leonés al fondo

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/10000yx8.jpg 

 

La ruta tiene la particularidad de atravesar una zona fronteriza entre León y Asturias. Sin embargo, uno tiene la sensación de caminar por el corazón de la Cordillera Cantábrica más que por una muga administrativa. El paisaje sobrecoge por su amplitud.

 

La zona está salpicada por charcas como la de la imagen

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/10000yx9.jpg 

 

Acercándonos a la base del Cornón

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/10000yx10.jpg 

 

Antes de enfrentarnos a la subida final repusimos fuerzas

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/10000yx11.jpg 

 

Panorámica durante la ascensión final, con el macizo de las Ubiñas al fondo

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/10000yx12.jpg 

 

El último tramo de la subida, conocida como la escalerona del Cornón

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/10000yx13.jpg 

 

Myriam dando los últimos pasos antes de hacer cumbre

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/10000yx14.jpg 

 

Rocas convertidas en arena en el último repecho

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/10000yx15.jpg 

 

Tras tres horas de caminata, llegamos a la cumbre (Vistas hacia el sur, León)

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/10000yx16.jpg 

 

El mojón del Cornón y sus vistas hacia el norte

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/10000yx17.jpg 

 

Las vistas que ofrece esta montaña son de las que quitan el hipo. La cumbre es la más alta del concejo, por lo que es una atalaya casi inmejorable para otear desde las alturas el Parque Natural de Somiedo. Hacia el sur, las vistas tampoco desmerecen. Y hacia el norte, si el día está claro, se puede intuir el mar Cantábrico. En este idílico restaurante con vistas dimos buena cuenta de los bocadillos. Tras un breve descanso, iniciamos el descenso. Aunque no lo pareciese, las nubes acechaban peligrosamente.  

 

Iniciamos el camino de descenso, que nos llevó otras tres horas

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/10000yx18.jpg 

 

La escalerona del Cornón, el tramo más aéreo y expuesto de la ruta

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/10000yx19.jpg 

 

Casi sin darnos cuenta, las nubes ocultaron el Cornón, al fondo

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/10000yx20.jpg 

 

Sin perder el ritmo nos fuimos acercando al Puerto de Somiedo

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/10000yx21.jpg 

 

Las primeras fincas indicaban que cada vez estábamos más cerca

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/10000yx22.jpg 

 

Pero todavía más cerca estában las nubes de tormenta

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/10000yx23.jpg 

 

Un último vistazo a las praderas del entorno del Puerto

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/10000yx24.jpg 

 

Llegamos al coche algo cansado, sobretodo por el ritmo al que habíamos realizado la ruta. Aún así, mereció recorrer esta zona de pastos alpinos y altas montañas aunque fuese a prisa. Fue llegar al coche y ponerse a llover. Sin duda alguna, la excursión es más que recomendable. De diez y para repetir en invierno.

Península del Morrazo y ría de Aldán

Escrito por viajaresunreflejodelplacer 24-01-2011 en General. Comentarios (1)

Tras casi una semana de vacaciones por Galicia, el viaje tocaba a su fin. Aquel sábado 25 de septiembre sería nuestro último día en la provincia de Pontevedra antes de regresar a Asturias. Los organizadores del concierto de Los Suaves estaban metiendo prisa con las fotos, así que tuvimos que apurar las últimas horas antes de volver a casa para descargar y seleccionar las mejores tomas. Antes de abandonar Galicia quisimos hacer una incursión en la península del Morrazo, una visita que teníamos pendientes desde la vez que hicimos un recorrido por las Rias Baixas. Maruxiña sería nuestra guía por estos lares. Gracias a ella conocimos lugares tan interesantes como el Monte do Facho o las playas de la ría de Aldán. Todo un placer.

 

Aquella mañana nos despertamos un tanto resacosos. No se si sería por la mariscada, por los vinos o por haber dejado a Lutxo cuatro horas fuera de su propia casa. Desayunamos, comentamos la jugada y salimos de casa con la idea de quedar con Maruxiña en Cangas del Morrazo. Desde allí iniciaríamos un recorrido por la península del Morrazo que separa las rías de Vigo y Pontevedra. Lo primero de todo fue ir en busca del coche, que habíamos aparcado hacía tres días en un lugar privilegiado de Vigo y sin tener que pagar por la hora azul.

 

De camino al coche no faltaron los graffitis vigueses

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/10000yy1.jpg 

 

Recogimos a Maruxiña y nos fuimos prestos hacia el mirador de San Roquehttp://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/10000yy2.jpg 

 

Luces y sombras en las proximidades de la capilla

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/10000yy3.jpg 

 

Lutxo posando para la eternidad con la ciudad de Vigo al fondo

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/10000yy4.jpg 

 

Luego nos acercamos hasta O Hio, con su iglesia romanica de San Andrés

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/10000yy5.jpg 

 

Vista de la ria de Aldan desde la iglesia de O Hio

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/10000yy6.jpg 

 

El cruceiro de O Hio, tallado en una pieza en 1872 http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/10000yy7.jpg 

 

Y aqui el interior del templo de San Andrés, románico con reformas

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/10000yy8.jpg 

 

Los capiteles de la iglesia nos llamaron la atencion por sus formas

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/10000yy9.jpg 

 

Tras visitar la iglesia y el mirador de Cangas do Morrazo, continuamos con la ruta. Una vez más nos dejamos llevar. Aunque en esta ocasion teniamos por guía a una verdadera anfitriona entusiasmada. Tampoco teniamos mucho tiempo para disfrutar de esta peninsula, pues la idea era salir aquella misma tarde - noche para Asturias. Asi que el recorrido se centro en lo esencial, aquello que no nos debiamos perder por nada del mundo. Y es que, como nos recordaba Maruxiña esta zona tiene tantas cosas por disfrutar que uno no se puede conformar con una sola jornada de viaje. Asi que habra que volver. Seguro.

 

Desde O Hio nos fuimos hasta las proximidades del Cabo do Home

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/10000yy10.jpg 

 

Una vez alli, subimos hasta el monte do Facho, donde en su día hubo un castro

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/10000yy11.jpg 

 

El monte tiene unas vistas inmejorables hacia las Islas Cies

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/10000yy12.jpg 

 

Lutxo y Maruxina sentados en un sillon natural con vistas al Atlántico

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/10000yy13.jpg 

 

Y aqui mas vistas, esta vez hacia Ons y la ria de Pontevedrahttp://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/10000yy14.jpg 

 

Tras un buen rato en las alturas, descendimos hacia el coche

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/10000yy15.jpg 

 

Bajando del antiguo castro do Facho

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/10000yy16.jpg 

 

Como nos comentó Maruxiña, que también recopiló información para la redacción de este post, este lugar fue ocupado desde la edad de bronce. Posteriormente también fue ocupado por los romanos. Hoy en día, a parte de ser un excelente mirador, muestra a modo de reproducción cómo eran las construcciones prerromanas de la zona.

 

Después de bajar del monte comimos en un restaurante cercano. Tras la comida, donde no faltaron las almejas a la marinera recomendación de la anfitriona, continuamos con el viaje. Apuramos las horas del reloj y nos encaminamos hacia la parroquia de Aldán. Allí conocimos su puerto tradicional y varias playas y calas de caracter paradisiaco.

 

El puerto de Aldán con los barcos mejilloneros que trabajan en las bateas

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/10000yy17.jpg 

 

Playa de Menduiña, en la ría de Aldán, con el pueblo de Pinténs al fondo

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/10000yy18.jpg 

 

Cala de Sartaxéns, donde nos dimos un buen baño relajante y en cueros

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/10000yy19.jpg 

 

Tras el baño, regresamos al coche con la ría de Aldán siempre presentehttp://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/10000yy20.jpg 

 

Otra toma más de la playa de Menduiña

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/10000yy21.jpg 

 

El viaje tocaba a su fin. Con mucha pena nos despedimos de nuestros anfitriones mientras quedábamos emplazados para próximas incursiones viajeras. Una vez más, gracias. El Komando Gorteak inició la vuelta a Asturias y de camino hicimos una pequeña parada en Pontevedra. La idea era buscar algún regalo para la familia que al final encontramos en forma de camiseta.

 

Una de las puertas de la catedral de Pontevedra

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/10000yy22.jpg 

 

Interior de esta joya gótica con boda incluida

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/10000yy23.jpg 

 

Iglesia de la Virgen Peregrina, en el centro histórico de Pontevedra

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/10000yy24.jpg 

 

Estilos clásicos y modernos en una misma toma

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/10000yy25.jpg 

 

Sin haber pasado ni media hora en Pontevedra, retomamos el viaje. La ruta fue tranquila hasta las proximidades de Vilalba. Luego, en Mondoñedo, el ritmo de viaje se ralentizó por las obras de la autovía. Pasado este tramo paramos a comer algo. En vez de hacer noche por la zona, apuramos y continuamos hasta San Esteban.

 

Una parada en las proximidades de Mondoñedo para coger fuerzas

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/10000yy26.jpg 

 

Llegamos a San Esteban bastante cansados. Sin embargo, en vez de irnos directamente a casa, optamos por tomar unas cervezas en el bar de Mario Careaga. Era su último día de apertura, así que había que tomar parte en la fiesta. Así terminó el viaje, entre cañas y pensando en próximos destinos. Por cierto, cuando termino esta entrada acabamos de llegar de Rumanía. Tendreis noticias.

 

Y para cerrar el capítulo de las vacaciones gallegas, aquí os dejo el enlace al recorrido que nos marcamos hace unos años por las Rías Baixas.

 

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/general.phtml?title%7E=rias+baixas

 

 

Islas Cies, un paraiso en la tierra

Escrito por viajaresunreflejodelplacer 23-01-2011 en General. Comentarios (0)

Aquel 24 de septiembre llegó el momento de conocer uno de los lugares más interesantes y emblemáticos de las Rias Baixas. Fue una jornada que dedicamos casi exclusivamente a las Islas Cies. Salimos de Vigo en uno de los primeros barcos y regresamos, ya por la tarde, en el último de todos. La visita fue más que interesante. Por un lado conocimos de cerca este paraiso natural donde dicen que Dios descansó después de crear el mundo. Y por el otro, tuvimos la suerte de disfrutar de la zona de una manera pausada, tranquila y sin agobios. Al ser finales de septiembre, las islas no estaban llenas de turistas, como suele ser habitual.

 

Después de una entretenida noche viguesa aquella mañana nos costó salir de la cama. No llegamos a dormir ni cinco horas y a eso de las ocho ya estábamos en pie. Desayunamos, nos despedimos de Lutxo y nos fuimos prestos hacia el puerto. Una vez allí compramos los billetes de barco. Tuvimos tiempo de comprar algo de comida antes de que partiera nuestra embarcación.

 

A eso de las diez estábamos a punto de embarcar en la nave

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/10000yz1.jpg 

 

El barco se fue alejando poco a poco de la ciudad de Vigo

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/10000yz2.jpg 

 

Y en algo más de media hora llegamos a las Cies, aquí la playa das Rodas

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/10000yz3.jpg 

 

Las islas Cies se encuentran a una quincena de kilómetros de Vigo. Están declaradas parque natural y forman parte del Parque Nacional de las islas atlánticas de Galicia. Se trata de tres islas con gran importancia natural. A parte de ser una de las colonias más importantes de gaviotas, también posee un rico fondo marino. Paisajísticamente son una auténtica maravilla. De ahí que cada año sean visitadas por miles de visitantes. Como nos comentaban, en verano es casi imposible tomar un barco sin tener que esperar varias horas. Por suerte aquella jornada apena habría un centener de personas en el archipiélago.

 

Comenzamos a caminar mientras los barcos, casi vacíos, seguían llegando

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/10000yz4.jpg 

 

Lo primero que hicimos fue pasar por la oficina de información. Allí nos dieron un mapa y nos explicaron las distintas opciones que había para recorrer la isla. En total hay cuatro rutas señalizadas que suman unos catorce kilómetros. Al final del día acabamos completando la totalidad de los recorridos posibles.

 

La ruta del Monte Faro fue la primera del día

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/10000yz5.jpg 

 

Pronto llegamos a la isla del medio o de Faro

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/10000yz6.jpg 

 

Y una vez allí nos fuimos al mirador de Pedra da Campá

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/10000yz7.jpg 

 

Donde nos encontramos con un observatorio de aves

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/10000yz8.jpg 

 

Las islas Cies tienen son más bien montañosas. La cara oeste del archipiélago es la más abrupta y tiene acantilados de hasta cien metros de altura. En la cara este hay diversas playas. La isla norte o de Montegaudo es la más larga. Está unida a la isla del medio por una acumulación de arena. Aquí también existe un peculiar lago intermareal. La tercera isla, del sur o de San Martiño, está separada de las otras dos. Solo se puede acceder a ella en barco.

 

Panorámica de la isla Norte con el lago y parte de la playa a la izquierda

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/10000yz9.jpg 

 

Junto a la Pedra da Campá nos sorpendió una numeros excursión

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/10000yz10.jpg 

 

Panorámica de la isla de San Martiño siguiendo la ruta del Monte Faro

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/10000yz11.jpg 

 

Al fondo el Faro de Cies, situado a 175 metros de altitud

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/10000yz12.jpg 

 

Panorámica desde lo alto del faro mirando hacia el sur

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/10000yz13.jpg 

 

Y aquí una visión del mismo lugar pero hacia el norte

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/10000yz14.jpg 

 

El hábito montañero hizo que llegarámaos al faro en menos tiempo de lo marcado en el mapa. Después de disfrutar de las vistas, continuamos con el recorrido. En vez de regresar por el mismo sendero, optamos por bajar hasta las proximidades del Faro da Porta para enganchar allí con un recorrido que pasaba más cerca de la costa.

 

Al fondo, el Faro de las Cíes visto desde la punta de Carracido

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/10000yz15.jpg 

 

Este sendero pasa junto a la playa de Nosa Señora

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/10000yz16.jpg 

 

Bajo la sombra de este bosquete hicimos un pequeño descanso

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/10000yz17.jpg 

 

El tiempo que tuvimos en las Cies fue inmejorable. No nos llovió en ningún momento, y las nubes se fueron disipando a lo largo de la jornada. No pasamos demasiado calor, aunque el sol llegó a pegar con fuerza en algunos momentos. Parecía que las divinidades nos habían sonreido por haber visitado este mágico rincón gallego.

 

Proximidades del lago durante la bajamar

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/10000yz18.jpg 

 

Caminando por la extensa playa das Rodas, de más de un kilómetro

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/10000yz19.jpg 

 

Junto a este arenal, al fondo el lago, hicimos una parada para comer

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/10000yz20.jpg 

 

Comimos tranquilamente y tras un breve descanso pensamos que todavía teníamos tiempo suficiente para hacer las rutas que recorren la isla de Monteagudo. En primer lugar nos acercaríamos hasta el mirador del Príncipe. Y dependiendo del tiempo que nos llevase, probaríamos suerte con la ruta del Faro de Monteagudo.

 

Esta ruta transita por zonas más boscosas

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/10000yz21.jpg 

 

Y lleva al alto do Príncipe, con su paisaje casi lunar

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/10000yz22.jpg 

 

Panorámica de las Cies desde el alto do Príncipe

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/10000yz23.jpg 

 

Tras las vistas, continuamos con la ruta hacia el faro, al fondo Vigo y su ría

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/10000yz24.jpg 

 

Furna en las proximidades del Faro de Monteagudo

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/10000yz25.jpg 

 

De regreso al embarcadero nos fuimos fijando en la vegetación

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/10000yz26.jpg 

 

Y hasta tuvimos tiempo de darnos un baño antes de embarcar

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/10000yz27.jpg 

 

Una playa con arena prácticamente cristalina

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/10000yz28.jpg 

 

El día había cundido de lo lindo. Habíamos realizado todos los recorridos permitidos en las Cies y ello nos había servido para descubrir las distintas zonas de este paraiso terrenal. Eso si, estábamos algo cansados. A los cerca de catorce kilómetros que habíamos caminado había que unir el desgaste por las escasas horas de sueño. Aun así, la visita había merecido la pena. Por fin habíamos descubierto esta maravilla gallega. Y lo habíamos hecho sin aglomeraciones y con buen tiempo. De diez.

 

Nuestro barco, a la derecha, que nos llevó a Vigo vía Cangas de Morrazo

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/10000yz29.jpg 

 

Nos despedimos de las Islas Cies mientras el sol comenzaba a ponerse

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/10000yz30.jpg 

 

Y llegamos a Vigo, con los últimos colores del atardecer

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/10000yz31.jpg 

 

Una vez llegamos a tierra nos fuimos directos a casa de Lutxo. Allí nos pegamos una buena ducha. Nuestro anfitrión tenía entradas para ver un combate de boxeo y nosotros aprovechamos para cerrar la jornada con una suculenta mariscada. Nos dejó las llaves de su casa y nos despedimos hasta más tarde. Por desgracia, no sabía que cometía un gran error.

 

Buscando un restaurante para hincharnos de marisco

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/10000yz32.jpg 

 

Acompañamos la mariscada con un par de botellas de Ribeiro. Y cerramos la noche tomando unos chupitos de café por los alrededores de la casa de Lutxo. Estábamos realmente agotados, así que nos fuimos a casa. Sin darnos cuenta, nos quedamos profúndamente dormidos. Lutxo, que no tenía llaves estuvo llamando al timbre como cuatro horas. Nosotros ni lo oímos. Según nos contó estuvo divagando por las calles hasta que le abrimos la puerta. Llamó hasta a la Policía porque las ventanas de la casa estaban abiertas y había luz. Sin embargo el Komando no respondía. Al final, todo quedó en una anécdota más que divertida. Igual un poco menos para el pobre Lutxo. Una vez más, gracias y perdón por las molestias.