Vigo: casco vello, modernismo y vinos

Escrito por viajaresunreflejodelplacer 20-01-2011 en General. Comentarios (4)

Después de descubrir los encantos de la provincia de Ourense llegaba el momento de concoer la ciudad de Vigo y su entorno. Atrás quedaban las aguas termales, los monasterios románicos y los encantados pueblos rurales. Pero por delante todavía quedaba la segunda parte de estas mini vacaciones por Galicia. Fijaríamos Vigo como base operativa y en casa de Lutxo dormiríamos tres noches. Aquel 27 de septiembre lo dedicamos íntegramente a conocer la ciudad viguesa, una urbe que aunque pueda parecer gris, sucia y sin encanto, posee interesantes rincones.

 

Aquella mañana nos la tomamos con calma. Después de varios días de coche, necesitábamos un pequeño descanso. Así que no madrugamos excesivamente. Desayunamos en casa de Lutxo y nos fuimos a conocer Vigo. Nos centramos en pasear por el casco antiguo y en descubrir los numerosos edificios modernistas del ensanche. La jornada acabó siendo mas intensa y fructífera de lo que esperábamos. Vigo, a pesar de los rumores, nos dejó un muy buen sabor de boca. Quizás por los vinos de la noche, que se alargó más de la cuenta.

 

La calle de los cesteiros, en el casco viejo de Vigo

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/10000za1.jpg 

 

Un enorme crucero atracado en el puerto vigués

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/10000za2.jpg 

 

Lo primero que hicimos fue acercarnos hasta el puerto, donde dimos con un enorme centro comercial. Aprovechamos para comprar una pequeña cámara digital, pues el que suscribe ya no aguantaba más sin poder tirar fotos. El mono me podía. Gracias a esta adquisición podremos narraros gráficamente lo que fue la segunda y última parte de estas minivacaciones a la gallega.

 

Ni que deciros que entrar en aquel centro comercial fue una experiencia casi mística. Estábamos más que perdidos entre tanto consumismo agresivo, máxime después de pasar tres días prácticamente aislados del mundo. Antes de continuar con el paseo por Vigo nos acercamos a preguntar por los barcos para ir, al día siguiente, a las Islas Cies. Estábamos de enhorabuena: habían ampliado las visitas a todo el mes de septiembre ante el buen tiempo.

 

Paseando por el casco Vello, la zona antigua de Vigo

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/10000za3.jpg 

 

Dejándonos llevar con tranquilidad por las estrechas calles del centro

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/10000za4.jpg 

 

A decir verdad, la parte antigua de Vigo no es muy grande. Se puede recorrer en unas horas. De hecho, aquella mañana pasamos varias veces por las mismas calles y plazas. Después de recorrer tranquilamente esta zona más tradicional, nos dispusimos a conocer el ensanche. Allí nos encontramos un buen puñado de edificios modernistas herencia de la expansión industrial que vivió la ciudad a principios del siglo XX.

 

Probando la nueva cámara en la calle de la II República

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/10000za5.jpg 

 

Edificio de corte modernista en las proximidades de la puerta del Sol

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/10000za6.jpg 

 

El ensache vigués, repleto de detalles modernistas

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/10000za7.jpg 

 

Otro de los edificios que nos llamó la atención durante el paseo mañanero

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/10000za8.jpg 

 

Amalgama de estilos a pie de calle

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/10000za9.jpg 

 

Una serie de reflejos para tomarle el pulso a la nueva cámara de fotos

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/10000za10.jpg 

 

Más reflejos, ahora en la parte antigua de la ciudad

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/10000za11.jpg 

 

Vigo es una ciudad bastante grande. De hecho es la más poblada de Galicia, así que os podeis hacer una idea de sus dimensiones. Los barrios se agrupan mirando a la ría y con importantes desniveles. Aquella mañana no salimos del centro de la ciudad. Aunque habiamos conseguido un mapa en la oficina de turismo, nos dejamos llevar por la intuición. Después de caminar unas cuantas horas, se nos abrió el apetito y fuimos en busca de un lugar para comer.

 

Unas navajas para ir abriendo boca, uno no va a Vigo todos los días

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/10000za12.jpg 

 

Una de las placituelas del casco vello de Vigo

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/10000za13.jpg 

 

Para bajar la comida nos fuimos hasta la zona del Berbés

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/10000za14.jpg 

 

Esta zona es una de las más peculiares del casco viejo de Vigo. Hoy en día no se parece casi nada a lo que era en otros tiempos. Antaño, el agua de la ría llegaba prácticamente hasta los edificios soportalados. Hoy se ha ganado terreno al mar y la zona está dominada por una amplia plaza donde aún se puede intuir el olor a salitre de un pueblo marinero.

 

El barrio marinero de Vigo por excelencia, el Berbés

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/10000za15.jpg 

 

Después de llegar a esta peculiar barriada, regresamos a la zona del ensanche sin alejarnos demasiado de la ría. Habíamos quedado con Jose Despaña y con Sandra, que también estaban de vacaciones por la zona. La idea era conocer con ellos el resto de la ciudad y comentar lo que habían sido los últimos días de las fiestas de Montemayor de Pililla. Mientras íbamos en su búsqueda los detalles de principios del siglo XX no dejaron de aparecer.

 

Una peculiar balconada de madera

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/10000za16.jpg 

 

El momento del encuentro con Jose Despaña y Sandra

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/10000za17.jpg 

 

Edificio Mulder, una de las joyas modernistas de Vigo

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/10000za18.jpg 

 

Las escenas cotidianas seguían sorprendiéndonos durante el paseo

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/10000za19.jpg 

 

De la que caminábamos por la ciudad charlamos largo y tendido. Después de dar un pequeño paseo por la zona del ensanche, optamos por acercarnos hasta el parque do Castro. La idea era buscar una atalaya para observar la ciudad de Vigo en su conjunto. Al final, la ascensión de múltiples peldaños mereció la pena.

 

Panorámica general de la ciudad de Vigo desde el parque do Castro

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/10000za20.jpg 

 

Desde el parque bajamos diréctamente al casco antiguo

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/10000za22.jpg 

 

En un peculiar bar del Berbés nos tomamos unos caldos tradicionales

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/10000za23.jpg 

 

A estas alturas ya nos habíamos reencontrado con Lutxo (Ramón el de los fideos para los amigos). Salió de trabajar y se unió al grupo para aprovechar las últimas horas de la tarde. Como no podía ser de otra manera, las risas y los recuerdos fueron los protagonistas de las conversaciones.

 

Luces tormentosas en el barrio del Berbés

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/10000za24.jpg 

 

Tras los vinos, regresamos a la zona del casco vello

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/10000za25.jpg 

 

Una de las calles del centro con la concatedral al fondo

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/10000za26.jpg 

 

La mítica Puerta del Sol, punto de encuentro del Vigo antiguo y modernohttp://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/10000za27.jpg 

 

José Despaña y Sandra optaron por regresar al hotel que tenían cerca de Baiona. Al día siguiente tenían pensado iniciar el viaje de vuelta a casa y tenían que preparar los trastos. Así que los acompañamos hasta donde habían aparcado el coche. Tuvimos que tirar de mapa para dar con el vehículo. Con más pena que gloria les dejamos mientras la noche se acercaba peligrosamente.

 

Una de las muchas calles empinadas de la ciudad

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/10000za28.jpg 

 

Después de dejar a Jose y Sandra en el coche, iniciamos un pequeño vermouth por la ciudad. Aprovechamos para charlar, comentar cómo marchaban nuestras vidas, nuestros trabajos... Todo esto, claro está, entre vino y vino. La cosa era ahogar nuestras penas y celebrar el reencuentro.

 

El primer bar del recorrido vinatero por Vigo

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/10000za29.jpg 

 

Lutxo, como buen anfitrión, nos llevó a los locales más señeros de la ciudad

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/10000za30.jpg 

 

Hasta encontramos una cafetería en honor al Komando

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/10000za31.jpg 

 

La noche se alargó más de lo normal. Después de tomar unos cuantos vinos fuimos a cenar a un bar próximo a la casa de Lutxo. Después de la cena, nuestro anfitrión nos propuso acercarnos a un bar donde los jueves actua la banda de Javier Soto, guitarrista de Siniestro Total. Así que ni cortos ni perezosos hasta allí nos fuimos. El concierto fue memorable. Un buen puñado de temas clásicos regados con abundante licor de café. Nos lo pasamos de vicio y hasta sacamos un autógrafo a Soto alegando que haber llegado de Asturias éxclusivamente para ver su actuación.

 

Solo con ver el equipo os podeis imaginar como sonó el grupo

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/10000za32.jpg 

 

Antes de agotar la noche, Lutxo nos llevó a un mirador con vistas

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/10000za33.jpg 

 

Dimos con el café viajero de camino a casa

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/10000za34.jpg 

 

Habíamos animado la noche con muchas ganas de fiesta, pero teníamos que irnos a dormir. Al día siguiente Lutxo trabajaba y nosotros queríamos madrugar para ir a las Islas Cies. A lo tonto llegamos a casa a las tres de la mañana. No habían pasado ni cinco horas cuando el despertador nos sacó de la cama.