FOTOS Y VIAJES DE UNA VIDA ...del Vitoko

gredos

Gredos III (Del circo de Gredos a Arenas de San Pedro)

Escrito por viajaresunreflejodelplacer 03-09-2010 en General. Comentarios (0)

Después de la jornada de aproximación a la laguna Grande y de la ruta hasta las cinco lagunas, llegaba el día de abandonar el monumental circo de Gredos. Por delante teníamos tres días antes de regresar a casa y queríamos conocer algo más de la Sierra. Aquella mañana preguntamos en el refugio y nos recomendaron acercarnos a la zona de los Galayos, en la vertiente sur. Así lo hicimos. Así que aquel siete de junio fue una especie de jornada de transición. Regresamos a la civilización y nos fuimos hasta Arenas de San Pedro para hacer noche antes de otra jornada de monte. En Arenas, como no podía ser de otra manera, celebramos las mini - vacaciones con una buena dosis de cañas y tapas.

 

Aquella mañana nos despertamos a eso de las nueve. Preparamos las mochilas, desayunamos y nos fuimos a dar una vuelta por los alrededores del circo de Gredos. Era como si una extraña sensación de pena nos invadiese por dejar aquel lugar mágico, como si necesitásemos despedirnos del lugar con una pequeña caminata. Estuvimos paseando por la zona como una hora y media antes de regresar a la Plataforma, donde teníamos estacionado el coche.

 

Buscando los distintos componentes del granito 

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/10000zt1.jpg 

 

El deshielo plagaba la zona de cascadas

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/10000zt2.jpg 

 

Caminando por rocas desgastadas por el hielo

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/10000zt3.jpg 

 

La nieve formando caprichosas cuevas y vericuetos

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/10000zt4.jpg 

 

Otra de las muchas cascadas que regaban el circo de Gredos

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/10000zt5.jpg 

 

El cuchillar de las Navajas y el Almanzor nos dieron la despedida

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/10000zt6.jpg 

 

Antes de marchar quisimos atrapar algún que otro reflejo

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/10000zt7.jpg 

 

Hasta nos encontramos con un perezoso tritón alpino escondido en la nieve

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/10000zt8.jpg 

 

Al dejar la laguna, era inevitable echar la vista atrás

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/10000zt9.jpg 

 

La verdad es que nos daba pena dejar este lugar tan especial. Pero había que continuar con el viaje. Teníamos por delante solamente tres jornadas, contando en la que nos movíamos, y había que aprovechar al máximo. Además, seguro que la zona de Los Galayos nos iba a causar buena impresión. En estas íbamos pensando cuando llegamos al paso en el que nos despistamos en nuestra llegada al circo. Esta vez dimos con el camino adecuado, pegado a la pared y en forma de cable. La emoción estaba más que asegurada.

 

El paso del cable junto a la laguna Grande

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/10000zt10.jpg 

 

La Manci buscando el mejor lugar por el que pasar

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/10000zt11.jpg 

 

Y aquí trepando por las rocas con el agua pisándola los talones

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/10000zt12.jpg 

 

Un último vistazo al circo de Gredos antes de perderlo de vista

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/10000zt13.jpg 

 

Dos cabras y al fondo la portilla del Rey, ascendida el día anterior

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/10000zt14.jpg 

 

La verdad es que el camino de regreso al coche lo hicimos sin apenas paradas. Quitando algún descanso para beber agua o para tirar alguna foto, casi ni nos detuvimos. Solamente el caminar por esta zona permite disfrutar de la naturaleza, así que podíamos dejar las paradas para más adelante.

 

En este punto, ya cerca del coche, hicimos un merecido descanso

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/10000zt15.jpg 

 

Y cuando nos quisimos dar cuenta llegamos a la Plataforma, donde teníamos el coche. Aquí nos cambiamos las botas, dejamos las mochilas y regresamos a la civilización. Paramos a tomar un café en Hoyos del Espino y buscamos un lugar próximo al río para comer. De la que estábamos en estas, tuvimos que escapar corriendo de la zona. Una vaca se acercó peligrosamente a nosotros mientras degustábamos un poco de pasta. Seguramente llegó hasta allí al olor de nuestro hornillo.

 

Tras el susto, tomamos otro cafelito y nos fuimos hasta Arenas de San Pedro, en la vertiente sur de la Sierra de Gredos. Allí llegamos después de una hora de viaje. Buscamos una pensión para pasar la noche y fuimos directos a la ducha. Tras dos días en el monte el agua nos supo a gloria bendita.

 

A eso de las siete ya estábamos paseando por Arenas de San Pedro

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/10000zt16.jpg 

 

Detalle del castillo de la Triste Condesa

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/10000zt17.jpg 

 

Arenas, una de las capitales de Gredos

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/10000zt18.jpg 

 

Arenas de San Pedro, en Ávila, es una localidad de unos seis mil habitantes enclavada en el valle del río Tietar. A nosotros nos pareció un lugar, cuanto menos, intrigante. Su paisaje y su clima no tiene nada que ver con la meseta castellana. Además, su proximidad a las provincias de Toledo y Cáceres la hacen aún más especial. Es, como algunos dicen, la Andalucía abulense.

 

Entre sus monumentos más destacalbes está su iglesia, con bóvedas góticas

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/10000zt19.jpg 

 

Aquí un contralúz del exterior del templo

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/10000zt20.jpg 

 

Paseando por las calles de Arenas de San Pedro

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/10000zt21.jpg 

 

Dimos con alguna que otra casa llamativa

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/10000zt22.jpg 

 

Y también con esta peculiar plazuela, al fondo Gredos

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/10000zt23.jpg 

 

Tampoco faltaron los reflejos junto al río

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/10000zt24.jpg 

 

Al fondo el cine Arenas, como en Montemayor de Pililla

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/10000zt25.jpg 

 

Después de un par de horas caminando a rítmo tranquilo y sin apenas desnivel, nos dedicamos a la celebración pura y dura. No todo va a ser caminar en vacaciones, pensábamos. Así que nos fuimos en busca de los bares más peculiares y autóctonos para tomar unas cañas acompañadas por tapas. Al final, como era de esperar, la ronda y la noche se alargó más de la cuenta.

 

De vuelta a la pensión no faltaron los intentos de escalada

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/10000zt26.jpg 

 

Entre el cansancio acumulado y las cervezas, aquella noche dormimos plácidamente. Había sido el día de transición entre las dos vertientes y lo habíamos aprovechado al máximo. A la mañana siguiente madrugramos para conocer la zona de los Galayos.

Gredos II (De la laguna Grande a las cinco lagunas)

Escrito por viajaresunreflejodelplacer 03-09-2010 en General. Comentarios (2)

Después de una caminata de aproximación a la Laguna Grande, tocaba dar una buen paseo por la zona de Gredos. El lugar ya nos había cautivado la tarde anterior, pero aún tendría que depararnos más sorpresas. Aquella mañana dominical de junio la dedicamos a conocer el valle de las cinco lagunas. Fue una jornada muy divertida y entretenida. Vamos, que al final valió la pena dejar el Almanzor para otra ocasión en la que hubiese menos nieve o fuesemos mejor equipados. Durante la excursión no faltó el desnivel, las vistas de infarto y las lecciones de glaciarismo en vivo y en directo. El día terminó a las puertas del refugio Elola, ya complétamente vacío, brindando con una buen botella de vino. Como mandan los cánones.

 

Aquel seis de junio de 2010 madrugamos para aprovechar la jornada. A eso de las ocho de la mañana ya estábamos en pie. Desayunamos un cafelito, fruta y dulces varios y nos calzamos las botas de montaña para disfrutar de un día que se presentaba soleado. A eso de las nueve de la mañana partimos del refugio Elola. Nuestra intención era llegar hasta las proximidades de la Portilla del Rey para divisar, desde las alturas, el valle de las cinco lagunas, otra de las joyas de Gredos.

 

Los primeros pasos de la mañana entre soles, sombras y lagunas

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/10000zu1.jpg 

 

Junto a la laguna Grande ya había gente pescando

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/10000zu2.jpg 

 

Nuestra ruta parecía despejada, apenas nos encontramos con nadie

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/10000zu3.jpg 

 

A pesar de que el refugio estaba casi lleno, no nos encontramos con casi nadie durante nuestra ruta. Gredos es un lugar tan grande que es dificil sentirse agobiado por las aglomeraciones. Aquella mañana mucha gente fue hasta el Almanzor. Nosotros, como no teníamos ni crampones ni piolets, optamos por una ruta un poco más segura. La gente del refugio nos recomendó acercarnos hasta el valle de las cinco lagunas, más que nada porque por esta zona debería haber menos nieve. Así lo hicimos.

 

Sin dejar la laguna, el camino asciende de lo lindo ¿veis a Myriam?

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/10000zu4.jpg 

 

La ruta desde la laguna Grande a las cinco lagunas es una de las clásicas de Gredos. A parte de la distancia, más o menos asequible, lo más llamativo es su desnivel. El recorrido parte desde el circo de Gredos para subir a un collado. Desde allí la ruta vuelve a descender para llegar al fondo de otro valle glaciar. Y desde aquí vuelve a subir hasta alcanzar los casi 2.400 metros de altitud en la portilla del rey. Al final del día las piernas acumulan un importante desnivel. Aun así, es una ruta que merece la pena, pues permite descubrir numerosos valles glaciares, fruto de una historia gélida y repleta de hielos.

 

Una vez llegamos al alto, tocaba bajar hasta el fondo del valle

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/10000zu5.jpg 

 

Una de las numerosas charcas donde cría el tritón alpino

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/10000zu6.jpg 

 

La portilla del rey, al fondo con nieve, durante la bajada al vallehttp://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/10000zu7.jpg 

 

La fauna y la flora del lugar es muy reseñable, abundan los endemismos

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/10000zu8.jpg 

 

Cuando llegamos al fondo del valle, tuvimos que cruzar el río

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/10000zu9.jpg 

 

Y superado el caudal, de nuevo a ascender, arriba ya se percibe la portilla

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/10000zu10.jpg 

 

Otra peculiar culebrilla tomando el sol en las alturas de Gredos

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/10000zu11.jpg 

 

Acercándonos a la zona de nieve, nos encontramos con una pareja

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/10000zu12.jpg 

 

Aquellas dos personas, una de ellas extranjera, fueron prácticamente las únicas que nos encontramos en todo el recorrido. Para ellos fue una suerte que les alcanzásemos. La chica no estaba muy acostumbrada a caminar por nieve y estaba algo nerviosa. Así que entre los tres pudimos calmarla y hacerla ver que según estaba el día no era peligroso pisar la zona cubierta. La nieve estaba estupenda, no resbalaba y permitía un paso firme. A partir de aquí el desnivel fue en aumento y en algunos momentos tuvimos que abrir camino a la expedición.

 

Los primeros pasos por la nieve camino de la portilla del rey

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/10000zu13.jpg 

 

Inicio de la canal por la que subimos a la portilla

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/10000zu14.jpg 

 

Perspectiva aérea de la zona por la que subimos

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/10000zu15.jpg 

 

Myriam tirando de bastones para salvar el fuerte desnivel de la zona

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/10000zu16.jpg 

 

Tras media hora de sudores, llegamos a la portilla del rey

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/10000zu17.jpg 

 

Las portillas son una especie de pasos entre las cumbres. La del rey es una de las más llamativas de esta sierra, ya que permite una visión completa de varios valles. En principio nuestros compañeros querían bajar hasta las lagunas. Nosotros, por contra, nos conformábamos con quedar en la zona para comer algo antes de regresar. Eso si, antes de nada, nos acercamos a una roca desde la que se podían ver tres de las cinco lagunas. El lugar, que ya conocí en otra excursión con Pallín y con mi hermana hace varios años, impresiona. Aquella vez llegamos al pie de las lagunas desde el fondo del valle. En esta ocasión, pudimos observarlas desde las alturas. Imresionante.

 

Un vistazo al valle de las cinco lagunas, otro lugar mágico de Gredos

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/10000zu18.jpg 

 

Myriam en la portilla del Rey antes de iniciar el descenso al refugio

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/10000zu19.jpg 

 

Desde las alturas divisamos otra idílica laguna

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/10000zu20.jpg 

 

La bajada la hicimos disfrutando como cabras

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/10000zu21.jpg 

 

Vista general de la bajada de la portilla del Rey

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/10000zu22.jpg 

 

La Galana, la segunda cumbre más alta de Gredos

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/10000zu23.jpg 

 

Buscando el camino más corto y el menos aburrido

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/10000zu24.jpg 

 

Durante toda la ruta el camino está más o menos marcado. No hay pérdida salvo en la zona más próxima a la portilla. La nieve tampoco ayudó a encontrar la mejor opción para subir y para bajar. Aun así, como íbamos con tiempo y habíamos llegado hasta allí para disfrutar, nos lo tomamos con calma y bajamos de las alturas por la zona más divertida. En apenas diez minutos, regresamos a la zona donde el camino vuelve a estar bien marcado.

 

Finalizada la zona de nieve, disfrutamos del marcado valle glaciar del fondo

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/10000zu25.jpg 

 

Desde este punto solamente tuvimos que regresar por el camino que habíamos utilizado a la ida. Pero antes de nada nos quismos acercar al final de la cascada que se aprecia en la fotografía de arriba. Allí hicimos otra pequeña parada para disfrutar de una naturaleza tan intensa como sobrecogedora.

 

Plano corto de la cascada. Si no nos bañamos fue por el agua gélida

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/10000zu26.jpg 

 

Y un plano más general para que percibais la grandeza del lugar

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/10000zu27.jpg 

 

Y yo con estos pelos oteando un marcado valle en U de origen glaciar

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/10000zu28.jpg 

 

Después de el descanso en la cascada, tuvimos que volver a subir en busca del collado que separa estos valles del de la laguna grande. De camino fuimos disfrutando del paisaje, de las piedras y de las nieves. El tiempo iba pasando y el calor seguía apretando. Eso sí, en algunos puntos la solana desaparecía dejando paso a una cortante brisa nival.

 

A punto de coronar el collado, con los riscos de la laguna Grande al fondo

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/10000zu29.jpg 

 

Iniciando el descenso hacia la Laguna Grande

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/10000zu30.jpg 

 

Las nubes altas dibujando un anillo al sol de junio

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/10000zu31.jpg 

 

A eso de las cinco de la tarde llegamos a las proximidades del refugio

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/10000zu32.jpg 

 

Un longevo animal con los tres hermanitos al fondo a la derecha

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/10000zu33.jpg 

 

Cuando arribamos al refugio llegó el momento del descanso. Nos descalzamos, bebimos algo de agua y preparamos una comida a base de fiambre, pan, chocolate y vino. El lugar rebosaba tranquilidad y nada tenía que ver con el aspecto que nos mostró la noche anterior. Éramos prácticamente los únicos que todavía permanecían en el refugio. Así que la sensación de soledad y placer se hizo aún más intensa. Lo celebramos dando salida a un buen caldo de las tierras de Toro.

 

Poco a poco las nubes y el atardecer fueron llegando

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/10000zu34.jpg 

 

Y entre risas, paz y buen rollo esperamos a que llegase la noche

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/10000zu35.jpg 

 

Al caer la noche la temperatura bajó de manera importante. Estábamos rodeados de nieve y eso se notaba en el ambiente. Así que apuramos los últimos tragos de la botella de vino y nos fuimos a descansar. Dormimos como lirones en una habitación completamente vacía. Las piernas, después del desnivel acumulado, lo agradecieron.

 

Un vistazo a la habitación antes de caer rendidos

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/10000zu36.jpg 

 

La jornada había concluido y estábamos más que satisfechos con la ruta elegida. Habíamos conocido tantos circos glaciares en un único paseo que no atinábamos ni a contarlos. Aquella noche soñamos con glaciares y con lo que todavía nos quedaba por delante. Solo llevábamos un día y medio en la sierra y la montaña nos desbordaba. La jornada siguiente la dedicaríamos a salir del circo de Gredos para ir en busca de la zona sur de la sierra. Pero esto será otra historia.

 

Gredos I (De la Plataforma al refugio Elola)

Escrito por viajaresunreflejodelplacer 23-08-2010 en General. Comentarios (1)
El pasado mes de junio nos fuimos unos días de vacaciones para disfrutar de la montaña. Como no teníamos muchas perras, optamos por buscar un destino relatívamente próximo. Finalmente nos decantamos por acercarnos a la sierra de Gredos, en la provincia de Ávila. Después de mucho tiempo íbamos a poder conocer este rincón rebosante de granito, grandeza y pasado glaciar. En total estuvimos por la zona cinco días. La mayoría de las jornadas las pasamos caminando, aunque también tuvimos tiempo de conocer pueblos muy interesantes por los alredores. Hicimos una pequeña incursión en la comarca de la Vera (Cáceres) y regresamos a Asturias pasando por Plasencia y la zona de Bejar, en Salamanca. Vamos, que dimos una especie de vuelta a esta sierra que supone la espina dorsal de la Península Ibérica.

 

El día cinco de junio, después de una noche con los colegas en Valladolid, nos fuimos en busca de la sierra de Gredos. Almorzamos en La Parrilla, el pueblo de madre, donde eran las fiestas. Desde allí y con un calor soporífero tiramos millas hasta Ávila. Llegar hasta Hoyos del Espino, ya en las proximidades de la sierra, nos llevó unas dos horas y media. Desde allí, enfilamos una carretera asfaltada de 12 kilómetros que nos llevó hasta la Plataforma, un aparcamiento que hace de punto de partida para muchas excursiones por la zona. Nuestra intención era llegar hasta la Laguna Grande, en el corazón de Gredos. Antes de salir, llamamos al refugio para reservar cama. Así no tendríamos que cargar con la tienda de campaña y evitaríamos sudores innecesarios. 

 

A eso de las cinco de la tarde partimos de la Plataforma hacia la laguna  

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/10000zv1.jpg 

 

Pronto empezamos a ascender por un camino empedrado

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/10000zv2.jpg 

 

Las placas de granito eran tan grandes como omnipresentes

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/10000zv3.jpg 

 

La ruta desde la Plataforma hasta la Laguna tiene una distancia de unos seis kilómetros y se puede realizar en unas dos horas y media. Sin embargo, estas cifras nos pueden llevar a engaño. Se trata de una ruta de montaña donde suele ser frecuente la nieve y donde el desnivel es importante. Se parte de 1770 metros de altura para llegar a los 2150 y luego descender a los 1950 donde se asienta la laguna. En total, algo más de 600 metros de desnivel acumulado.

 

A pesar de todo, es una ruta frecuentada por todo tipo de paseantes

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/10000zv4.jpg 

 

Uno de los primeros circos glaciares de la ruta

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/10000zv5.jpg 

 

El lugar es sumamente bello y rebosa tranquilidad

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/10000zv6.jpg 

 

En realidad, esa tranquilidad es relativa. La primera parte de la ruta, hasta el mirador de los Barrerones (punto más alto de la ruta) suele estar llena de gente. Para muchas personas es la única manera "asequible" de acercarse a la montaña. Así que suele estar repleta de paseantes de toda índole. Aquí es tan fácil encontrarse con montañeros experimentados que con un turistas calzando zapatos de tacón. Esta primera parte de la ruta está empedrada y para los que caminamos rápido es un rompe - piernas. Aun así, creo que adaptar este tramo a todo tipo de personas es un acierto. Aquel que no sea montañero también tiene derecho a conocer, aunque sea de vista, un lugar tan impresionante como mágico.

 

A parte de gente, nos encontramos con mucha nieve y con el deshielo

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/10000zv7.jpg 

 

El sol pegaba fuerte y la subida no daba respiro

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/10000zv8.jpg 

 

Seguíamos ganando altura, cada vez quedaba menos para el mirador

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/10000zv9.jpg 

 

Llegamos al mirador y descubrimos una sierra con más nieve de la prevista

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/10000zv10.jpg 

 

Asomados al abismo observando parte del valle de las cinco lagunas

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/10000zv11.jpg 

 

Al fondo, la laguna grande y a la derecha, el pico Almanzor

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/10000zv12.jpg 

 

Nuestra idea era hacer cumbre en el Almanzor, el pico más alto de Gredos. Estábamos en junio y llevábamos varios días de calor asfixiante. Asi que pensamos que la nieve habría desaparecido a estas alturas del año. Pero fallamos en nuestras previsiones. No llevábamos el equipo adecuado, así que deberíamos amoldar la ruta a realizar a lo que nos encontramos.

 

No tardaron en aparecer las cabras montesas, símbolo de la sierra

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/10000zv13.jpg 

 

Desde el mirador, el sendero desciende entre grandes rocas de granito

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/10000zv14.jpg 

 

Pisando nieve y en pantalones cortos

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/10000zv15.jpg 

 

Observar la laguna Grande de Gredos desde la distancia es algo que sobrecoge. Sin embargo, para comprender la majestuosidad de este lugar, lo mejor es llegar hasta su orilla. Se trata de una laguna de casi dos kilómetros de circunferencia situada a 1900 metros de altura y rodeada de agrestes picos que superan con creces los 2200 metros. Es un paraiso para los montañeros.

 

Hicimos una pequeña parada para disfrutar de las vistas

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/10000zv16.jpg 

 

Y para buscar los colores del atardecer en esta enorme laguna

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/10000zv17.jpg 

 

Prueba de agudeza visual: ¿Podeis ver el refugio?

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/10000zv18.jpg 

 

El granito y las luces del ocaso hicieron más entretenido el paseo 

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/10000zv19.jpg 

 

Poco a poco nos fuimos acercando a la laguna grande de Gredos

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/10000zv20.jpg 

 

Otra toma más de la laguna, esta vez a pie de agua

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/10000zv21.jpg 

 

Caminando entre grandes moles graníticas

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/10000zv22.jpg 

 

Cuando llegamos a las proximidades de la laguna, nos desorientamos un poco. Hasta ese punto el camino estaba bien marcado. Pero de aquí en adelante la nieve lo cubría. Seguimos unas pisadas por aquí, otras por allá y acabamos encaramados en la ladera de la montaña y fuera de la ruta. El "atajo" nos llevó más tiempo de lo previsto y poco a poco la noche se iba acercando peligrosamente. De una mala, seguíamos viendo el refugio. Así que no había razón para que cundiese el pánico.

 

Subiendo por un tramo sin opción a caida

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/10000zv23.jpg 

 

En este lugar todo es grande, hasta los neveros

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/10000zv24.jpg 

 

La zona en la que nos desorientamos vista desde las alturas

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/10000zv25.jpg 

 

Y aquí una vista aérea del lugar por el que descendimos

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/10000zv26.jpg 

 

La mochila hizo que el desnivel fuese mas marcado y cansado

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/10000zv27.jpg 

 

De regreso a la ruta, nos dejamos llevar por los hielos y las luces

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/10000zv28.jpg 

 

El circo de Gredos se vistió de atardecer para darnos la bienvenida

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/10000zv29.jpg 

 

Pronto aparecieron los rojos intensos y cayó la noche

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/10000zv30.jpg 

 

Cuando llegamos al refugio Elola era de noche. Fuimos a avisar de nuestra llegada y cenamos algo rodeados de expertos montañeros. La verdad es que allí nos sentíamos algo fuera de lugar. La mayoría de la gente llevaba ropa de marca y tenía pintas de ser muy ducho en la alta montaña. Nosotros, por contra, íbamos con nuestros pantalones cortos de flores y sin equipo invernal. Aquella noche pensamos que nosotros podríamos ser una especie de montañeros genéricos o de marca blanca.

 

Una última foto al Almanzor, al fondo, antes de acostarnoshttp://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/10000zv31.jpg 

 

Aquella noche dormimos a pierna suelta en una de las tres habitaciones comunales del refugio. Y a la mañana siguiente madrugamos para hacer una excursión por la zona. Como lo del Almanzor era una locura al no llevar crampones ni piolets, optamos por un recorrido menos arriesgado. Nos acercamos hasta el valle de las cinco lagunas, pero esto lo dejaremos para el próximo capítulo.