FOTOS Y VIAJES DE UNA VIDA ...del Vitoko

budapest

Budapest, despedida por todo lo alto y lo nocturno

Escrito por viajaresunreflejodelplacer 10-12-2009 en General. Comentarios (0)

Nuestro tiempo en la ciudad de Budapest iba terminando. Después de una mañana entre sinagogas y baños termales modernistas, teníamos por delante la última tarde en la capital de Hungría. Aprovechamos las últimas horas de estancia al máximo subiendo a uno de los mejores miradores de la ciudad y dando un buen paseo nocturno. Muy a nuestro pesar, el periplo húngaro de este viaje por Europa tocaba a su fin.

Salimos de las termas más que relajados. Parecíamos otras personas, con piel y pelo nuevo. Pero el baño también nos abrió el apetito. Así que lo primero que hicimos fue buscar un restaurante en el que comer.

 

Para ello cruzamos el río y nos acercamos al centro

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1000bn1.jpg 

 

En una de las calles peatonales, no muy lejos del mercado, dimos con un restaurante que nos convenció. En la puerta tenía una oferta de menú del día con dos platos por un precio módico. No lo dudamos y nos sentamos, aunque realmente no sabíamos en qué consistía el menú.

 

Cuando vino el camarero le hicimos entender que queríamos uno de cada uno. Fue muy gracioso, pues no sabíamos que habíamos pedido. Nos trajeron una jarra de cerveza de un litro, pan y unas sopas de primero. Como creíamos que aquello era el menú, nos comimos el pan entero. Luego llegó un segundo plato, con pollo y carne guisada.

 

Camarero, creo que hay un fideo en esta sopa

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1000bn2.jpg 

 

Tras la comida y con las fuerzas repuestas, continuamos con el paseo de despedida. Todavía no habíamos subido hasta la estatua de la libertad de Budapest, situada en lo alto de una colina entre Buda y los baños Gellert. Así que hasta allí nos dirigimos.

 

Antes de subir entramos en una de las numerosas cuevas de la ciudad

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1000bn3.jpg 

 

Concretamente, este lugar era una iglesia situada en el interior de una cueva. Entramos y salimos porque estaban dando misa. Aun así, la breve visita nos sirvió para conocer otra de las características que definen la capital húngara: sus cuevas.

 

Subimos la colina y pronto aparecieron las panorámicas

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1000bn4.jpg 

 

Llegando a los pies de la estatua de la libertad

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1000bn5.jpg 

 

La colina de Gellert es uno de los mejores miradores de la ciudad. Desde esta atalaya, muy utilizada durante las guerras para defender la urbe de la aviación enemiga, se divisa la gran capital húngara en todo su explendor. Las vistas son de esas que quitan el hipo. Tan ámplias que parecen infinitas.

 

Panorámica de la ciudad de Pest

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1000bn6.jpg 

 

Una de las estatuas existentes en la zona con la ciudad de fondo

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1000bn7.jpg 

 

Buda y Pest, como dos bolas separadas por el Danubio

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1000bn8.jpg 

 

Desde las alturas estuvimos recordando el circuito que habíamos realizado por la ciudad. Podíamos ver todos y cada uno de los lugares que habíamos visitado. Con el recorrido visual corroborramos aquello de que la ciudad es enorme. También confirmamos lo mucho que habíamos caminado.

 

Detalle parcial de la gran Pest, al fondo a la derecha, la estación de Keleti

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1000bn9.jpg 

 

Continuamos la visita por la ciudadela, con curiosas inscripciones bélicas

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1000bn10.jpg 

 

Estándo en lo más alto, el atardecer comenzó a crear colores

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1000bn11.jpg 

 

La cuidadela de Budapest es un fortín defensivo intensamente utilizado durante la última Guerra Mundial. Bajo este edificio de grandes muros se esconde una entrelazada red de pasadizos y cuevas. Cuando estábamos allí arriba, un par de aviones y helicópteros sobrevolaron la zona. Fue como retroceder en el tiempo hasta la contienda. Daba miedo.

 

Buda a la izquierda y Pest a la derecha, partidas por el río

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1000bn12.jpg 

 

Tras la visita a la zona más alta de la ciudad, inciamos el camino de descenso hasta el albergue. Por el camino dimos con un muro lleno de fotografías históricas. Todo esto antes de que anocheciera completamente.

 

Imaginando el aspecto de la ciudad hace 160 años

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1000bn13.jpg 

 

Bajamos por un parque y nos despedimos de las panorámicas

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1000bn14.jpg 

 

Ya en el alberge, descansamos durante unos instantes. Nos duchamos, nos cambiamos, comimos algo y nos fuimos a recorrer la ciudad. Era nuestra última noche de estancia en Budapest y había que agotarla. Sería el último paseo por una ciudad que nos tenía completamente enamorados. Iba a ser difícil dejarla atrás.

 

La primera foto de la noche se la llevó el Danubio y sus reflejos

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1000bn15.jpg 

 

Continuamos el paseo por el puente de las cadenas, al fondo el castillo

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1000bn16.jpg 

 

Buda y la iglesia de San Matias mirándose en la noche del Danubio

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1000bn17.jpg 

 

Durante este último paseo nocturno teníamos la intención de pasar por los lugares más interesantes de la ciudad. Fue como hacer una especie de resumen de lo visto y lo vivido en unas horas. Tras el puente de las cadenas, nos fuimos hasta la avenida Andrassy, otra de las joyas de Budapest.

 

Disfrutando de la decoración de sus edifcios

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1000bn18.jpg 

 

Una zona muy lujosa con tiendas de alto standing

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1000bn19.jpg 

 

Otro vistazo a la arquitectura neoclásica de la calle

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1000bn20.jpg 

 

Caminamos por la avenida hasta que dimos con el molino rojo

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1000bn21.jpg 

 

Luego nos metimos por la zona más oscura en busca de aventuras

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1000bn22.jpg 

 

En realidad no íbamos buscando aventuras, sino un bar típico. La zona de Andrassy estaba llena de locales de caché. La gente iba vestida de traje y aquello no era lo más apropiado para nosotros. Así que nos metimos por las calles más oscuras en busca de uno de los muchos bares ruinas que hay por la ciudad. Al final tuvimos suerte.

 

En este bar con columpios degustamos unos cuantos vinos de la tierra

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1000bn23.jpg 

 

En este peculiar bar, levantado sobre una caseta de obras en un solar, apuramos la noche. No queríamos irnos de la ciudad, así que cuando se nos acababa el vino pedíamos otro. Era una manera de alargar nuestra estancia en Budapest. También conocimos un poco más de cerca la vida nocturna del país y sus gentes.

 

Después de las copichuelas nos fuimos directos al alberge. Para ello recorrimos las calles más conocidas y el centro de Pest. Finalmente cruzamos el río por última vez.

 

Antes de dormir, no quisimos dejar de lado los reflejos de Danubio

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1000bn24.jpg 

 

Al llegar al alberge, a eso de la una de la mañana, cenamos algo. Los dueños nos animaron a unirnos a una fiesta que hacían en un piso cercano. Pero desestimamos la oferta. El día siguiente había que madrugar para viajar hasta Austria.

 

Antes de dormir, reservamos una noche más de alojamiento en la capital de Viena. Y como el alberge reservado para el primer día estaba completo, tuvimos que buscar otro en las proximidades. La visita a Viena se presentaba movidita.

 

Entre sinagogas y termas modernistas (Budapest)

Escrito por viajaresunreflejodelplacer 03-12-2009 en General. Comentarios (0)

Aquel 25 de septiembre significaba el séptimo día de un viaje trepidante por Europa. Y como era el séptimo, pues tocaba descansar. Atrás quedaba Milán, el lago Magiore, Bérgamo, Bratislava y buena parte de Budapest. Y por delante, Viena y la vuelta a casa por la república Checa y Londres. Así que era descansar o morir. La jornada también fue la última que dedicamos íntegramente a la capital de Hungría. La mañana trascurrió entre sinagogas y baños termales modernistas.

Después del tute que nos pegamos el día anterior y un profundo sueño, despertamos a eso de las ocho de la mañana. Nos hicimos un poco los remolones y luego desayunamos antes de salir a patear de nuevo la ciudad. Era nuestro último día completo en Budapest y había que apurar la estancia. Todavía nos quedaba alguna que otra cosa pendiente, como una buena sesión de baños termales. Pero antes teníamos que realizar unas cuantas cuestiones viajeras.

 

Del albuergue, directos al metro

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1000bm1.jpg 

 

Que nos llevó hasta la estación de tren de Keleti

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1000bm2.jpg 

 

No solo teníamos que rentabilizar el billete diario que habíamos comprado, también teníamos que informarnos sobre los trenes hacia Viena, nuestro próximo destino. Ya en la estación compramos un billete hacia la capital de Austria para la mañana siguiente. Definitivamente, eran las últimas 24 horas en Budapest. Así que había que aprovechar.

 

Nos fuimos directos a la Sinagoga de la calle Doháni

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1000bm3.jpg 

 

Esta sinagoga está considerada como las más grande de Europa y la segunda del Mundo. La verdad es que sus dimensiones impresionan. Casí tanto como la seguridad que la guardaba. El precio de visita lo creimos desproporcionado, casi tanto como las colas de turistas que tenía. Así que nos conformamos con su exterior.

 

¿Estará el dios judio también en el cielo?

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1000bm4.jpg 

 

Luego nos fuimos a otra sinagoga próxima

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1000bm5.jpg 

 

Más pequeña y también más asequible a nuestro presupuesto

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1000bm6.jpg 

 

Estaba un poco descuidada

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1000bm7.jpg 

 

Aunque tenía una belleza casi divina

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1000bm8.jpg 

 

Tras la visita a esta peculiar sinagoga, bastante menos frecuentada por los turistas, nos dimos un paseo por calles que más o menos ya conocíamos. Así que fuimos directos a otro de los puntos que queríamos visitar antes de marcharnos.

 

Las galerías próximas a la calle París

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1000bm9.jpg 

 

Detalle de la cúpula del edificio...de tanto mirar al cielo nos dolía el cuello

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1000bm10.jpg 

 

Aquel paseo mañanero tenía un objetivo definido. Una de las cosas que tuvimos claras cuando preparamos el viaje, era que nos daríamos un homenaje a modo de baño termal en Budapest. Y es que la ciudad es también conocida por sus aguas medicinales que ya utilizaron los romanos. Aquella era la mañana elegida para el gran relax que las propias vacaciones ya exigían. Pero antes teníamos que pasar por el mercado central a comprar unos souvenirs variados.

 

Nos decantamos por la paprika, no por los manteles

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1000bm11.jpg 

 

La ciudad cuenta con más de cien piscinas termales y otras tantas medicinales. Posee una veintena de centros termales, pero nosotros nos decidimos por uno en concreto, el de Gellert. Puede que sea uno de los más turístico, pero también es el más modernista. Y ya que estábamos puestos en la secesión...

 

Al fondo, los baños Gellert, en primer término, otra de las caras de la ciudad

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1000bm12.jpg 

 

El tema de la pobreza en´Budapest y en Bratislava es algo que se ve en las calles. Quizás no haya demasiados transehuntes, pero todos los días vimos largas colas de personas esperando por un plato de comida caliente. Además, la mayoría de los vagabundos eran personas mayores.

 

Entramos a los baños Gellert sin aglomeraciones ni colas

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1000bm13.jpg 

 

El lugar es de esos que cautivan a la primera

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1000bm14.jpg 

 

Alucinados y cambiados, comenzamos el circuito

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1000bm15.jpg 

 

Lo primero, un bañito refescante  en la piscina de olas

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1000bm16.jpg 

 

Todo eran detalles y sensaciones

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1000bm17.jpg 

 

Luego llegaron los chorros de agua caliente

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1000bm18.jpg 

 

Nos tomamos la sesión con tranquilidad. Así que pasamos un buen rato en las piscinas exteriores, una de agua templada y otra caliente. Entre los chorros y las olas estábamos disfrutando de lo lindo y teníamos todo el día por delante. El circuito continuó por las piscinas interiores.

 

Las formas modernistas se multiplicaron

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1000bm19.jpg 

 

Llegó un momento que parecía que estábamos en un sueño

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1000bm21.jpg 

 

No solo era el baño, también el entorno

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1000bm20.jpg 

 

Baño caliente, baño frío y así sucesivamente durante un rato. Luego nos tuvimos que separar para entrar en las termas, una de las partes más sensitivas del circuito. Creo que en este punto alcancé una especie de éxtasis secesionista.

 

Entrando a las termas no sabía a donde mirar

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1000bm22.jpg 

 

A un lado piscina de 38 grados centígrados

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1000bm23.jpg 

 

Y al otro un poco más fría, a 36º

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1000bm24.jpg 

 

Todo en un espacio prácticamente idílico salpicado de formas y colores

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1000bm25.jpg 

 

Fue uno de los baños más placenteros de mi vida

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1000bm26.jpg 

 

Salimos del agua como pasas y nos perdimos por el edificio 

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1000bm27.jpg 

 

Estuvimos en los baños Gellert casi tres horas. Así que cuando abandonamos las termas estábamos como un pez fuera del agua. Hasta nos perdimos a la salida, cuando en la puerta se agolpaban cientos de turistas para entrar. Sin duda, la visita y el circuito temprano por este edificio de principios del siglo XX había merecido la pena. Un relajante y relajado capricho.

 

El final de una larga jornada en Budapest

Escrito por viajaresunreflejodelplacer 01-12-2009 en General. Comentarios (0)

Hay días tan intensos que al recordarlos uno se vuelve a cansar. Esto sucedió el primer día completo de estancia en Budapest. Habíamos estado en la parte antigua, en la parte moderna y habíamos recorrido parte de Pest y sus parques. Pero todavía quedaban unas cuantas sorpesas más. En esta última entrega nos dedicamos al mercado central y a visitar alguna que otra cosa que nos quedaba en el tintero como el museo de Artes Aplicadas. Fue algo así como la guinda de una jornada fructífera como pocas y cansada como tantas.

 

Llegamos en metro hasta las proximidades del Mercado Central de Budapest. Ya habíamos visto el exterior del edificio la noche anterior, pero queríamos conocer un poco más de cerca la cultura culinaria de Hungría. Y nada mejor y más barato que adentrarse en el mercado de toda la vida.

 

Puestos llenos de Paprika (Pimentón local)

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1000bl1.jpg 

 

Escenas cotidianas de la vida y compra de Budapest

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1000bl2.jpg 

 

Este mercado es uno de los más importantes de la ciudad. En su planta baja hay todo tipo de productos comestibles. En el piso superior las frutas y hortalizas dejan paso a souvenirs de todo tipo. Además, el edificio en sí es muy interesante por su arquitectura. Y por si todo ello fuera poco, cuando nosotros entramos en el mercado, una banda del tirol austriaco animaba el cotarro con cánticos que no tardamos en bailar. Conjugamos diversión, aprendizaje y cultura gastronómica.

 

Las muñecas, uno de los objetos más ofertados en el mercado central

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1000bl3.jpg 

 

Souvenirs de todas formas y colores posibles

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1000bl4.jpg 

 

Vista general del mercado, amplio y agradable

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1000bl5.jpg 

 

Diversas variedades de pimiento, uno de los productos locales por excelencia

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1000bl6.jpg 

 

Buscando un aperitivo asequible y saludable

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1000bl7.jpg 

 

Pasear por el mercado nos abrió el apetito. Ya habían pasado varias horas desde que comimos un bocadillo asi que buscamos una frutería para comprar alguna vianda reconstituyente. Queríamos que nos calmara el apetito, pero también la sed. Y es que el termómetro seguía por encima de los 30 grados centígrados y nosotros con las botas de monte y los calcetines de inverno.

 

Al final, salimos del mercado con una sandía

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1000bl8.jpg 

 

Nos la comimos mientras contemplábamos el exterior del edificio

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1000bl9.jpg 

 

Tranvía sobre el puente de hierro de Budapest

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1000bl10.jpg 

 

Después de saciar nuestro apetito con la sandía, continuamos con la excursión por los alrededores. Estábamos algo cansados después de tanto tute, pero queríamos ver el museo de las Artes Aplicadas. En el mapa turístico se marcaba el lugar con énfasis por ser otro de esos edificios modernistas de primer orden. Así que ni cortos ni perezosos nos fuimos en su búsqueda.

 

Calles y edificios coloristas con el sol marcando el final del día

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1000bl11.jpg 

 

Detalles de Art Nouveau a pie de calle

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1000bl12.jpg 

 

Así dimos con el museo, obra de Ödön Lechner

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1000bl13.jpg 

 

Este arquitecto es considerado como el Gaudí húngaro. Fue uno de los primeros representantes de la secesión en el país y Budapest guarda numerosas muestras de su trabajo. El museo de las artes aplicadas es uno de los edificios más emblemáticos de Lechner. Una vez más, su obra no nos dejó indiferentes.

 

Un vistazo al interior, preparado para un concierto

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1000bl14.jpg 

 

La entrada al edificio, una joya en detalles y formas

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1000bl15.jpg 

 

Junto al museo hay otros edificios más modernos y menos modernistas

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1000bl16.jpg 

 

Vista general del edificio, donde se aprecia el increible tejado

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1000bl17.jpg 

 

Llegar caminando hasta el museo de las artes aplicadas había merecido la pena. Pero el paseo y la busqueda también nos dejaron importante secuelas. Estábamos más que reventados de tanto andar y a pesar de la sandía, nuestras fuerzas estaban al límite. Asi que pensamos que lo mejor sería tomar un tranvía en alguna dirección para descansar las piernas. Además sería una manera de conocer la ciudad desde un punto de vista distinto. El tranvía lo tomamos a la misma puerta del museo. No podíamos más.

 

Recorriendo la avenida Erzsebet

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1000bl18.jpg 

 

El ocaso apareció en el puente de Margit

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1000bl19.jpg 

 

Y así llegamos a la otra punta de la ciudad

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1000bl20.jpg 

 

El viaje en tranvía fue reconfortante. Duró algo así como media hora larga y nos llevó por una de las avenidas principales de la ciudad. Además, cruzamos el Danubio por uno de los puentes que no habíamos pisado hasta el momento. Nos bajamos del vagón cuando el tranvía llegó al final de la línea. Y lo primero que hicimos fue dar con una terraza para tomar unas cervezas a modo de descanso reconstituyente. Ya tendríamos tiempo para buscarnos en el mapa.

 

Poniendo a punto el diario de viaje en la plaza de Moszkva 

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1000bl21.jpg 

 

Después de un par de cervezas y con la noche encima, pensamos que lo mejor sería regresar al albuergue para descansar. Estábamos tan derrotados que no teníamos ganas ni de pasear por la noche. Así que dicho y hecho. En la misma plaza tomamos una línea de metro que nos llevó desde las afueras de Buda al centro de Pest.

 

Reflejos retratados en el interior del metro

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1000bl22.jpg 

 

El metro nos dejó en la calle Rákóczi, la misma por la que habíamos llegado de la estación al alberge la tarde anterior. La intención era cruzar el puente y llegar a nuestro hogar en Budapest. Pero la ciudad nos tendió una trampa y quedamos atrapados en sus calles durante un buen rato. Resulta que recorrimos la calle en sentido contrario. Es decir, que cada vez estábamos más lejos del alberge.

 

La oscuridad nos confundió y aumentó nuestro cansancio

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1000bl23.jpg 

 

Finalmente cruzamos el puente de vuelta al hogar

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1000bl24.jpg 

 

Ya en el albergue descansamos de la intensa jornada. Llevábamos más de doce horas caminando por la ciudad y eso se notaba. Nos pegamos una buena ducha y preparamos una suculenta cena con comida caliente que cocinamos sobre la marcha.

 

Pasta, sardinas queso y cerveza como para una boda

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1000bl25.jpg 

 

Aquella noche no tuvimos tiempo para mucho más. Después de la cena, salimos a la calle a fumar un cigarrito junto al Danubio. Luego regresamos al albergue y nos metimos en la cama. Caimos rendidos y soñamos con todo lo que habíamos visto ese día. Budapest ya nos tenía más que enamorados, pero todavía quedaba una última jornada en la capital húngara. Una jornada de relax y baños termales.

Parques, avenidas, metros y recovecos de Budapest

Escrito por viajaresunreflejodelplacer 26-11-2009 en General. Comentarios (0)
La primera jornada completa en Budapest estaba resultando muy intensa. Después de visitar la zona de Buda y la parte más modernista de Pest, seguimos disfrutando de esta ciudad que tiene mucho que ofrecer. La tercera parte de este día la dedicaríamos a recorrer la avenida Andrássy, una de las principales de la urbe. También tuvimos tiempo para acercarnos hasta el parque de Városliget y para conocer lugares menos frecuentados por los turistas. La capital de Hungría no dejó de sorprendernos.

Tras el aperitivo mañanero seguimos con nuestro paseo. Aunque parezca mentira, seguíamos caminando y caminando a pesar de haber comprado el abono diario para el transporte público. Así que el cansancio lejos de desaparecer, aumentaba. Los bocadillos nos devolvieron las fuerzas para continuar con el recorrido.

Nos acercamos hasta la estación de Nyugati 

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1000bg1.jpg 

 

Donde nos subimos a un tranvía dirección a Oktogon

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1000bg2.jpg 

 

Avenida de Andrássy a su paso por la plaza octogonal

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1000bg3.jpg 

 

Esta avenida de más de un kilómetro de distancia conecta el centro de Pest con el parque urbano de Városliget. Está declarada patrimonio de la Humanidad por la Unesco dado su alto valor histórico y arquitectónico. Fue levantada a finales del siglo XIX y cuenta con innumerables edificios de corte neoclasico.

 

Caminando por Andrássy dimos con el museo del terror

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1000bg4.jpg 

 

Las calles paralelas también son muy llamativas

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1000bg5.jpg 

 

A esas alturas del día y después de varios kilómetros en nuestras piernas, pasamos olímpicamente de caminar más. Tomamos la línea uno del metro de Budapest, una de las más antiguas del continente européo. Fue construida a finales del siglo XIX y recorre la avenida Andrássy. Tras unas cuantas paradas llegamos al parque urbano de Budapest.

 

El lago principal del enorme parque de Városliget

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1000bg6.jpg 

 

Este parque es otro de los muchos lugares turísticos de Budapest. A parte de una amplia zona verde, cuenta con lagos y edificios construidos a finales del siglo XIX. Éste era y sigue siendo, uno de los lugares más concurridos para celebrar fiestas locales. Allí, además, se encuentran los famosos baños termales de Széchenyi y el zoo.

 

Entrada al zoo de Budapest, también modernista

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1000bg7.jpg 

 

Nos quedamos con las ganas de entrar a ver el zoo por dentro. No hubiera estado mal ver por dentro un zoológico tan curioso como éste, más que nada por sus edificios de corte moderno. Pero costaba algo así como diez euros la entrada y lo dejamos para otra ocasión. Seguimos con el paseo por el amplio parque urbano.

 

Y nos adentramos en el castillo de Vajdahunyad

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1000bg8.jpg 

 

Muy cerca dimos con esta curiosa iglesia

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1000bg9.jpg 

 

Allí tiramos una foto de grupo a este grupo de turistas

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1000bg10.jpg 

 

Durante el paseo por el parque disfrutamos de senderos naturales y de espacios verdes y amplios. En los bancos vimos a gente jugando al ajedrez y a las cartas. Luego seguimos buscando por los alrededores más edificios modernistas. En realidad, queríamos dar con un par de construcciones que nos marcaron en la oficina de turismo el día anterior. Buscamos y buscamos, pero nada. Aun así, el paseo no fue en balde.

 

Locos por el modernismo junto al parque urbano

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1000bg11.jpg 

 

Otro edificio de la época casi fuera del mapa

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1000bg12.jpg 

 

Después del paseo llegamos a la conclusión de que estábamos algo alejados del centro. Habíamos caminado más que suficiente, así que tuvimos que buscar la manera de regresar al centro mediante el transporte público.

 

Un autobús nos acercó hasta la plaza de los héroes

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1000bg13.jpg 

 

Y desde allí, regresamos en metro hasta la zona de la ópera

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1000bg14.jpg 

 

En realidad podíamos haber llegado a la ópera en autobús, pero quisimos dar un viajecito más en este curioso metro con tintes modernistas. Los vagones y las estaciones son casi las mismas que cuando se construyeron. Y es que es tan estrecho que sólo unos convoys especiales pueden recorrer la línea. Fue como retroceder unos cuantos años en el tiempo.

 

Detalle del techo de la ópera, otra de las joyas de la urbe

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1000bg15.jpg 

 

Nos asomamos a su interior y nos dejó sin palabras

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1000bg16.jpg 

 

Habíamos parado en esta zona expresamente para visitar el edificio. Y la verdad es que mereció la pena. Luego, como estábamos por allí, dimos un paseo por los alrededores, que nos sorprendieron gratamente. Los detalles arquitectónicos no dejaban de aparecer a uno y otro lado. No teníamos tiempo para ir mirando al suelo.

 

Fachada de unos cines próximos a la ópera nacional

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1000bg17.jpg 

 

Sin comerlo ni beberlo, acabamos en una calle paralela a Andrassy llamada Kiraly. Aquí pudimos comprobar cómo cambia la ciudad en unas decenas de metros. Si uno se sale de la zona más o menos turística y céntrica, enseguida aprecia una ciudad menos cuidada pero igual de cautivadora. Una zona que suele pasar desapercibida para la mayoría de los turistas.

 

La calle Király, a años de distancia del centro

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1000bg18.jpg 

 

Hasta las tiendas de moda son menos ostentosas y reciclan

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1000bg19.jpg 

 

Tras el paseo por esta calle poco frecuentada por turistas, llegamos al centro de Pest. Desde allí iniciamos la última parte de la jornada, que dedicaríamos a conocer los principales monumentos que aún nos quedaban en el tintero. Lo primero que hicimos fue entrar en el subterráneo para llegar hasta el Mercado Central.

 

Caminando por las peculiares entradas al metro de Budapest

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1000bg20.jpg 

 

La línea tres nos llevó a Kalvin ter, con reflejos en forma de olla

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1000bg21.jpg 

 

En las proximidades de Kálvin estaba el mercado central, que ya habíamos visto la noche anterior. Esta vez nos mezclaríamos entre los puestos para conocer un poco más de cerca la cultura húngara. Pero esto será otra historia. La última de este intenso día en Budapest.

En busca de los secretos modernistas de Budapest

Escrito por viajaresunreflejodelplacer 25-11-2009 en General. Comentarios (0)

Tras la visita a la ciudad medieval de Buda, el paseo por Budapest debía continuar. La segunda parte de esta jornada la dedicamos a ahondar en el modernismo de la capital. Recorrimos los barrios menos céntricos, los alrededores del parlamento y también entramos en la casa de la secesión húngara, un museo dedicado a este estilo arquitectónico y artístico que marcó buena parte de la ciudad de Pest.

Después de caminar por las calles más antiguas de la ciudad, optamos por seguir profundizando en la ciudad de Pest, al otro lado de la orilla. Mucha gente puede pensar que esta parte es como cualquier otra ciudad européa: calles amplias, grandes edificios y mayor concentración de gente. Sin embargo hay alguna diferencia importante. La ciudad tuvo un gran impulso durante la época de finales del siglo XIX y principios del XX. De ahí que guarde importantes muestras modernistas.

 

Divisando el parlamento desde Buda, al otro lado del Danubio

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1000bf1.jpg 

 

La tarde - noche anterior ya habíamos comprobado que la ciudad era bastante grande. Así que optamos por comprar un billete de 24 horas para poder utilizar el transporte público. Sería la mejor manera de recorrer los lugares menos céntricos de Budapest.

 

Entrando en las profundidades con unas escaleras muy pronunciadas

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1000bf2.jpg 

 

Optamos por el metro porque también era la manera más rápida de llegar hasta el parlamento. Solamente tuvimos que hacer un recorrido de una parada y escasos minutos. De no haber sido así, hubiéramos tenido que caminar varios kilómetros.

 

Llegamos sin cansarnos junto al exterior del Parlamento

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1000bf3.jpg 

 

Estuvimos a punto de hacer una visita al edificio, pero al final lo dejamos para otra ocasión. Poco dinero, poco tiempo y muchos turistas esperando. Así que nos tuvimos que conformar con observar su exterior y sus alrededores.

 

Edificio del Museo Etnográfico, próximo al parlamento húngaro

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1000bf4.jpg 

 

Callejeando en busca del modernismo y la secessión

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1000bf5.jpg 

 

Las amplias calles nos lo pusieron difícil y nos perdimos

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1000bf6.jpg 

 

La idea que teníamos era dar con la casa de la secesión húngara, un curioso museo sobre este estilo tan característico. La verdad es que nos costó un poco encontrarla a pesar de que nos guiamos por el mapa. De camino seguíamos disfrutando de los múltiples rincones que guarda la ciudad. Cuando menos nos lo esperábamos, nos encontrábamos con algun edificio curioso digno de ser fotografiado.

 

Interior de un mercado, cerca de nuestro objetivo

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1000bf7.jpg 

 

Edificio del banco postal, obra de Ödön Lechner

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1000bf8.jpg 

 

Budapest atesora una interesante muestra de edificios de estilo secesión, una de las múltiples variantes del Modernismo. Uno de sus artistas más destacados fue Ödön Lechner. Sus obras se encuentran diseminadas por toda la ciudad no solo en forma de edificio. También diseñó todo tipo de mobiliario. El edificio de la banca postal es una de esas joyas escondidas de la ciudad. Y tuvimos la suerte de poder ver un poco de su interior. El portero nos animó a entrar viendo lo interesados que parecíamos.

 

Auténtico derroche de imaginación y curvas

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1000bf9.jpg 

 

Una plaza un tanto soviética, imagen del bueno de Stalin inlcuida

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1000bf10.jpg 

 

Después de varias vueltas dimos con la casa museo

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1000bf11.jpg 

 

La casa del modernismo húngaro (Magyar Szecesszió Haza) es un museo con decenas de elementos modernistas. Como la entrada era barata, unos dos euros por persona, no lo dudamos ni un momento y nos adentramos en un universo de formas. La verdad es que mereció mucho la pena. Era una manera de conocer los entresijos de una casa modernista más allá de su fachada.

 

Los armarios y los espejos marcaron la visita al museo

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1000bf12.jpg 

 

Cristalería fina de principios del siglo XX

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1000bf13.jpg 

 

Buscando reflejos en cada vitrina de la exposición

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1000bf15.jpg 

 

Uno de los muchos muebles irrepetibles y singulares

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1000bf16.jpg 

 

Vidrieras de la vivienda, ricas en formas y colores

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1000bf17.jpg 

 

Autorretrato en un peculiar espejo secesionista

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1000bf18.jpg 

 

Detalles de uno de los muchos objetos que se muestran en la casa

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1000bf19.jpg 

 

Después de visitar las dos plantas, regresamos al piso principal

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1000bf20.jpg

 

Marcándo músculos en otro peculiar espejo 

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1000bf21.jpg 

 

Y un último reflejo para terminar la visita al museo

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1000bf22.jpg 

 

A lo tonto, casi nos pasamos una hora en el interior del museo. Estábamos más que contentos por haber dado con este lugar. Poco a poco, el viaje por Europa iba tomando unos tintes cada vez más culturales. Al fin y al cabo, estábamos por allí para aprender a la vez que disfrutábamos. Así que la visita a la casa de secesionismo húngaro fue como una clase sobre el modernismo en vivo y en directo.

 

Tras el museo, seguimos con la visita a la ciudad

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1000bf23.jpg 

 

Buscar la ciudad modernista nos abrió el apetito. Así que tuvimos que buscar un pequeño supermercado donde nos abastecimos. Tras la compra, buscamos un lugar más o menos tranquilo y dimos salida a las viandas. Después de anto caminar, había que recuperar fuerzas. Más que nada porque todavía nos quedaba mucho por recorrer.