Otoñeando en Lanestosa (Bizkaia) y Asón (Cantabria)

Escrito por viajaresunreflejodelplacer 21-01-2010 en General. Comentarios (1)

A principios del mes de noviembre organizamos la tradicional quedada de los amigos del otoño. Un año más nos reuníamos para disfrutar del colorido, la montaña y los frutos del bosque. Sin embargo, en esta ocasión el tiempo nos jugó una mala pasada y la excursión se tuvo que amoldar a una pésima climatología. Nieve, granizo, lluvia... Un fin de esos en los que salir al monte es una locura. Aun así, lo intentamos. Nos fuimos hasta Lanestosa para conocer la cabaña de "El Carni" y allí planificamos una ruta por los collados del Asón. Fue un fin de semana donde a parte de la montaña también hubo cultura y diversión. Para repetir. Eso si, con mejor tiempo.

 

El viernes nos fuimos directos a Ramales de la Victoria (Cantabria). Allí habíamos quedado con mi hermano Alberto, con Jon Otoño y con su tío, al que hacía tiempo que no veíamos. Mientras llegaron los contactos, nosotros nos dedicamos a tomar vinos por los bares del pueblo. Luego nos fuimos a Lanestosa, donde tomamos la última. Con la noche bien entrada, finalmente llegamos a la cabaña del Carni. Todo un lujo en un paraje impresionante y tranquilo.

 

Durante la noche del viernes conseguimos que "Angie", se uniera a la excursión de amigos del otoño. Hiciese como hiciese, intentaríamos dar un pequeño paseo por los collados del Asón. Así lo hicimos.

 

El sábado amaneció lluvioso camino de los collados

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1000ce1.jpg 

 

La premisa fue clara. El paseo terminaría cuando nos mojáramos los gayumbos. Sin embargo, nada más salir del coche ya estábamos completamente empapados. Así que planeamos una excursión más o menos corta para no quedarnos con las ganas de monte. "Angie" hizo de anfitrión y nos guió como un auténtico profesional.

 

Empezamos el recorrido calados hasta los huesos

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1000ce2.jpg 

 

La lluvia era tan intensa que desbordaba los riachuelos

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1000ce3.jpg 

 

El paseo transcurrió entre fuertes aguaceros. Eso impidió que sacara más fotos de la zona. Llovía tanto que tenía miedo a estropear la cámara. Aun así, el recorrido mereció la pena. "Angie" nos llevó hasta una zona concida como "Manhatan". Una especie de cueva donde se ve como dos enormes piedras se alzan y se juntan en la parte superior. Un lugar de esos a los que hay que volver.

 

La única parada que hicimos fue en la cueva para comer. Allí aproveché la coyuntura y el sotechado para sacar la cámara y tirar unas cuantas imágenes. No me podía ir de allí sin traeros unas cuantas fotos para mostrar este lugar tan increible.

 

Moviendo los carrillos junto a un desnivel de aúpa

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1000ce4.jpg 

 

Formas kársticas junto al comedor que encontramos

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1000ce5.jpg 

 

Cueva por la que siguió el recorrido por los collados del Asón

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1000ce6.jpg 

 

Los collados del Asón, es uno de los lugares más mágicos de Cantabria. Se trata de una zona donde abundan las cuevas, las simas, las dolinas y todo lo que tiene que ver con la roca caliza. El lugar es sobrecogedor y tiene miles de recovecos. Un sitio al que hay que volver de todas todas.

 

Después de la comida tuvimos que reptar por la cueva de la foto superior. Cuando salimos del agujero, nos encontramos un fuerte desnivel cubierto de granizo. La bajadita fue peligrosa y nos tuvimos que agarrar a las hierbas para poder bajar sin caérnos. Un despiste hubiese significado un buen susto.

 

Superado el susto, siguieron las emociones

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1000ce7.jpg 

 

Caminando entre altos paredones

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1000ce8.jpg 

 

Alberto con las manos congeladas por la bajada

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1000ce9.jpg 

 

Cuando nos quisimos dar cuenta estábamos más o menos fuera de aquel laberinto kárstico. Solamente nos quedaba bajar de la montaña y llegar hasta el coche. Cuando creímos que no tendríamos más sustos, el cielo se estremeció. Un enorme trueno nos hizo apresurar el ritmo de la bajada.

 

Todavía nos quedaba una hora de tormenta por delante

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1000ce10.jpg 

 

La nieve y el granizo no impidieron que disfrutasemos de las vistas

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1000ce11.jpg 

 

La expedición bordeando unas peculiares rocas

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1000ce12.jpg 

 

Myriam llegando al peñón conocido como el pequeño Urriello

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1000ce13.jpg 

 

"Angie" posando para la eternidad en un inolvidable día de monte

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1000ce14.jpg 

 

Al mirar abajo ya intuíamos el final de la excursión

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1000ce15.jpg 

 

Después de casi tres horas de marcha llegamos al coche. Estábamos más que empapados. Eso si, la escursión había merecido mucho la pena. Nos cambiamos y aprovechamos para acercarnos a ver la cascada del nacimiento del río Asón.

 

"Angie" inmortalizando el momento

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1000ce16.jpg 

 

La cascada se mostraba exhuberante

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1000ce17.jpg 

 

Todavía con la humedad en el cuerpo, regresamos a la cabaña del tío de Jon. Allí nos fuimos turnando para ducharnos mientras los cocineros preparaban la comida. La ducha fue como el climax de la excursión por los collados del Asón.

 

Contraluces en la cabaña de Jose "El carni"

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1000ce18.jpg 

 

Jon y Carni mirando a traves de la puerta como seguía lloviendo

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1000ce19.jpg 

 

Alberto dando buena cuenta de los champiñones regados con vino

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1000ce20.jpg 

 

Después de la ducha y la comida, aprovechamos para ir a conocer el resto de las cabañas del barrio. Alberto se quedó echando una siesta y Jon, Carni, Myriam y yo nos fuimos a conocer un par de cabañas que esta cuadrilla tiene en Lanestosa. Una auténtica gozada.

 

Una intrigante imagen de la cabaña de "Estrope"

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1000ce21.jpg 

 

Después de la escursión de la tarde, en la que no faltó el paseo en todoterreno, regresamos a la cabaña de Carni. Luego bajamos a Lanestosa a tomar unas degustaciones y unas cuantas espuelas. Allí pasamos buena parte de la noche entre risas, pequeñines y tragos. Además, conseguimos hacer un buen grupo para visitar, al día siguente, la cueva de Covalanas.

 

El domingo nos acercamos hasta esta cavidad situada entre Ramales de la Victoria y Lanestosa declarada Patrimonio de la Humanidad por la Hunesco. El lugar en el que se encuentra es impresionante, pero aún más son sus pinturas rupestes, de una gran calidad artística.

 

Panorámica de los alrededores de la cueva

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1000ce22.jpg 

 

La cuadrilla camino de la cueva de Covalanas

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1000ce23.jpg 

 

Entrando en la cavidad (perdon por la fotografía)

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1000ce24.jpg 

 

Lo de visitar la cueva de Covalanas fue todo un acierto. El guía nos hizo una soberbia explicación de todo lo que pudimos ver. A parte de las características de esta y otras cuevas, hizo mucho hincapié en la importancia de las pinturas que allí se guardan. No hay duda de la calidad pictórica de quienes hicieron estas pinturas prehistóricas. A pesar de su antiguedad, ya se ve en ellas aspepectos tan modernos como la perspectiva. Todo un derroche de creatividad y misterio. Una vez más, gracias al guía por la interesantísima visita y perdón por las fotografías.

 

Tras la visita nos fuimos a tomar el vermouth a Lanestosa

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1000ce25.jpg 

 

Y aprovechamos para conocer este pueblo de Bizkaia

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1000ce26.jpg 

 

Balcones en el lejano oeste del País Vasco

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1000ce27.jpg 

 

Jon departiendo con una vecina del pueblo

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1000ce28.jpg 

 

Una de las viviendas muchas casas tradicionales de Lanestosa

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1000ce29.jpg 

 

La Pampa, el bar en el que pasamos el fin de semana

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1000ce30.jpg 

 

Una curiosa piedra aparecida recientemente

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1000ce31.jpg 

 

Cuando nos quismos dar cuenta eran las tres de la tarde y seguíamos con el vermouth. El tiempo ya corría en nuestra contra y nos fuimos a la cabaña a comer. Allí pasamos las últimas horas del fin de semana mientras las nubes seguían acechando la zona.

 

Oscuros nubarrones marcaban el primer temporal de invierno 

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1000ce32.jpg 

 

Luces divinas como aperitivo a la comida

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1000ce33.jpg 

 

Después de comer, hicimos las mochilas y emprendimos el viaje de vuelta a nuestros respectivos hogares. Alberto se fue para Valladolid, y Jon, Myriam y el que suscribe nos acercamos hasta Laredo para comprobar si el temporal también afectaba a la mar.

 

Una toma artística del temporal para concluir el fin de semana

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1000ce34.jpg

 

Regresamos a casa recordando lo bien que lo habíamos pasado. La excursión montaraz fue muy gratificante a pesar de la lluvia. Y también lo fue la estancia en Lanestosa. En la cabaña del Carni nos sentimos como en casa, y en el pueblo nos trataron como si nos conocieramos de toda la vida. Enseguida formamos parte de la cuadrilla. Así que no queda otra que repetir. Seguro.