FOTOS Y VIAJES DE UNA VIDA ...del Vitoko

bicicleta

Ribadeo - Navia por la costa y en bici (Asturias)

Escrito por viajaresunreflejodelplacer 11-11-2010 en General. Comentarios (5)

A principios de verano me encargaron hacer un reportaje sobre la senda costera en el occidente de Asturias. La idea era recorrer los 65 kilómetros de costa que separan Vegadeo de Navia. Como no tenía mucho tiempo para hacer esta senda, opté por hacer todo el recorrido del tirón y en bicicleta. Durante todo el trayecto el olor a salitre del Cantábrico fue más que intenso. Ya sea a pie o en bicicleta, esta ruta es una de las mejores maneras de conocer la costa más occidental de Asturias.

 

A las once de la mañana llegue en coche a Tapia de Casariego, en mitad del recorrido. Aparqué y me fui directo a la oficina de turismo, donde conseguí información de la senda. Compré algo de comida y empecé a pedalear. La primer etapa me llevaría hacia el occidente y hasta Vegadeo, en la frontera con la provincia de Lugo.  

 

Inicio en las proximidades de la playa de Tapia

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/10000zl1.jpg 

 

Los campos de maíz fundiéndose con los pueblos de carácter rural

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/10000zl2.jpg 

 

Este tramo de senda costera no tiene pérdida. Trasncurre en su mayoría por caminos vecinales con un firme aceptable. Únicamente me tocó cargar con la bici al hombro en una ocasión. Además, el recorrido está bien señalizado. Solo hay que dejarse llevar y disfrutar de los paisajes costeros.

 

Tras unas cuantas pedaladas se llega a la playa de Penarronda

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/10000zl3.jpg 

 

Un arenal declarado Monumento Natural

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/10000zl4.jpg 

 

Después de llegara a esta enorme playa, la senda entra en uno de sus recorridos más espectaculares. A partir de este punto se suceden los acantilados y las calas solitarias. El camino casi sobrevuela la costa.

 

Una de las panorámicas de la ruta

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/10000zl5.jpg 

 

La bajamar me permitió ver todas las playas en su máxima expresión

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/10000zl6.jpg 

 

Cicloturistas en la senda con el Cantábrico y la mariña lucense al fondo

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/10000zl7.jpg 

 

Ganado, la ría del Eo, el puente de Los Santos y Ribadeo (Lugo) 

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/10000zl8.jpg 

 

La senda costera a su paso por la playa de Arnao

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/10000zl9.jpg 

 

En el núcleo de Figueras finaliza la primera parte de este recorrido. Hasta aquí es posible realizar la ruta en bicicleta. Pero de Figueras a Vegadeo, las pistas se convierten en sendero. Es posible ciclar todo el recorrido. Eso si, habrá que cargar un par de veces o tres con la bicicleta, sobretodo por las escaleras. Desde aquí, la ruta deja el Cantábrico para ocuparse de la ría del Eo. Aun así las vistas y las panorámicas compiten con las que se tienen en la primera parte de esta ruta costera.

 

Mariscadores trabajando en la ría del Eo durante la bajamar

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/10000zl10.jpg 

 

El camino también se mezcla con la zona boscosa

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/10000zl11.jpg 

 

Pero desde Figueras, lo que predomina es la omnipresente ría del Eo

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/10000zl12.jpg 

 

Otra toma del sendero que discurre junto a la ría

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/10000zl13.jpg 

 

Desde que salí de Tapia hasta que llegue a Vegadeo habían transcurrido unas tres horas. Me fui directo a la estación de autobuses y allí esperé comiendo chocolate, barritas energéticas y frutos secos. Luego tomé un bus que me llevó a Tapia. Allí busqué un bar con wifi y mandé el primero de los reportajes sobre la senda costera del occidente. Cuando terminé, me fui a realizar la segunda parte de la senda. Las pedaladas me llevarían desde Tapia de Casariego a Navia después de 35 kilómetros con rumbo hacia el oriente.

 

Islotes marinos en las proximidades de Tapia y en dirección a Navia

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/10000zl14.jpg 

 

Ciclando entre pinos y eucaliptos

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/10000zl15.jpg 

 

Este tramo de senda tampoco tiene pérdida. Está señalizado y discurre por caminos de buen firme. Se puede realizar a pie y en bicicleta. Además es posible dividir el recorrido en dos partes de unos 14 kilómetros cada una. La tarde seguía avanzando, así que no tuve mucho tiempo para detenerme.

 

La rasa costera de Tapia fundiéndose con el Cantábrico

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/10000zl16.jpg 

 

Panorámica del tramo de senda costera entre Tapia y Navia

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/10000zl17.jpg 

 

Prestando atención a la señalización

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/10000zl18.jpg 

 

Este tramo de senda permite conocer parte de la costa occidental de Asturias más ignota. Abundan los miradores, los restos históricos en forma de castro y los acantilados. La tranquilidad es otra de las características que marcan este sendero.

 

El estuario del río Porcía, como un tesoro oculto descubierto desde la senda

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/10000zl19.jpg 

 

Siguiendo el fluir y el sonido del río

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/10000zl20.jpg 

 

La senda en las proximidades de Viavelez

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/10000zl21.jpg 

 

El puerto pesquero de Viavelez, en el concejo de El Franco

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/10000zl22.jpg 

 

El cansancio se iba acumulando en mis piernas y todavía quedaba la mitad del recorrido por cubrir. Pero eso no fue lo peor. Pinché una rueda y me las vi y me las desee para llegar a Navia. Unos compañeros del pedal que me encontré en Viavelez me dieron una cámara y me hincharon la bici. Con las prisas me fui sin repuestos y sin bomba. Así que sería cuestión de ir acercándome a Navia como fuese y parando en las gasolineras para recuperar el aire perdido. Vamos, toda una peripecia.

 

A todas estas, el sol no dejaba de caer y caer

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/10000zl23.jpg 

 

La senda a su paso por la playa de Cambaredo

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/10000zl24.jpg 

 

A partir de este momento me centré en pedalear lo más rápido posible para encontrar una gasolinera. Así que no hice muchas más fotos. Después de rodeos y kilómetros de carretera nacional llegué a Navia sano y salvo. Con la noche más que caida tome un autobús que me dejó de nuevo en Tapia. Cargue la bici en el coche y regresé a San Esteban, donde me esperaba una suculenta cena a base de pasta y la cama.

En bici hasta el pozo Curavacas (Montaña Palentina)

Escrito por viajaresunreflejodelplacer 01-11-2008 en General. Comentarios (0)

Una novedosa y entretenida experiencia. Así se podría resumir a grandes rasgos la ruta que realizamos el pasado fin de semana del 25 de octubre. Fue el primero de tres días en la Montaña Palentina, un lugar paraiso de los amantes de la Naturaleza y los grandes espacios y que para muchos pasa desapercibido. Aquel sábado, nos fuimos en bicicleta hasta el Pozo Curavacas, uno de los lugares más mágicos de esta amplia zona declarada Parque Natural. Toda una aventura de 35 kilómetros por paisajes de gran belleza, prácticamente vacios, y con las primeras nubes en las cumbre. No era la primera vez que nos adentrábamos en la Montaña Palentina, pero un hechizo de mutua atracción quedó desde entonces conjurado.

Salimos de Muros de Nalón a eso de las siete y algo de la mañana. Por la noche apenas habíamos dormido por eso de los nervios ante nuestra primera expedición en bicicleta por la montaña. Enfilamos la carretera de la costa hasta Torrelavega, y luego hacia Reinosa, donde desayunamos. La siguiente parada la hicmos en el punto de inicio de la ruta, el pueblo palentino de Vidrieros, donde se acaba la carretera. Era un lugar conocido para mi, y la ruta hasta el pozo Curavacas ya llevaba tiempo rondándome la cabeza, así que no fue difícil dar con el inicio del recorrido, a un par de kilómetros del pueblo remontando el río Carrión.  

Montamos las bicicletas, nos pusimos el equipo y en marcha

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1ada1.jpg 

 

La ruta hasta el Pozo Curavacas tiene una distancia de unos 35 kilómetros ida y vuelta. Se puede realizar también caminando, aunque igual se os puede hacer algo pesado por tener tantos kilómetros. El camino es obvio en todo momento, siempre siguiendo el curso del río Carrión, que nace a pocos metros del pozo, una laguna en la que se refleja el pico Curavacas, que con sus 2.520 metros es uno de los emblemas de la montaña palentina.

 

La ruta discurre por una pista por la que se rueda más o menos bien. Lo peor son los tramos donde las piedras dificultan el avance o la bajada. El desnivel tampoco es muy importante, ya que en todo momento se circula por un valle glaciar amplio y llano. A eso de las 11 comenzábamos la ruta en una mañana soleada y agradable.

 

El Carrión en su zona alta al inicio de la ruta

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1ada2.jpg 

 

Pronto llegaron los primeros repechos, siempre más o menos llevaderos

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1ada3.jpg 

 

Y las primeras dificultades en nuestro camino

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1ada4.jpg 

 

Cuando llegamos a este punto nos encontramos con los primeros problemas. El camino se realiza siempre, salvo el primer tramo, por el margen izquierdo del río, pero nosotros nos confundimos a la altura del refugio de Santa María. Hasta el momento habíamos realizado la ruta sin problemas y de manera agradable, pero en vez de seguir el sendero que transcurre por una zona de brezos, continuamos por la pista, que cruzaba el río en varias ocasiones.

 

Las cumbres se intuían a lo lejos, y de cerca el río Carrión

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1ada5.jpg 

 

Tuvimos que cruzar el cauce varias veces, por lo que acabamos empapados

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1ada6.jpg 

 

Así que tuvimos que hacer un descanso para secarnos y escurrir la ropa

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1ada7.jpg 

 

Después de este tramo que cogimos por error y que nos supuso acabar calados hasta la ingle, retornamos al trayecto adecuado. Lo cierto es que no había estado mal eso de cruzar ríos con la bici, pero la mojadura fue de campeonato. Y es que no es facil dirigir la bici con el agua llegando a los pedales y con piedras resbaladizas en el fondo.

 

Seguimos remontando el amplio valle glaciar de Pineda 

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1ada8.jpg 

 

El Curavacas, o la gran mole de la Montaña Palentina

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1ada9.jpg 

 

La visión que se tiene del Curavacas durante prácticamente toda la ruta es de lo más sobrecogedor. Esta mole impresiona por sus dimensiones. En la foto superior sólo se aprecia una de sus caras y la cola que va a morir a las proximidades del río Carrión, en una zona conocida como el paso estrecho.

 

A todas estas, apenas nos habíamos cruzado con nadie. A la belleza del lugar había que unir la tranquilidad, sólo rota por un par de quads que realizaban la misma ruta que nosotros y un par de todo terrenos que subían a las cabañas o pastos de la zona alta. Todavía no entiendo como no se deja acampar en estas zonas y se permite la entrada de los putos quads que montan un jaleo del demonio en estos lugares.

 

Precaución: terreno resbaladizo con posibilidad de caidas leves

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1ada91.jpg 

 

El incidente fue más que nada una anécdota. También como anécdota seguimos avanzando en nuestra subida cruzando sin parar charcos y terreno embarrado por las lluvias y nieves de días anteriores. Sin embargo aquella mañana reinó el ambiente soleado y las temperaturas agradables.

 

Entre risas llegamos hasta uno de los puntos más impresionantes de la ruta: el paso estrecho. El lugar donde la cola del Curavacas parece caer a plomo hasta el nivel del río Carrión. Grandes rocas de conglomerado, agua, y la mole siempre observando.

 

Llegamos hasta el paso estrecho

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1ada10.jpg 

 

A partir de este momento la ruta parece que sube de nivel. Se entra en un valle algo más alto y donde aquel día las montañas ya lucían una ligera capa de nieve. Sin duda todo un regalo para los sentidos que nos dio fuerzas para continuar el recorrido. El cansancio comenzaba a hacer acto de presencia, y más después de la humedad que llevábamos con nosotros.

 

La nieve y las altas cumbres a un paso del final del recorrido

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1ada11.jpg 

 

Llegando a la vega de los Cantos, toda una delicia para cicloturistas

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1ada12.jpg 

 

Y por fin arribamos al final del recorrido, donde descansamos merecidamente

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1ada13.jpg 

 

A pesar de que la ruta en bicicleta había llegado a su fin, todavía quedaba por salvar un tramo a pie hasta el lago glaciar. Myriam se quedó abajo descansando y disfrutando de los rayos de luz. Yo no pude más que reposar un cuarto de hora y subir en busca del pozo. No podía remediarlo, me llamaba la montaña.

 

Con estas vistas era imposible estarse quieto sin indagar por los altos 

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1ada14.jpg 

 

Asi que ni corto ni perezoso comencé una empinada subida que me dejó cerca de un puente. El pozo estaba a tiro de piedra, pero nuevamente me equivoqué de sendero y me subí a un collado donde pretendía encontrar el pozo.

 

Ganando altura o la vega de los cantos al fondo y la cola del Curavacas

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1ada15.jpg 

 

Poco a poco la gran mole apareció exuberante ante mis ojos

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1ada16.jpg 

 

En ese punto debería haber seguido un camino bien definido para llegar a la laguna, que debe estar más o menos en el medio de la foto superior. Sin embargo seguí subiendo y me encontré con un panorama realmente increible y solitario. Sin duda, una de las cosas que más me atrae de la Montaña Palentina.

 

Para que intenteis haceros una idea del lugar en el que me encontraba os subo unas cuantas fotos panorámicas. Las fotos van de derecha a izquierda, vamos que sería como si mirarais al horizonte y fuerais girándo vuestra cabeza hacia la izquierda.

 

La primera: al fondo a la izquierda se intuye la laguna de fuentes carrionas

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1ada17.jpg 

 

La segunda: la cara sombria comienza a aparecer

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1ada18.jpg 

 

La tercera: Nieve, mucha más de la que nos esperábamos

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1ada19.jpg 

 

Cuarta: El gran curavacas dominando el paisaje

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1ada20.jpg 

 

Quinta: el Curavacas sigue avanzando hacia la izquierda

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1ada44.jpg 

 

Y sexta: la cola del Curavacas y abajo (supuestamente) la vega de los cantos

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1ada45.jpg 

 

Estaba algo desorientado buscando la laguna dichosa, pero no estaba perdido. Una vez en las alturas la orografía del lugar no es complicada. Seguí avanzando hasta donde creí que iba a encontrarme con la laguna, pero volví a meter la pata y me fui casi hasta el final del valle. Todo ello entre nieve, sin polainas y con la mojadura del río aún en mis botas. Toda una odisea que por otro lado fue muy gratificante. ¡¡¡Yo solo en aquellos parajes increibles!!!

 

Hasta aquí llegó el paseo ¿Puede ser la base del pico Murcia? Ayuda Please!!

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1ada21.jpg 

 

Entre tanta nieve abundaban las pisadas de animales.... que intriga

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1ada22.jpg 

 

Una última desde las alturas: abajo al fondo, Myriam y su siesta

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1ada23.jpg 

 

Se me estaba haciendo algo tarde y a buen seguro que Myriam ya estaría algo nerviosa, asi que inicié la bajada por el mismo sitio que subí. Sin embargo a la altura del maldito puente que no seguí antes, me encontre a tres chicas que subían hasta el pozo. Me dijeron que estaba ya muy cerca, así que me dirigí hacia allí sin pensarlo.

 

El Curavacas, la zona de los escalones y el buen camino

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1ada24.jpg 

 

En realidad, el pozo estaba a un paso

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1ada25.jpg 

 

El lugar es sobrecogedor, de esos que dejan huella. Sin embargo no tuve mucho tiempo para disfrutar de él. Había pasado seguramente más de una hora desde que dejé a Myriam descansando y decididamente tenía que estar preocupada. Así que hice unas cuantas fotos, toqué el agua congelada y bajé de allí arriba prácticamente a la carrera.

 

Abajo me esperaba Myriam con un buen bocata de queso y jamón. Como era lógico, ya estaba intranquila por mi tardanza. Me zampé el bocadillo mientras la relaté lo vivido y en un periquete iniciamos la bajada, pues las sombras comenzaban a ser cada vez más intensas y prolongadas.

 

Sobre las cuatro y algo iniciamos el descenso en bicicleta

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1ada26.jpg 

 

Volvimos a cruzar el paso estrecho, pero esta vez río abajo

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1ada27.jpg 

 

Nos lo pasamos de lo lindo cruzando charcos y más charcos

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1ada28.jpg 

 

Y ni que decir tiene que la bajada se nos hizo mucho más corta y relajada

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1ada29.jpg 

 

Las sombras y los reflejos calentaban un ambiente cada vez más gélido

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1ada30.jpg 

 

Un pequeño descanso en mitad del camino

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1ada31.jpg 

 

La cara sur del Curavacas cerca del final de la ruta

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1ada32.jpg 

 

Después de unos 35 kilómetros llegamos de nuevo a las proximidades de Vidrieros, donde pudimos ver con los últimos rayos de luz la cara sur del Curavacas, la gran mole que esta ruta permite "bordear" y disfrutar de su cara norte y sus lagunas. Estábamos algo cansados pero muy contentos con la experiencia. A buen seguro que no será la última expedición en bicicleta que se marca el Komando Gorteak.

 

Llegamos al coche y desde allí nos acercamos a un refugio de pescadores que más de uno de vosotros conocereis. Allí preparamos el fuego, la cena e hicimos los estiramientos oportunos. Todo en una noche más que fresca.

 

Un refugio de esos de matrícula de honor, con terraza con vistas al Carrión

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1ada33.jpg 

 

Aquella noche dormimos como niños, eso sí, después de celebrar nuestro "exito" con una botella y media de vino y de repasar la jornada. Tampoco faltaron los recuerdos a otras incursiones en la Montaña Palentina como cuando subimos con Gueli hasta las agujas de Cardaño, la ascensión con Jon y su tío a Peña Prieta, o la experiencia sensorial que vivimos junto a Lucho, Juan y Jon en este mismo refugio. No tardamos en cerrar los ojos mucho antes del cambio de hora.

El Infierno en bici y el arte de la sidra (Asturias)

Escrito por viajaresunreflejodelplacer 23-07-2008 en General. Comentarios (5)

Recorriendo el curso del río Infierno en bicicleta y descubriendo las joyas artísticas de la comarca de la sidra. Así transcurrió aquella jornada de descanso aprovechada al límite. Un día muy intenso en el que faltó compañía, pero que sirvió para conocer una zona algo "dispersa" hasta el momento para mi. 

 

Lo primero fue llegar desde San Esteban hasta el concejo de Infiesto. Con la bici en el maletero tardé sobre una hora en llegar hasta el punto de incio de la primera parte del día. La intención era hacer la ruta que remonta el río Infierno hasta la foz de Moñacos en dos ruedas. En el núcleo de Riofabar aparqué el coche.

 

Por carretera llegué hasta un área recreativa bastante frecuentada. Luego el camino continuó por una pista muy ciclable en todo momento y sin pérdida, auque siempre en ascenso. En total más de 500 metros de desnivel y unos 8 kilómetros de subida.

 

Una parada para reponer fuerzas junto al río Infierno

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1abri1.jpg 

 

El final de la ruta o la foz de Moñacos, Infiesto

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1abri2.jpg 

 

Lo malo de ir con cámara de fotos y bicicleta es que no puedes prestar atención a ambas de la misma manera. La subida fue lo suficientemente dura como para que la cámara quedara en un segundo plano. Aun así, los sentidos se intensificaron al máximo.

 

La bajada, ni que decir tiene, fue mucho más relajada. No di una pedalada hasta que llegué al coche, así que cada poco paraba para dedicar un poco más de tiempo a la fotografía. Fue toda una combinación a tener en cuenta en próximas expediciones.

 

Descendiendo entre bosques de cuento

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1abri3.jpg 

 

Una parada inevitable en el hayedo

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1abri4.jpg 

 

Luces y sombras en el bosque del río Infierno

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1abri5.jpg 

 

Una buena pieza en la que apoyar la bici durante el descanso

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1abri6.jpg 

 

Una gran haya hallada bien merece ser fotografiada

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1abri7.jpg 

 

La ruta no tiene pérdida. Son algo más de 8 kilómetros desde el pueblo de Riofabar (Infiesto) y el camino es obvio en todo momento. El bosque va cambiando mientras se asciende y en pocos momentos da respiros para ver más allá.

 

Aunque siempre hay vericuetos

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1abri8.jpg 

 

El agua y las cascadas, otra constante de la ruta

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1abri9.jpg 

 

El río Infierno haciendo sonora compañía

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1abri10.jpg 

 

Un cauce muy encajonado a cada pedalada

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1abri11.jpg 

 

Riofabar, punto final de la primera parte de este viaje

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1abri12.jpg 

 

Después de poner a prueba mi capacidad de bici en el monte con una ruta inicial de media jornada, quise aprovechar el resto del día para descubrir cosas interesantes por la zona. Lo primero fue acercarme a la capital del concejo a comer un par de pinchos para reponer fuerzas. Mientras tanto planeé sobre la marcha un recorrido en coche para conocer unas cuantas iglesias con bastante interés de la comarca de la sidra.

 

Primera parada en la iglesia de San Julián de Viñón, en el concejo de Cabranes

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1abri13.jpg 

 

El templo está declarado Monumento Histórico Artístico y es de época románica aunque se aprecian detalles prerrománicos. Está junto a la carretera As-255 que va de Infiesto a Villaviciosa, por lo que no resulta difícil dar con ella.

 

San Julián de Viñón vista exterior

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1abri14.jpg 

 

Continué por la carretera en dirección a Villaviciosa pero a mitad de camino una nueva señal me sorprendió y tuve que poner el intermitente. Después de seguir un indicador hacia el pueblo de Llugás, topé con un curioso conjunto arquitectónico declarado Monumento Nacional presidido por la Iglesia de Santa María.

 

Increibles vistas sobre la zona

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1abri15.jpg 

 

Iglesia de Santa María de Llugás, de origen románico

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1abri16.jpg 

 

Se inició allá por el siglo XII y a pesar de que ha sufrido numerosas ampliaciones y modificaciones guarda interesantes muestras románicas. Lo que más destaca, al menos por el exterior, son los arcos ampliamente decorados.

 

Motivos variopintos: flores, animales, elementos...

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1abri17.jpg 

 

Y decoración muy lograda con diversas técnicas

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1abri18.jpg 

 

Detalles de los arcos de la puerta de entrada lateral

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1abri19.jpg 

 

Luego descubrí que esta iglesia es además un lugar de peregrinaje muy concurrido. Tiene en su alrededor otros curiosos edificos como antiguas bibliotecas, casas rectorales y demás. No pude visitarla por dentro, así que continué con el recorrido.

 

Siguiente parada: San Juan de Amandi (Villaviciosa)

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1abri20.jpg 

 

La iglesia tiene un estilo románico tardío y en ella destaca su entrada principal, muy ornamentada con todo tipo de detalles. También una ventana en la parte posterior del templo.

 

Portico de entrada a San Juan de Amandi

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1abri21.jpg 

 

El recorrido por las iglesias de la comarca estaba siendo gratificante al completo, pero aún debería deparar más gratas sorpresas. En vez de parar en Villaviciosa, algo que ya hicimos y haremos, opté por seguir descubriendo joyas de arte en el medio rural. La siguiente parada fue en el pueblo de Priesca, que atesora la iglesia prerrománica de San Salvador. Toda una delicia imprescindible.

 

Ventanas con más de mil años de historia

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1abri22.jpg 

 

Paseando por los exteriores del templo la vecina del número 2 vino en mi busca

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1abri23.jpg 

 

La iglesia estaba cerrada, pero se explicaba que la llave estaba en la casa número dos. Antes de llamar a la puerta me di un paseo por el exterior templo y sin haber concluido, una amable mujer me acompaño al interior dandome explicaciones con pelos y señales sobre todo lo referente a la iglesia.

 

Altar mayor, con los característicos arcos al fondo y las paredes pintadas

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1abri24.jpg 

 

Capiteles de la iglesia prerrománica más tardía

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1abri25.jpg 

 

Una de las capillas laterales de un templo del año 921

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1abri26.jpg 

 

Y una última desde el coro y a vista de murciélago

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1abri27.jpg 

 

Os podeis imaginar que cuando salí de la iglesia estaba en estado de "shock". Fue como viajar en el tiempo gracias, en parte, a la vecina del número dos de Priesca. Otro diez para el arte en la zona rural.

 

Después de recuperarme decidí poner rumbo al conjunto de Valdediós, a pesar de que la guía - vecina me dijo que estaría cerrado. No obstante, aproveché que me quedaba "de camino" para hacer una pequeña incursión.

 

Portada de la Iglesia de Santa María de Valdediós

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1abri28.jpg 

 

Interior del templo, que pertenece al monasterio

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1abri29.jpg 

 

El conjunto es del todo increible. Por un lado está la iglesia de San María, luego el convento, también un albergue de peregrinos y para rematar la jugada otra gran joya asturiana: la iglesia prerrománica de San Salvador de Valdediós.

 

Habrá que volver para conocer su interior del "Conventín"

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1abri30.jpg 

 

Después de todas las iglesias que había conocido tenía un jaleo de nombre, números y estilos bastante interesante. Además iba siendo hora de recoger porque la noche se acercaba. A pesar de todo decidí hacer una úlitma parada en el camino por eso de poner la guinda al viaje: la escondida iglesia de Santa María de Narzana, en el concejo de Sariego.

 

Un gran tejo al aterdecer me dió la bienvenida

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1abri31.jpg 

 

Otro magnífico arco de finales del siglo XII

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1abri32.jpg 

 

En la iglesia lo más destacado es el portico de entrada, aunque guarda otros interesantes detalles. Es otro de esos Monumento Nacionales que esconden los pueblos, esos grandes olvidados.

 

Aprovechando las últimas luces de un día rebosante

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1abri33.jpg 

 

Desde la iglesia de Santa María de Narzana me dejé llevar por una carretera local más hasta Pola de Siero. Desde allí, ya por autovía, regresé a casa intentando recordar nombres para hacer balance de la jornada.

 

Todo terminó entre sidras en Avilés, como no podía ser de otra manera, a los pies de otra iglesia románica: la de Sabugo. Un buen broche para una jornada rebosante de arte y naturaleza. Habrá más.