Fin de semana de escala en Bremen y Hamburgo

Escrito por viajaresunreflejodelplacer 07-08-2008 en General. Comentarios (1)

Llegamos al aeropuerto de Bremen un viernes por la noche con la intención de pasar el fin de semana en Alemania antes de volar a Finlandia, destino final de las vacaciones de 2007. Teníamos dos días por delante y no tardamos ni un momento en lanzarnos a descubrir esta ciudad y la próxima de Hamburgo. Toda una experiencia donde no faltó la aventura y la diversión.

 

Cuando el avión tocó tierra en Alemania erán algo así como las once de la noche. No teníamos nada reservado y nuestra intención era pasar la velada sin dormir. Tomamos el tranvía a las puertas del aeropuerto y nos plantamos en la Marktplatz de Bremen en un instante. Al llegar allí la lluvia era persistente y todo hacía preveer una dura noche.

 

Edificios del siglo XV y XVI en la plaza principal de Bremen

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1abre1.jpg 

 

Llueve sobre mojado frente al Ayuntamiento y la Catedral

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1abre2.jpg 

 

Después de ver el epicentro turístico de la ciudad cenamos un bocadillo y pensamos sobre nuestro destino. La lluvia era tan intensa que no era nada recomendable seguir paseando toda la noche. Al final optamos por meternos en una tradicional taberna para degustar unas cervezas. Luego vieneron muchas más en distintos locales.

 

Cuando cerró todo dimos otro buen paseo aprovechando la ausencia de lluvia. Luego tuvimos que resguardarnos en un soportal, para finalmente acercarnos a la estación de tren, donde descansamos un poco. Allí también nos hicimos con los horarios para nuestro próximo destino: Hamburgo.

 

Sobre las ocho de la mañana salíamos de nuevo de la estación con destino al casco antiguo de Bremen. Lo mejor de "madrugar" fue que todas las calles estaban prácticemente desiertas.

 

El barrio de Schnoor, el más antiguo de Bremen

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1abre3.jpg 

 

Paseando por el escenario de cuento

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1abre4.jpg 

 

Reflejo de una calle desierta

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1abre5.jpg 

 

El paseo matinal nos sirvió para conocer de día los rincones más emblemáticos de la ciudad. Por la noche ya los habíamos descubierto, pero de todos es bien sabido que las ciudades y lugares no son los mismos con luz diurna que sin ella.

 

La puerta trasera de la plaza del mercado

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1abre6.jpg 

 

No hay que marcharse de esta ciudad sin visitar la parte antigua, la plaza del mercado y la calle Böttcherstrabe. La verdad es que Bremen, al menos lo más destacable, es lo suficientemente manejable para verlo en un día. Pero esto no debe hacernos pensar en un destino prescindible, todo lo contrario.

 

Una calle que es una auténtica obra de arte, con carrillón incluido

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1abre7.jpg 

 

Edificios modernistas en la rue más expectacular de Bremen

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1abre8.jpg 

 

Aprovechamos para recorrer el mercado de flores

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1abre9.jpg 

 

Y para fotografiar a los archiconocidos músicos

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1abre10.jpg 

 

Después de pasear durante toda la mañana por el centro de la ciudad, decidimos poner rumbo al siguiente destino. Ya habíamos visto los lugares de interés de día y de noche, así que optamos por tomar un tren hasta la ciudad próxima de Hamburgo.

 

Un último vistazo a Bremen y a seguir con la ruta....

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1abre11.jpg 

 

En el tren aprovechamos para comer y para estirar un poco las piernas del cansancio acumulado. Cuando llegamos a la gran estación de la segunda ciudad alemana lo primero que hicimos fue pasar por la oficina de turismo. Allí nos dieron un mapa en castellano donde marcaba todos los lugares de interés, que son muchos. Poco después buscamos un hotel en las proximidades para dejar las mochilas y asegurarnos de que aquella noche dormiríamos algo.

 

Nos pegamos una buena ducha y salimos a recorrer esta ciudad que bien merece una visita. Fue duramente castigada durante periodos de guerra, pero ha sido reconstruida con mucho mimo y teniendo en cuenta las antiguas construcciones tradicionales. Algo de lo que muchos deberían aprender...

 

Paseando por Hamburgo dimos con La casa de Chile

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1abre12.jpg 

 

Altos edificios mirando al cielo

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1abre13.jpg 

 

Daba gusto caminar por esta ciudad mientras íbamos descubriendo rincones de gran interés. Uno de los lugares más emblemáticos y recomendables de esta ciudad con más de 6 millones de habitantes es la zona de los antiguos almacenes, rodeada de canales.

 

Los almacenes de un gran puerto hoy son viviendas y centros de arte

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1abre14.jpg 

 

La zona también está reconstruida tal y como era. Para ello no han dudado en colocar poléas y escaleras que hoy tienen no tienen uso pero que guardan la armonia con el resto de edificaciones. Toda una delicia.

 

A resguardo de la lluvia tormentosa

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1abre15.jpg 

 

Durante toda la tarde las tormentas se repitieron una y otra vez. Pero la lluvia no fue un impedimento para seguir descubriento iglesias reconstruidas, edificios insignes y muestras de lo que quedó tras las malditas guerras.

 

La parte de atrás del Ayuntamiento, otra gran joya

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1abre16.jpg 

 

Su torre es visible casi desde toda la ciudad

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1abre17.jpg 

 

Canales a pie de calle o la venecia del norte de Europa, según algunos.

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1abre18.jpg 

 

La noche se acercó peligrosamente y decidimos que lo más normal era volver al hotel para descansar. Llevábamos unos cuantos días fuera de casa viajando a tope y la última noche no habíamos dormido, así que estábamos reventados. Regresamos caminando entre calles comerciales y dormimos plácidamente aquella noche de sábado.

 

El domingo amaneció más claro y con menos posiblidades de lluvia, así que tras un buen desayuno salimos a recorrer el resto de esta enorme y cosmopolita ciudad. El metro nos sirvió para acercarnos a los alrededores de la Iglesia de St. Michaelis.

 

Uno de los puntos más alto de la ciudad a nuestros pies 

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1abre19.jpg 

 

Teníamos intención de subir hasta lo más alto, pero cuando llegamos también hacian acto de presencia varios autobuses cargados de turistas que colapsaron la entrada. Por lo que aplazamos la subida y nos entretuvimos con los edificios de los alrededores.

 

Hamburgo en un reflejo

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1abre20.jpg 

 

Las viviendas de los Krämer, o la antigua ciudad

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1abre21.jpg 

 

Estas viviendas que se encuentras muy cerca de la iglesia son del siglo XVII y un pequeño paseo por lo que hoy son tiendas de recuerdos nos hicieron volver a una época pasada de la ciudad. Toda una experiencia sensorial.

 

La gran ciudad de Hamburgo desde las alturas

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1abre22.jpg 

 

Desde lo alto de la torre divisamos todo lo recorrido y planeamos el itinerario a seguir para intentar pasar al menos por todo lo que el mapa turístico nos señalaba como intersante. A falta de bici, utilizamos una vez más nuestas piernas y el instinto.

 

Nuevas construcciones de estilo tradicional ¿Una paradoja en España?

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1abre23.jpg 

 

El ladrillo siempre omnipresente en nuestro recorrido

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1abre24.jpg 

 

Y por fin llegamos al puerto antiguo

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1abre25.jpg 

 

El puerto de Hamburgo es uno de los más importantes de Europa, y el edificio antiguo es hoy la parada obligada de excursiones en barco y líneas de transporte de viajeros. El puerto de mercancias, al fondo de la imagen, es enormemente grande.

 

Desde el puerto a las calles del barrio rojo de Hamburgo

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1abre26.jpg 

 

Esta zona es bastante curiosa por el colorido de sus casas. Desde luego no tiene nada que ver con otros barrios rojos como el de Amsterdam, pero en sus calles se respira el slogan de "sexo, drogras y rock n´ roll" a golpe de sex-shops, bares de ambiente y otras glorias. Desde allí continuamos alejándonos del centro en busca de más sorpresas y sensaciones.

 

Hamburgo, una ciudad que ya aparecía a lo lejos

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1abre27.jpg 

 

El mercado de pescados que también hace las veces de sala de fiestas

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1abre28.jpg 

 

Nos alejamos tanto que acabamos en el barrio de Alcona, a unos 8 kilómetros del hotel. Caminamos de lo lindo, así que la vuelta a la zona central la realizamos en metro. Era hora de ir pensando en regresar a Bremen, donde a primera hora de la mañana siguiente nos salía el avión para Finlandia. No obstante quisimos apurar al máximo nuestra estancia en esta ciudad que nos estaba dejando un muy buen sabor de boca.

 

Una última parada antes de marchar

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1abre29.jpg 

 

Un vistazo más a la modernidad unida con la tradición

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1abre30.jpg 

 

Haciendo historia en la zona de los antiguos almacenes

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1abre31.jpg 

 

No quisimos dejar Hamburgo sin dar un paseo, esta vez sin lluvia ni truenos, por la zona de los antiguos almacenes. El lugar es de esos que dejan huella, al igual que los edificios de la calle Deichstrabe, situados junto a uno de los numerosos lagos que cruzan la ciudad.

 

Una vuelta de anillo en una títpica postal hamburguesa

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1abre32.jpg 

 

Queriendo atrapar la ciudad en un instante

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1abre33.jpg 

 

Regresamos al hotel en metro con un billete diario al que dimos buen uso. Recogimos nuestras mochilas y caminamos de nuevo entre lluvia hasta la estación de tren. Allí tomamos un tren que nos dejó en Bremen tras una hora de trayecto. Y de la estación de tren al aeropuerto, donde cenamos y dormimos hasta que facturamos a eso de las 5 de la mañana. Finlandia estaba a unas horas de sueño...

 

Preparando la cama en la suit mayor del aeropuerto de Bremen

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1abre34.jpg