FOTOS Y VIAJES DE UNA VIDA ...del Vitoko

De Fez a Melilla pasando por Nador (Marruecos)

Escrito por viajaresunreflejodelplacer 20-04-2010 en General. Comentarios (4)

El viaje por Marruecos iba tocando a su fin. Habíamos pasado por Fez, Meknes, Azrou y el bosque de cedros centenarios. Pero todavía teníamos por delante algo más de día y medio para apurar las vacaciones. Estábamos en Fez y allí pasaríamos unas cuantas horas antes de viajar a Nador, al noreste del país. Y desde allí nos acercaríamos a Melilla. Un recorrido que nos tuvo muy intrigados desde que llegamos, sobretodo porque no sabíamos como lo íbamos a realizar. Al final, tuvimos suerte y encontramos un autobús nocturno para salvar los cerca de 400 kilómetros que separan ambas ciudades.

Después de saber que teníamos plaza para uno de los autobuses, nos fuimos a sacar dinero a un cajero en la Medina. Regresamos a la estación y compramos dos pasajes para un autobus que partía de Fez a las once de la noche y llegaba a Nador a eso de las cinco de la mañana. Eran las cuatro de la tarde, así que todavía teníamos tiempo suficiente para dar un último paseo por Fez y así descubrir su barrio andaluz.

 

Caminamos por calles y mercados conocidos

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1000ct1.jpg 

 

Entramos a la medina por su puerta principal, no podía ser de otra manera

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1000ct2.jpg 

 

Compramos unos dulces para acompañar un té

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1000ct3.jpg 

 

Nada más entrar en la medina la sensación de barullo volvió a invadirnos. No queríamos que el trasiego de gente nos pusiese de mal humor. Así que nos tomamos las cosas con calma. Evitamos a los vendedores y buscamos una terraza para degustar un té. Allí planeamos la ruta a seguir para las próximas horas.

 

Caminando entre riqueza histórica y ártística

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1000ct4.jpg 

 

Seguimos callejones recónditos para disfrutar de los detalles de la medina

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1000ct5.jpg 

 

La ruta huía de las calles más frecuentadas

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1000ct6.jpg 

 

Fue como buscar la cara menos bulliciosa de Fez

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1000ct7.jpg 

 

Vendedores de turrón, tan colorido como la medina

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1000ct8.jpg 

 

Después de haber pasado casi dos días en Fez, no fue difícil movernos por la medina. Conocíamos las principales calles, las mejores rutas y hasta nos sonaba la cara de varios vendedores. Así pues, no nos detuvimos demasiado en las cosas que ya conocíamos y fuimos directos hacia el barrio andaluz.

 

Caminando a buen ritmo por los mercados cubiertos

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1000ct9.jpg 

 

Los colores y las texturas seguían llamando nuestra atención

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1000ct10.jpg 

 

Pronto llegamos al río que cruza la medina, donde se curten las pieles

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1000ct11.jpg 

 

El barrio andaluz es muy parecido al resto de la medina. Lo más llamativo es que las casas están pintadas de blanco, de ahí su nombre. El lugar no es muy turístico, así que en las calles no nos encontramos más que con gente del lugar. Las calles y las casas estaban más descuidadas, si cabe, que el resto de la medina. Aun así es un lugar interesante para conocer. Aquí, al menos, no te dan la tabarra para que compres.

 

Algunas calles parecían estar cayendo a cachos

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1000ct12.jpg 

 

Callejeando por el barrio andaluz de Fez

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1000ct13.jpg 

 

No tardamos en dar con la mezquita de los andaluces

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1000ct14.jpg 

 

Niños jugando en un improvisado campo de fútbol

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1000ct15.jpg 

 

Pasear por este barrio nos sirvió para conocer la cara menos glamurosa de la medina. Aquí la pobreza se palpaba a cada paso. Eso sí, en sus habitantes no faltaba la sonrisa. Myriam y Vicente volvían a ser los únicos turistas en la zona.

 

Un peculiar puesto de aceitunas y aceites varios

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1000ct16.jpg 

 

Callejuelas estrechas, laberínticas y blancas

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1000ct17.jpg 

 

A veces parecía que entrabamos en un pasadizo sin retorno

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1000ct18.jpg 

 

El paseo por esta zona de la ciudad duró algo más de una hora. Fue una de las mejores maneras de aprovechar las últimas horas de estancia en Fez antes de partir hacia Nador. El tiempo iba pasando, así que salimos del barrio andaluz y acabamos en la parte de atrás del barrio de las curtidurías. Tuvimos la ocasión de conocer esta zona sin los agobios de los ganchos y falsos guías. El olor era casi insoportable.

 

El lado menos turístico y visitoso de las curtidurías

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1000ct19.jpg 

 

Nos fuimos enseguida para evitar naúseas

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1000ct20.jpg 

 

Entrada a la medina, territorio no apto para coches, solo animales

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1000ct21.jpg 

 

Un vendedor ordenando su ordenada tienda

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1000ct22.jpg 

 

Hicimos un intento de entrar en la medina, pero no pudimos. Nos dimos cuenta de que estábamos tan cansados que no aguantaríamos la chapa de ningún vendedor. No quieríamos más agobios, así que buscamos otro lugar para tomar te fuera de la medina. Allí vimos atardecer y pusimos al día el diario de abordo.

 

Con la noche por cerrar, cruzamos la medina

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1000ct23.jpg 

 

Cruzamos la medina subiendo por la calle principal. Antes de salir, paramos a cenar en el restaurante que nos acogió el día que llegamos. Allí dimos buena cuenta de cus - cus, tajín y distintas variedades. Ya que no habíamos comido, nos podíamos permitir una cena. Además, no sabíamos donde ni a qué hora nos íbamos a despertar a la mañana siguiente. Después de la cena nos despedimos de Fez desde la plaza Boujloud.

 

Había llegado la hora de dejar atrás Fez y partir hacia Nador

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1000ct24.jpg 

 

Desde la plaza fuimos en taxi hasta la estación de CTM, situada en la ciudad nueva. Allí esperamos a que llegase nuestro autobus. En esta ocasión viajaríamos en una compañía más rápida aunque un poco más cara. No obstante, el billete nos costó unos nueve euros por persona. El viaje lo hicimos prácticamente a oscuras y por carreteras tortuosas. Pudimos dormir un poco durante el trayecto, pero fue de esos viajes demoledores. Cada dos por tres nos despertaba un frenazo o una parada en algún lugar de Marruecos. A eso de las cinco de la mañana llegamos a la estaciónd de Nador.

 

Muy cerca de la estación nos encontramos este peculiar edificio

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1000ct25.jpg 

 

Lo primero que hicimos fue despertar y quitarnos las legañas. El que suscribe estuvo casi media hora intentando asimilar donde me había despertado y quien era. Después de un rato nos fuimos a tomar un café a un bar. Luego dimos un pequeño paseo por esta ciudad situada a escasos kilómetros de Melilla.

 

La noche todavía era cerrada y fresca

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1000ct26.jpg 

 

Pasear fue la mejor manera de despertar aquel 1 de febrero

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1000ct27.jpg 

 

Las primeras luces del día nos sorpredieron junto al mar

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1000ct28.jpg 

 

Un paseo mañanero por la zona marítimo de Nador

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1000ct29.jpg 

 

Nador es una ciudad que no tiene demasiado interés turístico. Hace de frontera con Melilla y sus calles son más bien modernas. Salvo el paseo marítimo no encontramos muchos lugares interesantes. Aunque igual afectó el sueño y las horas.

 

En este punto dimos por concluido nuestro paseo

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1000ct30.jpg 

 

Teníamos intención de llegar a Melilla esa misma mañana. Así que esperamos a que se hiciera de día para cruzar la frontera. Desconocíamos si nos íbamos a encontrar colas o problemas, así que en cuanto amaneció nos pusimos en rumbo.

 

Nador y sus calles de estructura cuadriculada

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1000ct31.jpg 

 

En Nador nos subimos a un taxi que nos llevó hasta la frontera de Beni Enzar. El trayecto duró quince minutos y fue más que tranquilo. También fue tranquilo cruzar la frontera. Tuvimos que rellenar el formulario, sellar nuestros pasaportes y entrar a Melilla. Como éramos ciudadanos españoles, fuimos por la vía rápida y sin tener que esperar las colas de los locales. Las desigualdades en este lugar son increibles, pero esto lo dejaremos para más adelante con un post específico.

 

Llegamos a Melilla por tierra y desde Marruecos

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1000ct32.jpg 

 

La mañana se presentaba muy apetecible, casi tanto como la ciudad. Lo primero sería desayunar y después buscaríamos un hotel para ducharnos y descansar. La ciudad autónoma de Melilla nos esperaba. Y su cartel de bienvenida no tenía mala pinta.

Un bosque de cedros centenarios (Marruecos)

Escrito por viajaresunreflejodelplacer 18-04-2010 en General. Comentarios (1)

Aquel 31 de enero madrugamos para aprovechar la jornada. Nos despertamos en Azrou, una pequeña ciudad rodeada de una imponente naturaleza. El ojbetivo del día era conocer uno de los bosques de cedros centenarios más interesantes de la zona. Pero el día tenía que dar para mucho más. Esa misma jornada regresaríamos a Fez para buscar la mejor manera de llegar a Melilla. Solo un día y medio después, nuestro avión partiría hacia Madrid. No quedaba otra que apurar al máximo las horas del reloj.

 

Si llegamos hasta Azrou, fue por sus bosques. Así que esa mañana la destinaríamos íntegramente a recorrer este tesoro natural de Marruecos. El dependiente de nuestro hotel nos recomendó que sin vehículo alquilado, lo mejor era contratar a un taxi para ver algún bosque interesante. Así lo haríamos.

 

Antes de salir a la calle nos abrigamos bien, el frío continuaba

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1000cs1.jpg 

 

Ya en la calle, buscamos un lugar para desayunar copiosamente

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1000cs2.jpg 

 

Con estos variados y nutritivos desayunos nos garantizábamos poder hacer una única comida más al día. Era una manera de coger fuerzas para la jornada, pero también una manera de economizar los gastos sin pasar hambre.

 

Con el buche lleno nos fuimos hasta la parada de taxis de Azrou

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1000cs3.jpg 

 

Corrían las nueve pasadas de la mañana cuando llegamos a la parada. Allí estuvimos un rato regateando y buscando un buen precio para la excursión que teníamos planeada. Al final, conseguimos un taxi por unos 17 euros. El conductor nos llevaría al bosque, esperara allí una hora para que diesemos un paseo y luego nos acercaría de nuevo a Azrou. El viaje hasta el bosque duraba media hora.

 

Al llegar al bosque, entramos en un lugar mágico y misterioso

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1000cs4.jpg 

 

Según el dueño del hotel, en las proximidades del cedro Gouraud había posibilidad de ver grandes ejemplares de cedro. También nos comentó que había monos. Así que no dudamos en escoger este lugar que resultó enormemente apacible. La Naturaleza se mostraba tan imponente que hacía callar a los humanos.

 

Cedros centenarios de más de 30 metros de altura

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1000cs5.jpg 

 

Iniciamos el paseo muy contentos con la elección

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1000cs6.jpg 

 

Este bosque de cedros se encuentra en el parque natural de Ifrane. Es un lugar relativamente turístico, sobretodo por el famoso cedro Gouraud. Entorno a este árbol hay un aparcamiento y tiendas de souvenirs. Nosotros dejamos el cedro para lo último y nos pusimos a caminar por una pista ascendente.

 

La nieve pronto apareció en los sombrios

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1000cs7.jpg 

 

Un paseo relajado y natural ¿impensable en un viaje por Marruecos?

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1000cs8.jpg 

 

Dadas las horas, éramos los únicos que caminaban por el bosque

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1000cs9.jpg 

 

Los ejemplares de cedro eran realmente majestuosos

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1000cs10.jpg 

 

Vimos árboles como Dioses levantando sus brazos al cielo

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1000cs11.jpg 

 

Nos sentíamos hormigas en un bosque que animaba a perderse

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1000cs12.jpg 

 

Este es uno de esos lugares en los que merece la pena pasar varias jornadas. De hecho aquí hay un montón de pistas y senderos por recorrer. Nos quedamos con las ganas de hacer un circuito en bicicleta por los bosques y las montañas de esta zona de Atlas Medio. Pero como no teníamos demasiado tiempo, tuvimos que conformarnos con el paseo mañanero a más de 1.500 metros de altura.

 

Jugueteando con la nieve de Marruecos

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1000cs13.jpg 

 

Teníamos claro lo del frío, pero lo de la nieve fue una auténtica sorpresa

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1000cs14.jpg 

 

Pequeños detalles de un bosque grandioso

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1000cs15.jpg 

 

El reloj corría en nuestra contra. Nos hubiésemos quedado allí un par de horas más, pero no teníamos tiempo. Eran las once de la mañana y todavía teníamos que regresar a Azrou para tomar un autobús a Fez. Y allí debíamos buscar una conexión que nos llevara a Nador. Vamos, que todavía teníamos jornada por delante. Así que regresamos hasta donde nos dejó el taxi para abrazar al gran cedro Gouraud antes de marchar.

 

El gran cedro esta muerto, pero sigue impresionando

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1000cs16.jpg 

 

También tuvimos tiempo para saludar a los macacos del Atlas

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1000cs17.jpg 

 

Es la misma especie que habita en Gibraltar

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1000cs18.jpg 

 

Midiendo el enorme cedro, en total casi diez metros de diámetro

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1000cs19.jpg 

 

Las visitas comenzaban a llegar y usaban los burros para pasear

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1000cs20.jpg 

 

Una última foto a los monos y al gran cedro Gouraud

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1000cs21.jpg 

 

Con más pena que gloria nos marchamos del bosque. El taxista nos ofreció quedar allí más tiempo, pero como teníamos un largo día de viaje por delante, optamos por regresar a Azrou. Durante el regreso pensamos en volver algún día para pasar una semana en la zona.

 

Despidiéndonos del bosque en el interior del lujoso taxi

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1000cs22.jpg 

 

Panorámica quebrada de la zona bajando del cedro Gouraud

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1000cs23.jpg 

 

Una vez en Azrou, fuimos directos a la estación de autobuses

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1000cs24.jpg 

 

A pesar de venir del sosiego, no tardarmos en acostumbrarnos al jaleo reinante en la estación. En un periquete nos enteramos que había un autobús a las doce de la mañana con dirección a Fez. Compramos los billetes y esperamos en el edificio. Un rato después, un hombre nos llevó hasta la carretera, donde esperamos la llegada del autobús. Era domingo y los jóvenes festejaban el comienzo de unos días de vacaciones. Azrou era una auténtica fiesta.

 

Unos se divertían con juegos de habilidad

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1000cs25.jpg 

 

Otros bailaban y cantaban abrazados

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1000cs26.jpg 

 

En el autobús de la izquierda la música no paraba, era una fiesta

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1000cs27.jpg 

 

Nuestro autobús no tardó en llegar. El problema fue que iba hasta arriba de gente. Así que tuvimos que hacer un tramo del recorrido de pie. Volvíamos a ser los únicos extranjeros en el vehículo y las miradas se dirigían hacia nosotros. Por suerte, uno de los encargados de abrir las puertas del bus, nos ofreció conversación. El viaje fue largo, así que tuvimos tiempo para charlar de todo.

 

Después de una interminable subida llegamos a Ifrane

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1000cs28.jpg 

 

Este viaje en bus fue uno de los más peculiares que hemos realizado. El vehículo iba tan lleno que no subía en las cuestas. Nos tuvimos que agachar en el suelo para que la policía no viese que iban pasajeros sin sentarse. Tuvimos que dejar las mochilas entre las piernas de unos jóvenes. Para que os hagais una idea y resumiendo: tardamos tres horas en recorrer ochenta kilómetros.

 

En Ifrane, famoso lugar de veraneo levantado por los franceses, vimos casas que evocaban a Suiza, así como colonias y urbanizaciones. Allí, por suerte, se bajó buena parte del pasaje. Muchos de ellos eran jóvenes que iban a pasar unos días en un campamento de montaña. A partir de ese momento, realizamos el viaje sentados. Algo que no garantizó los sobresaltos.

 

El autobús paró en este lugar a recoger agua

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1000cs29.jpg 

 

Paradas en pueblos, aldeas y cruces o escenas cotidianas

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1000cs30.jpg 

 

A eso de las tres de la tarde llegamos a la estación de autobuses de Fez, situada muy cerca de la medina. Eso sí, antes recorrimos todos los extrarradios de la ciudad. Nos bajamos del bus y preguntamos por los autobuses a Nador. Nos acercamos a la ventanilla de CTM y allí recibimos una muy buena noticia. Había varios autobuses nocturnos y todavía quedaban plazas. Estaba claro, en unas horas viajaríamos a Nador, ciudad del noreste marroquí situada cerca de Melilla. Eso sí, antes tendríamos tiempo para dar un último paseo por la bulliciosa Fez.

Azrou, inmersion en el Marruecos profundo

Escrito por viajaresunreflejodelplacer 15-04-2010 en General. Comentarios (2)

Atrás dejamos Fez y Meknes, dos ciudades imperiales que nos causaron una muy buena impresión. Pero aún quedaba viaje por delante. Ahora llegaba el momento de realizar una inmersión el Marruecos más profundo y natural. Aprovechamos nuestra estancia en la zona para conocer Azrou y sus bosques de cedros. Era la ocasión perfecta para descubrir una parte del país muy interesante y poco conocida entre los turistas, que no viajeros. Así que nos subimos en un bus y nos fuimos en busca de lo desconocido. A pesar de lo intrigados que estábamos, elegir este pueblo para continuar con la expedición fue todo un acierto.

 

Partimos de la estación de bus de Meknes sobre las doce y media en un autobús donde los únicos occidentales éramos nosotros. Durante las dos horas que duró el trayecto, fuimos la auténtica atracción y apenas nos atrevimos a mirarnos. A esta sensación se unía la intriga por llegar a un lugar desconocido del que solo conocíamos su nombre y poco más. Fue una recomendación del gran Chus que siempre le agradeceremos.

 

Llegamos a Azrou con los nervios a flor de piel

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1000cr1.jpg 

 

A primera vista, el lugar no llamaba mucho la atención

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1000cr2.jpg 

 

Eso si, las vistas de los alrededores eran sobrecogedoras

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1000cr3.jpg 

 

Según el libro - guía que llevábamos con nosotros, Azrou era una ciudad de unos 50.000 habitantes. De origen bereber se levanta en las cercanías del Atlas Medio y sobresale por su entorno natural. En sus proximidades se encuentran algunos de los bosques y árboles más longevos del país. Había llegado la hora de dejar atrás el bullucio de las ciudades para respirar tranquilidad y naturaleza.

 

Lo primero que hicimos al llegar fue centrarnos. El viaje nos había desubicado y no nos encontrábamos en la ciudad ni en su mapa. El lugar no era como nos la habíamos imaginado y tenía pinta de ser muy autóctono. Todo el mundo nos miraba, bien por no ir cubiertos, bien por nuestras pintas, sobretodo las mías.  

 

Después de un rato, encontramos el centro y pronto dimos con un hotel. Allí preguntamos y nos ofrecieron una habitación doble por 15 euros. Aceptamos y aprovechamos para preguntar al joven sobre lugares interesantes por la zona. En un gran mapa nos explicó las distintas opciones. Eso si, la excursión deberíamos dejarla para el día siguiente. Eran casi las cuatro de la tarde y en un par de horas comenzaría a atardecer. Así que dejamos las mochilas y nos fuimos a dar un paseo por Azrou.

 

Lo primero de todo fue comer un menú del día

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1000cr4.jpg 

 

Y para bajar la comida, nada mejor que un paseo tranquilo y sosegado

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1000cr5.jpg 

 

Azrou significa peñasco. Resulta que esta ciudad se extiende a la sombra de una peculiar roca. Este lugar es frecuentado por los jóvenes de la zona y ofrece unas panorámicas increibles del lugar. Así que nos fuimos hasta allí.

 

Azrou, en el Atlas Medio y rodeada de bosques de cedro

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1000cr6.jpg 

 

En lo alto del peñasco nos encontramos con este grupo de muchachos

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1000cr7.jpg 

 

Después de obtener una visión general de la ciudad, fuimos a dar un paseo por sus calles. Pero antes de meternos en la medina, fuimos a parar a un peculiar mercado que nos dejó completamente marcados. Nuestros sentidos se abrieron al máximo.

 

Un mercado tan castizo como la propia ciudad

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1000cr8.jpg 

 

Pasear por este lugar fue algo enigmático. Sin embargo no me atreví a sacar fotos. Me quedé como bloqueado. Así que optamos por dar un paseo por las callejuelas de Azrou para volver, un rato más tarde, a este peculiar rastro donde se vendía todo tipo de objetos. Eso si, la siguiente incursión sería con mayor ambición fotográfica.

 

Las luces del atardecer nos acompañaron

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1000cr9.jpg 

 

Azrou o un mercado menos turístico y bullicioso

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1000cr11.jpg 

 

Los niños seguían jugando en las calles cuando no se asustaban de nosotros

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1000cr12.jpg 

 

Durante todo el paseo las miradas de los locales fueron constantes. Éramos los únicos extrajeros que andaban por la zona y eso se notaba en el ambiente. Hombres y mujeres se quedaban con nuestras caras descubiertas. Incluso hubo niños que se escondieron en las faldas de su madre al vernos.

 

Luces y sombras del Marruecos menos conocido

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1000cr13.jpg 

 

Una de las puertas de entrada a la medina

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1000cr14.jpg 

 

Tras el paseo por la medina, regresamos al rastro. Aquí una tienda

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1000cr15.jpg 

 

Myriam posando en el sobrecogedor y surrealista mercado de Azrou

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1000cr16.jpg 

 

La estrategia para sacar fotos fue muy simple. No queríamos molestar a los locales con nuestra cámara, así que Myriam hacía como que posaba mientras yo tiraba fotos a diestro y siniestro. En todo momento iba con la cámara desenfundada y sacaba fotos cuando parecía que solo la estaba sujetando. No podíamos irnos de allí sin unas cuantas fotos con las que describiros este intrigante lugar.

 

El suelo hacía de escaparate y agrupaba todo tipo de productos

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1000cr17.jpg 

 

Otro de los puestos del mercado repleto de tecnología punta

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1000cr18.jpg 

 

Cuando estaba sancando fotos, el tendero nos dijo algo así como que le diésemos dinero. Aceptamos y le dimos un euro. A cambio tiré todas las fotos que quise y alguna más. Era una tienda realmente impactante, así que me puse las botas. Finalmente, le pedí al hombre que se dejase retratatar. Dio su conformidad y se colocó un billete en la boca. Como si quisiese decir que era un auténtico crack de las ventas.

 

Mercader ataviado con el traje del ejército español

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1000cr19.jpg 

 

Otra tienda y a la derecha una insólita barbería - peluquería

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1000cr20.jpg 

 

Un último vistazo al mercado con el sol a punto de ponerse

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1000cr21.jpg 

 

Salimos del mercado boquiabiertos. Fue una sensación muy impactante que hizo replantearnos muchas preguntas. Mientras en un lado del mundo la gente desaprovecha todo, en otros lugares los hay que apuran al máximo cada aparato. Pensando sobre la palabra necesidad seguimos con nuestro recorrido por las calles de Azrou. Todavía no estábamos recuperados y pronto nos vimos metidos en otra.

 

Callejuelas de la medina de Azrou

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1000cr22.jpg 

 

Cuando estábamos paseando, un hombre se nos acercó hablando en castellano. Nos dijo que conocía a gente de España y se tiró un rato parlando con nosotros. Luego nos llevó a una tienda donde nos intentó vender de todo. Finalmente nos llevamos unas fundas para los cojines por un precio bastante módico, más aún teniendo en cuenta el trabajo artesanal de las piezas.

 

Antes de la venta, nos sentó y nos invitó a un te

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1000cr23.jpg 

 

Cuando salimos de la tienda el día había terminado por completo

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1000cr24.jpg 

 

Aprovechamos nuestra estancia en Azrou para ir a saludar a unos amigos de Chus. Fuimos hasta su tienda y estuvimos charlando un buen rato con ellos. Como buenos anfitriones, nos volvieron a obsequiar con un te. Vino el hermano, el padre y casi toda la familia. La verdad es que se alegraron de saber de sus amigos españoles y nos trataron como si nos conociesen de toda la vida. Nosotros también nos sentimos contentos por su acogida y amabilidad.

 

Después de tantos tes regresamos al hotel para abrigarnos

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1000cr25.jpg 

 

Panorámica nocturna desde la terraza de la habitación

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1000cr26.jpg 

 

En aquella ciudad hacía realmente frío. Durante la estancia en Fez y Meknes habíamos aguantado el invierno marroquí si mayores dificultades. Aquí, sin embargo, tuvimos que abrigarnos con ropa térmica y varias capas de camisetas. De la que elegíamos el modelito, estuvimos haciendo el tonto con una las sábanas de nuestra cama.

 

Visto lo visto, igual era buena idea salir a la calle cubiertos...

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1000cr27.jpg 

 

Tonteando con el marcado estilo bereber

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1000cr28.jpg 

 

Con casi toda la ropa de nuestras mochilas puesta, salimos a la calle. No había mucha animación y hacía un frío que pelaba. De hecho, como nos comentaron, hasta hacía un par de días hubo nieve en la ciudad. Optamos por ir a tomar unos dulces y un te a una pastelería que recomendaba la guía. Allí nos encontramos con un local lleno de hombres viendo un partido de fútbol: Sporting de Gijón - Barcelona. Menuda coincidencia.  

 

Cualquiera aplaudía al Sporting, más aún siendo la única chica del bar

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1000cr29.jpg 

 

Tras el partido de fútbol salimos a dar un último paseo por el pueblo, que parecía desierto. No tardamos mucho en regresar al hotel para descansar. Al día siguiente tocaba madrugar para visitar el bosque de cedros gigantes.

 

Oscuridad plena y gélida en la noche de Azrou

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1000cr30.jpg 

 

La plaza principal de Azrou a eso de las diez de la noche

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1000cr31.jpg 

 

Ya en el hotel comimos algo y nos fuimos a la cama. Eso si, nos metimos vestidos del frío que hacía. Además nos pusimos por encima así como cuatro mantas. La calefacción no existía, así que había que prepararse para lo peor. A pesar de todo, descansamos plácidamente y nos despertamos con fuerzas para afrontar otra intensa jornada de viaje. Pero eso será otra historia.