FOTOS Y VIAJES DE UNA VIDA ...del Vitoko

Meknes y II, murallas y despedida autóctona (Marruecos)

Escrito por viajaresunreflejodelplacer 29-03-2010 en General. Comentarios (0)

Escoger Meknes como segundo destino de este viaje por Marruecos había sido una buena elección. Apenas llevábamos seis horas en la ciudad y ya estábamos más que embelesados. Su medina, coqueta, colorista y tranquila, nos había cautivado. También habíamos disfrutado de la ciudad bajo las murallas y habíamos conocido un poco más a cerca el origen imperial de esta urbe. Pero Mequines todavía tenía que depararnos más sorpresas. Después de la primera parte del recorrido, teníamos por delante toda la noche y buena parte de la mañana del día siguiente.

 

Despues de visitar el mausoleo nos acercamos hasta la plaza de la medina. Era el lugar perfecto para hacer un descanso y para hacer balance de lo visto y vivido. El lugar nos llamó mucho la atención. No nos esperábamos encontrarnos un espacio tan animado. Allí se juntaban cuentacuentos, músicos, turistas y locales. Es como una especie de plaza de Jemaa El Fna de Marrakech pero en formato reducido.

 

Llega el atardecer, el momento del jolgorio y la diversión

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1000cq1.jpg 

 

Un nutrido grupo de locales escuchando a un grupo de música

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1000cq2.jpg 

 

La plaza El Hedim es un lugar que ya de por si merece la pena. Está rodeada de murallas y hay varias terrazas en las que tomar algo. Sin embargo, más allá de la animación, lo más sobresaliente de este lugar es su Bab Mansour, la puerta más importante de la ciudad. Fue terminada durante el reinado del hijo de Mulai Ismail y se dice que fue obra de un cristiano convertido al Islam. Por ello se la conoce como la puerta del renegado. Es una auténtica maravilla.

 

Bab Mansour, una puerta que resume la grandeza de Meknes

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1000cq3.jpg 

 

Sin darnos cuenta la noche se nos echó encima 

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1000cq4.jpg 

 

Aprovechamos las últimas horas del día para tomar un té y comer algo en una terraza de la plaza. Mirando a la gran puerta planeamos lo que sería la excursión nocturna por Mequinez. Según la guía, la ciudad contaba con largas murallas y con unas dependencias que recordaban la importancia de su periodo imperial. Esta era la opción a tomar. A pesar del cansancio acumulado, no quedaba otra que caminar.

 

Las murallas kilométricas de la ciudad de Mequines

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1000cq5.jpg 

 

Una de las puertas de la ciudad imperial

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1000cq6.jpg 

 

Cuando nos quisimos dar cuenta, estábamos fuera del mapa

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1000cq7.jpg 

 

Caminamos y caminamos sin ver el fin de las murallas. Paseamos por la ciudad imperial y vimos las enormes caballerizas construidas por el Mulai. Después de muchas puertas y varios kilómetros llegamos a un estanque. Allí pensamos que lo mejor era dar la vuelta. Estábamos realmente lejos de la medina. La idea era tomar un taxi, pero no tuvimos mucha suerte. Solo conseguimos que nos parase un coche a mitad de camino. Eso si, tuvimos que compartir el viaje con una mujer que también acudía a la medina.

 

Antes de nada, quisimos dar un paseo nocturno por la medina

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1000cq8.jpg 

 

De nuevo aparecieron los juegos de luces y de sombras

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1000cq9.jpg 

 

La ciudad parecía desierta, sobretodo la zona del mercado 

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1000cq10.jpg 

 

El cansancio nos tenía arrinconados. Eran cerca de las diez de la noche y nuestras piernas no podían más. Pensamos que había llegado el momento de descansar. Eso si, antes de ir a dormir había que cenar. Más que nada porque no habíamos comido. Buscamos un lugar apropiado y después de muchas vueltas acabamos en una especie de hamburguesería - kebap marroquí. Nos pusimos las botas.

 

Olivas y ensalada como aperitivo, luego tajín, cus - cus y kebap

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1000cq11.jpg 

 

Como estábamos cansados y ya habíamos visto buena parte de la ciudad, optamos por irnos a dormir. Al día siguiente teníamos previsto acercarnos al pueblo de Azrou, situado a unos 70 kilómetros de Meknes. Así que no quisimos gastar todas nuestras fuerzas y nos fuimos directos al hotel. Todavía quedaban tres días y medio de viaje.

 

Myriam haciendo de mercader o amigo aquí buena calidad, la mejor

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1000cq12.jpg 

 

Aquella noche dormimos como lirones. Eso sí, a la mañana siguiente volvimos a madrugar para aprovechar las últimas horas en la ciudad. Antes de abandonar Meknes, queríamos conocer la zona del mercado. Además, daríamos un último paseo por la medina a modo de despedida en este 30 de enero.

 

Paseando entre suculentos pasteles y puestos llenos de olor y color

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1000cq13.jpg 

 

Durante el recorrido no faltaron los detalles artísticos

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1000cq14.jpg 

 

Ni las estrechas callejuelas

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1000cq15.jpg 

 

Aquí uno mismo haciendo de escalador indio

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1000cq16.jpg 

 

Era como si la ciudad nos quisiese atrapar entre su laberinto

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1000cq17.jpg 

 

Dadas las horas, la medina parecía deshabitada y dormida

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1000cq18.jpg 

 

Los niños jugaban y despertaban al vecindario

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1000cq19.jpg 

 

Salimos de la medina por el mercado y con una extraña sensación

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1000cq20.jpg 

 

Había llegado el momento de despedirse de Meknes. La ciudad nos había cautivado tanto que no queríamos dejarla atrás. De nuevo, las sensaciones de tristeza y de felicidad se juntaban. Dejábamos Meknes, pero nos esperaba Azrou. Así que nos fuimos en taxi hasta la estación de tren.

 

En principio habíamos pensado alquilar un coche para un día. Pero cuando llegamos a la oficina de alquiler nos llevamos un pequeño chasco. Era sábado y el domingo cerraban, así que era imposible devolver las llaves al día siguiente. Si queríamos alquilar un coche tendría que ser por dos dias, algo imposible dado nuestro plan de viaje. El lunes, si las cosas no iban mal, deberíamos dormir en Melilla. Demasiado complicado.

 

La única opción que nos quedaba era utilizar el transporte público para movernos por la zona. Desde la estación de tren pensamos en ir hasta la estación de autobus. Primero nos subimos en un taxi, pero nos tuvimos que bajar porque no nos entendimos con el conductor. El segundo taxi nos llevó a otra parada de taxis. Allí preguntamos por un viaje a Azrou y nos pidieron una exageración. En plena ciudad nueva, volvimos a tomar otro taxi hasta la estación de autobus.

 

Foto temática sobre el lio del taxi en la ciudad nueva de Meknes

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1000cq21.jpg 

 

Cuando llegamos a la estación todo era un auténtico barullo. La gente gritaba los destinos, intentaba llevarte a su compañía de viajes y vendían al mejor postor. Fuimos a la taquilla y preguntamos por nuestro autobús. Después de varios intentos, nos enteramos de que el siguiente coche hacia Azrou partía en dos horas, a las doce y media. Contra pronóstico, teníamos tiempo para un último paseo por la ciudad.

 

Cerca de la estación de bus nos encontramos con la puerta el Khemis

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1000cq22.jpg 

 

Aprovechamos para conocer la antigua mellah, el barrio judio

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1000cq23.jpg 

 

Una zona menos turística pero mucho más auténtica

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1000cq24.jpg 

 

Las callejuelas rebosan de vida y de puestos de todo tipo

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1000cq25.jpg 

 

Aunque lo más llamativo era la fruta y la verdura, de gran calidad

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1000cq26.jpg 

 

La mellah de Meknes, una zona llena de contrastes

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1000cq27.jpg 

 

Donde los niños eran los dueños de los juegos en la calle

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1000cq28.jpg 

 

El paseo por esta zona de la ciudad fue breve pero intenso. Conocer un lugar poco frecuentado, poco turístico y muy autóctono fue la guinda de la visita a Meknes. Desde la mellah, nos fuimos hasta las proximidades de la estación de autobus.

 

De camino nos topamos con esta estampa de atracciones y taxis

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1000cq29.jpg 

 

Antes de ir en busca de nuestro bus paramos a tomar un te. El viaje se presentaba movido, así que nos lo teníamos que tomar con calma. Media hora antes de que partiese nuestro bus, llegamos a la estación. El barullo era aún mayor. Nosotros nos enganchamos a un joven que gritaba Azrou. Nos llevó al autobús y allí compramos los billetes por unos dos euros.

 

Subidos en el autobus comprobamos el ambiente reinante en la estación

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1000cq30.jpg 

 

En el autobus que nos subimos solamente había gente del lugar. Así que dábamos el cante a la legua. Nos daba cosa hasta agarrarnos de la mano. Así que de besos y arrumacos, ni hablar. Nos tuvimos que dedicar a la contemplación, que no era poco. Antes de partir subieron varios vendedores mercando plátanos y chocolate. Por la ventana la agitación era máxima. Un hombre pretendía subir a otro autobus con una cama. Acabaron sacando el equipaje de otra persona con la ayuda de los cuerpos de la autoridad. Todo el mundo allí presente quería intervenir o enterarse. El viaje se presentaba entretenido e interesante. Casi tanto como el próximo destino: Azrou.

Meknes I, llegada imperial (Marruecos)

Escrito por viajaresunreflejodelplacer 24-03-2010 en General. Comentarios (2)

Después de un día y medio de visita a la ciudad de Fez, el viaje por Marruecos siguió su rumbo. El recorrido, planeado sobre la marcha, nos llevó directamente a Meknes (Mequinez). Esta urbe, muy próxima a Fez, es otra de las cuatro ciudades imperiales de Marruecos, algo que nos animó a conocerla. Además, su parte antigua está declarada Patrimonio de la Humanidad. Las primeras horas de visita sirvieron para conocer su peso histórico y para descubrir un lugar menos atosigante que Fez. Eso si, su medina, bastante más pequeña, es igual de cautivadora que la fasí.

Llegar de Fez a Meknes nos llevó una hora de tren. Durante el viaje descansamos y aprovechamos para buscar en la guía algún hotel en el que pasar la noche. Llegábamos ansiosos de dejar las mochilas y salir a patear esta ciudad que se presentaba más que apetecible. Eran las dos de la tarde de un 29 de enero.

 

Recien llegados a la ciudad imperial de Mequinez

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1000cp1.jpg 

 

Cuando nos bajamos del tren fuimos directos a una oficina de alquiler de coches. La idea era alquilar un vehículo para movernos por la zona y acercarnos a unos bosques de cedros próximos a Azrou. La oficina estaba cerrada, así que dejamos lo del coche para más adelante. Nos subimos a un taxi y éste nos llevó hasta la ciudad antigua.

 

El amable conductor nos dejó en un hotel al que ya habíamos echado el ojo. Pero la mala suerte se cebaba con nosotros. También estaba cerrado. Preguntamos en uno próximo y nos comentaron que no había plazas. Parecía que se mascaba la tragedia. Así que nos fuimos a tomar un té para recapacitar. Al cabo de un rato fuimos a un tercer hotel. Allí si que hubo suerte. Pagamos 150 dirhams por la noche.

 

Habitáculo sin ostentación y con una única sábana, la de la imagen

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1000cp2.jpg 

 

Dejamos las mochilas y nos fuimos directos a la calle. La tarde iba avanzando y queríamos recorrer el máximo posible antes de que el sol se metiera. Teníamos pensado dejar la ciudad al día siguiente, así que había que apurar.

 

Pronto encontramos una ciudad rica e histórica

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1000cp3.jpg 

 

Repleta de largas murallas y abundante en joyas artísticas

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1000cp4.jpg 

 

La fuente principal de la ciudad, en la plaza de la medina

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1000cp5.jpg 

 

Meknes es una ciudad de medio millón de habitantes que se divide en tres partes bien diferenciadas. Por un lado está la ciudad nueva, carante de interés. Al otro lado se encuentra la medina, donde están los lugares más vistosos e históricos. Esta zona llena de callejuelas es mucho más pequeña que la de Fez. Además es menos atosigante. Aquí nadie, o casi nadie, te da la vara para que compres algo, tomes algo o los des algo. Toda una suerte de relax. Finalmente está la ciudad imperial, muy cerca de la medina y también muy recomendable

 

Pronto nos dejamos llevar por la intuición

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1000cp6.jpg 

 

Nos acercamos hasta la zona del mercado

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1000cp7.jpg 

 

Y acabamos en la laberíntica medina de Meknes

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1000cp8.jpg 

 

El color, la vida y los monumentos hacían el paseo más que agradable

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1000cp9.jpg 

 

Sin utilizar el mapa dimos con antiguas obras de arte

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1000cp10.jpg 

 

Como la mezquita, del siglo X

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1000cp11.jpg 

 

La verdad es que el primer paseo por la ciudad fue más que agradable. La medina nos estaba causando una muy buena impresión. Se mostraba animada, llena de color, callejuelas y auténticas obras de arte. Seguimos caminando y caminando casi sin rumbo, intentando empaparnos del espíritu de esta ciudad que vive a la sombra de la vecina Fez pero que bien merece una visita.

 

Casi sin darnos cuenta nos salimos de la medina 

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1000cp12.jpg 

 

Y desde la puerta oteamos los extraradios de la ciudad

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1000cp13.jpg 

 

La puerta Tizini, muestra del explendor de Meknes

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1000cp14.jpg 

 

Como estábamos muy cerca, nos metimos en el cementerio

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1000cp15.jpg 

 

En este punto nos acojonamos un poco. Cuando estábamos rodeados de tumbas toda la ciudad comenzó a gritar. Era la hora de la gran oración de los viernes y todos los minaretes comenzaron a llamar a los fieles y a rezar. Las llamadas a la oración impresionan ya de por si, sobretodo la de las seis de la mañana. Pero la de los viernes es casi atronadora. No aguantamos mucho tiempo en el cementerio...

 

Luces y sombras tormentosas de regreso a la medina

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1000cp16.jpg 

 

Descubrimos que Meknes es la capital del vino marroquí, aunque no hubo cata

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1000cp17.jpg 

 

Y volvimos a perdernos en la medina

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1000cp18.jpg 

 

Jugamos con sus luces, sombras y colores

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1000cp19.jpg 

 

Y disfrutamos de lo lindo y sin agobios de su rico patrimonio

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1000cp20.jpg 

 

Algunas puertas son auténticas maravillas

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1000cp21.jpg 

 

Después de recorrer buena parte de la medina de Meknes, pensamos que había llegado el momento de adentrarnos en la ciudad imperial. La tarde avanzaba en nuestra contra y queríamos conocer esta zona antes de que se hiciese de noche. Así que nos fuimos directos a las murallas, en cuyas proximidasdes se encuentra un barrio muy peculiar que es toda una delicia.

 

Parte de las kilométricas murallas de Mequines

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1000cp22.jpg 

 

Nos dejamos perder y cuando nos quisimos dar cuenta teníamos a un joven pegado a nuestras espaldas. Se ofreció para hacer de guía a pesar de que le dijimos varias veces que no. Al final no era tan mal tipo como pensábamos. Incluso nos quedamos con ganas de haber hablado sobre más cosas con él. Nos llevó por unas calles increibles. Fue un paseo de dos euros por la ciudad bajo las murallas, como nos dijo.

 

Un lugar relamente sobrecogedor

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1000cp23.jpg 

 

Lo que veis es una calle, tal cual

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1000cp24.jpg 

 

El interior de una lúgubre callejuela

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1000cp25.jpg 

 

Aquí la puerta, amigo. Lugar poco conocido para los turistas

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1000cp26.jpg 

 

Nuestro joven guía se portó muy bien. Sin su ayuda no hubiésemos dado con estos lugares ni por casualidad. Como os comenté, nos quedamos con ganas de más. Y es que a veces estas personas solamente quieren charlar un poco, dar a conocer su lugar y si pueden, conseguir unos dirhams. Otros, por contra, solo quieren sangrar al turista. El muchacho nos sacó del barrio y nos llevó directos a otro de los lugares más interesantes de Meknes, el mausoleo de Mulai Ismail.

 

La puerta del mausoleo, sublime y genial

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1000cp27.jpg 

 

Uno de los pocos mausoleos que se pueden visitar en Marruecos

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1000cp28.jpg 

 

Una tumba acorde con el rey Mulay Ismail

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1000cp29.jpg 

 

Este hombre reinó en Meknes. De hecho su época de poder es la que marca el caracter de la ciudad. Contemporáneo de Luis XIV pretendió ser una suerte de Rey Sol marroquí. Quizás por ello construyó más de 20 kilómetros de murallas y pretendió una ciudad a su imágen y semejanza: rica en obras faraónicas y tremendamente artística.

 

Detalle interior de la tumba del gran rey

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1000cp30.jpg 

 

Cuando salimos de este lugar estábamos como en una nube. Llevábamos apenas cinco horas en la ciudad y ya estábamos más que envelesados. Primero había sido la medina, luego la ciudad bajo las murallas y finalmente este increible panteón. Aun así todavía quedaban más cosas que conocer de la ciudad. Aun no habíamos disfrutado de su plaza ni de sus murallas ni de su portentosa puerta principal. Queda Meknes como para otro capítulo.

 

Fez: la ciudad imperial y el barrio judio

Escrito por viajaresunreflejodelplacer 08-03-2010 en General. Comentarios (4)

Antes de abandonar la ciudad de Fez, quisimos apurar nuestras estancia para conocer otro par de lugares interesantes como son la ciudad imperial y el barrio judio (mellah). Nos pillaban de paso hacia la estación de tren, así que fue como matar dos pájaros de un tiro. La visita fue muy entretenida y también didáctica. Fue el colofón de la visita a una ciudad que nos encandiló a pesar de sus agobios.

Dejamos atrás la medina de Fez y nos encaminamos hacia la ciudad imperial. Construida allá por el siglo XIII hace de néxo de unión entre la zona medieval y la zona moderna de la urbe. El ambiente seguía siendo parecido al que se respiraba en la medina, aunque en las calles se veían muchos menos turistas.

 

Saliendo de la medina en busca de modernidad

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1000co1.jpg 

 

No tardamos en llegar a la ciudad imperial de Fez (Fez el - Jadida)

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1000co2.jpg 

 

Esta zona se caracteriza por albergar el palacio real y otras dependencias de la realeza. Naturalmente está prohibida la entrada a los palacios, así que la visita la centramos en conocer las calles de esta zona. La mayor diferencia con la medina es el tamaño. Aunque parezca mentira, las calles son más amplias. También abundan los puestos de todo tipo, aunque estos no están tan enfocados al turismo.

 

Callejeando por los zocos cubiertos de la ciudad imperial

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1000co3.jpg 

 

Una de las amplias callejuelas de Fez el - Jadida

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1000co4.jpg 

 

Un mercado menos atosigante y más autóctono

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1000co6.jpg 

 

Los callejones animaban a caminar

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1000co5.jpg 

 

Aunque nosotros siempre fuimos por la calle principal

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1000co7.jpg 

 

Curiosas construcciones con balcones

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1000co8.jpg 

 

La puerta de Semmarine o llegando al barrio judio

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1000co9.jpg 

 

Según la guía que llevábamos, la mellah o barrio judio de Fez, tenía su punto de interés. Allí se encuentra la sinagoga y todavía se pueden ver las construcciones tradicionales de uno de los primeros barrios judios de la ciudad. Fue levantado por los sefardíes huídos de Córdoba.

 

Calle principal de la mellah

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1000co10.jpg 

 

Cuando caminábamos por esta calle, un vendedor se acercó hasta nosotros. Nos indicó hacia donde debíamos caminar para encontar la escondida sinagoga. Nos metimos por una callejuela estrecha y el vendedor nos siguió. En un periquete se había autoproclamado nuestro guía oficial del barrio judio. Nos llevó por todos los lugares de interés y nos ofreció explicaciones de todo lo que veíamos. Según él, era descendiente de los cordobeses que fundaron el barrio.

 

La mellah, un auténtico laberinto de callejuelas

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1000co11.jpg 

 

Casas del barrio judio situadas junto al cementerio

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1000co12.jpg 

 

Muchas tumbas se deben a la peste, el agujero en la verja es para las fotos

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1000co13.jpg 

 

La plaza del barrio judio presidida por la casa del rabino

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1000co14.jpg 

 

Callejas, callejones, callejuelas.... menudo lío

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1000co15.jpg 

 

Si no hubiese sido por el vendedor - guía, no hubiésemos recorrido tan ampliamente el barrio. Todo son callejuelas y muchas de ellas no tienen salida. El hombre nos comentó que allí los únicos turistas que había eramos nosotros y que la zona estaba en proceso de rehabilitación. Por ello nos pidió dinero y algún souvenir. Soltamos la pasta a regañadientes y queriendo creer en sus palabras. A pesar del precio, la visita mereció la pena, pues fue realmente instructiva.

 

Restos de azulejos andaluces en el barrio judio

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1000co16.jpg 

 

Nuestro guía abriéndonos paso entre los callejones

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1000co17.jpg 

 

Estábamos realmente desorientados ¿parte de la trampa?

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1000co18.jpg 

 

Callejón sin salida o denme algo de dinero para el barrio

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1000co19.jpg 

 

Después de la transación, el vendedor nos sacó del barrio y nos dejó en la calle principal como si no hubiese pasado nada. A cambio de la visita se llevó 8 euracos. Eso si, nos regaló conocimientos varios. Por ejemplo, comprendimos porque las casas judias tienen balcones y las musulmanas no. La religión judia no impide observar a las mujeres, por lo que las casas pueden mirar a la calle. En las viviendas musulmanas las ventanas se abren hacia un patio interior.

 

Balcones en la calle principal del barrio

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1000co20.jpg 

 

Una de las puertas del palacio real de Fez

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1000co21.jpg 

 

Tras la mellah, nos fuimos directos a la estación de tren

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1000co22.jpg 

 

En la estación preguntamos por las distintas opciones para viajar a Meknes, situada a unos ochenta kilómetros. Había numerosos trenes y compramos el billete para el primero de ellos. Teníamos una hora para tomar un te y dar un pequeño garbeo por la ciudad nueva de Fez.

 

Una ciudad similar a las europeas pero con tintes musulmanes

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1000co23.jpg 

 

Interior de la moderna estación de tren de Fez

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1000co24.jpg 

 

La mañana había cundido. Vimos la medina desde las alturas, dimos un último paseo por sus callejuelas y además sacamos tiempo para callejear por la ciudad imperial y el barrio judio. Sin duda, la visita a la ciudad de Fez había merecido la pena. Daba pena dejar atrás esta enigmática ciudad. Pero también estábamos contentos, pues ya teníamos en mente en otro destino. Meknes nos esperaba a poco menos de una hora de viaje en tren. El viaje por Marruecos seguía su ritmo.

La medina de Fez II: Curtidores, fuentes y visión general

Escrito por viajaresunreflejodelplacer 07-03-2010 en General. Comentarios (1)

Las primeras horas en Fez habían cundido. Tuvimos tiempo más que de sobra para conocer calles, callejuelas, zocos y puertas de entrada y salida. Estábamos disfrutando de lo lindo a pesar de los agobios típicos. Aun así, todavía teníamos por delante la segunda parte de la visita a la ciudad medieval. En esta ocasión nos centramos en el barrio de los curtidores y en otras zonas algo más apartadas y menos turísticas. También nos acercamos hasta las tumbas Meridinas para divisar la medina desde lo alto. Solo así entendimos su grandeza.

 

Después de visitar la Universidad coránica, creimos conveniente hacer un receso. Llevábamos toda la mañana caminando sin descanso, así que paramos a tomar un té en una animada plaza. Aprovechamos para hacer un balance de lo recorrido y planeamos el resto del día. Lo primero que hicimos fue acercarnos hasta la curtiduría, muy cerca de la plaza en la que tomamos el té. Hasta allí nos fuimos.

 

Los ganchos no tardaron en aparecer y pronto acabamos en un balcón

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1000cm1.jpg 

 

Esta zona es una de las más turísticas de Fez. Es más que habitual encontrarse con decenas de personas que intentan llevarte hasta alguno de los balcones desde los que se divisan las pozas. A nosotros nos enganchó un joven que nos llevó a una tienda de un conocido. Allí, otro joven le dió el relevo e hizo de guía. Nos explicó todo el proceso de tratado de pieles antes de convertirse en cuero. Por suerte, aquel día la zona no olía demasiado.

 

Un lugar sobrecogedor y con escasa pulcritud

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1000cm2.jpg 

 

Curtidores trabajando la piel de modo artesanal

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1000cm3.jpg 

 

Después de toda la expicación en la terraza, nuestro gancho nos llevó hasta su tienda. Había que conocer el producto final. Chaquetas, cinturones, carteras, bolsos y todo lo que os podais imaginar. Lo malo es que el precio está por las nubes. Se aprovechan de los turistas. Nosotros cargamos con un cinto. Aun así, el precio que pagas también incluye las amables explicaciones y un tour completo por la zona.

 

Después de la tienda, el hombre nos llevó hasta el taller de cuero

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1000cm4.jpg 

 

Y cuando salimos del taller nos acercó a una herboristería de un primo suyo. Allí un hombre nos hizo toda una demostración de hierbas, almizcles, aromas y condimentos varios. Todo ello en perfecto castellano. No tuvimos más remedio que comprar un poco de té, curri marroquí y especias para la carne.

 

Creíamos que por fín estaríamos libres, pero no tardamos en ser secuestrados de nuevo. De la que paseabamos por el barrio de los curtidores, un hombre nos animó a entrar en un telar artesanal. En una especie de casa abandonada varios hombres trabajaban el hilo y la lana. Fueron muy amables. Incluso nos dejaron dar unos pespuntes a una manta que elaboraban.

 

El trabajo de artesano en Fez no es nada fácil

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1000cm5.jpg 

 

Abandonamos el telar con pena. Y es que nos ofrecían una manta preciosa por 12 euros que tuvimos que descartar. No entraba en nuestro equipaje de mano. Una pena. Tras las visita artesanal, seguimos paseando por la medina de Fez. De nuevo nos dejamos guiar por la intuición desoyendo las explicaciones de los falsos guías.

 

Paseando por la mágica y misteriosa medina de Fez

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1000cm6.jpg 

 

Subiendo por una de las calles principales de Fez el Bali

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1000cm7.jpg 

 

Cuando nos quisimos dar cuenta el reloj marcaba las cinco de la tarde. Y a todas estas, nosotros sin comer. Estábamos algo cansados, así que nos fuimos hasta el hotel para preparar allí unos bocadillos. Mirando a la puerta de entrada degustamos las viandas. Después, salimos de nuevo a la calle para disfrutar la medina nocturna.

 

Antes de nada, nos tomamos otro té observando el trasiego de la calle

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1000cm8.jpg 

 

Luego nos fuimos hasta la Mezquita principal de Fez

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1000cm9.jpg 

 

Como no pudimos entrar, tuvimos que seguir paseando entre zocos

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1000cm10.jpg 

 

Las horas fueron pasando sin darnos cuenta. Los comercios poco a poco iban cerrando y nosotros cada vez estábamos más cansados de tanta medina. Así que pensamos que había llegado el momento de salir de ciudad antigua para conocer el más allá. Aunque ya era tarde, quisimos apurar la noche antes de irnos a dormir.

 

Nos acercamos a la plaza, donde descansamos brevemente

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1000cm11.jpg 

 

Y nos dirigimos hacia la ciudad imperial de Fez

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1000cm12.jpg 

 

A grandes rasgos la ciudad de Fez se podría dividir en tres zonas diferenciadas. Una es la medina, otra la ciudad imperial y por último está la ciudad nueva. Aquella noche hicimos una pequeña incursión en la zona imperial, que hace las veces de unión entre la ciudad moderna y la medieval. Fue construida en el siglo XIII y es una zona menos turística y más autóctona.

 

Pasos nocturnos entre palacios y niños jugando

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1000cm13.jpg 

 

Una de las puertas del palacio imperial de Fez

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1000cm14.jpg 

 

El cansancio pudo con nosotros. Llevábamos desde las ocho de la mañana en pie y apenas habíamos dejado de caminar. A eso de las once y media de la noche nos fuimos para el hotel. Allí estiramos las piernas antes de dormir y acto seguido caímos rendidos.

 

Nuestra coqueta habitación, repleta de mantas para el frío

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1000cm15.jpg 

 

A la mañana siguiente también madrugamos. El calendario marcaba 29 de enero, viernes. Este sería el último día que pasaríamos en Fez. El resto de jornadas lo dedicaríamos a otros destinos menos atosigantes. Pensamos que sería buena idea acercarnos a Meknes (Mequinez), otra ciudad imperial situada a pocos kilómetros de Fez. Pero antes teníamos la mañana entera para apurar las últimas horas en la ciudad.

 

Desayunamos y nos fuimos hasta las tumbas Meridinas

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1000cm16.jpg 

 

Un lugar perfecto para divisar la enorme medina, en la foto solo una parte

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1000cm17.jpg 

 

Desde allí también se ven los alrededores naturales de Fez

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1000cm18.jpg 

 

La luz mañanera era muy fuerte, aun así, salvamos alguna foto

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1000cm19.jpg 

 

Restos de las tumbas con parte de la enorme medina al fondo

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1000cm20.jpg 

 

Las tumbas están situadas en un alto situado a unos 20 minutos a pie desde la medina. Es uno de los mejores lugares para hacerse una idea de la majestuosidad de este lugar declarado Patrimonio de la Humanidad. Desde allí, bajamos por el cementerio hasta una de las puertas de entrada de la ciudad medieval. Antes de abandonar Fez el Bali había que despedirse como mandan los cánones.

 

Regresamos al pasado por la puerta Guissa

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1000cm21.jpg 

 

Una de las fuentes más famosas, junto a la Medina

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1000cm22.jpg 

 

Los caños de agua son muy tradicionales en la ciudad

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1000cm23.jpg 

 

De la que paseábamos dimos con el palacio M´Nebhi, hoy reconvertido en un hotel. El recepcionista nos animó a entrar a cambio de una voluntad de poco más de un euro. Nos llevó hasta la terraza, donde pudimos divisar casi toda la medina desde dentro. Después nos enseñó el lujoso interior del palacio.

 

Panorámica interior de la medina con las tumbas al fondo

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1000cm24.jpg 

 

El suntuoso palacio M´Nebhi nos dejó boquiabiertos

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1000cm25.jpg 

 

Detalles, formas y materiales eran insuperables

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1000cm26.jpg 

 

Después de la interesante visita al palacio, decidimos que había llegado la hora de abandonar Fez el Bali. Así que nos fuimos acercando hacia la salidad de la medina. Eso si, en vez de utilizar las calles más frecuentadas, nos dejamos llevar por las zonas más recónditas. Era una manera de despedirse de la ciudad más tradicional y mágica.

 

Pocos turístas y muchos autoctonos

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1000cm27.jpg 

 

A veces la ciudad parecía desierta, un lujo en la bulliciosa medina

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1000cm28.jpg 

 

Otra de las fuentes más llamativas de la ciudad

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1000cm29.jpg 

 

Un último vistzo a la puerta principal antes de marchar

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1000cm30.jpg 

 

Dejábamos atrás la encantadora medina de Fez algo apenados. Pero la ciudad todavía nos tenía que deparar alguna que otra sorpresa. Antes de irnos a la estación de tren para viajar hasta Meknes, hicimos una pequeña incursión diurna por la ciudad imperial y por el antiguo barrio judio de la ciudad. Este será el siguiente capítulo.

La medina de Fez I, zocos y callejuelas

Escrito por viajaresunreflejodelplacer 06-03-2010 en General. Comentarios (3)

Como viene siendo habitual, este año también celebramos nuestros cumpleaños con un viaje internacional. Marruecos fue nuestra elección. Había pasado poco más de un año desde que estuviéramos en este país, pero nos había dejado tan buen sabor de boca que era obligatorio repetir. Por eso y por que con poco dinero allí se pueden hacer muchas cosas. Y es que la crisis aprieta. En este viaje hubo un poco de todo. Salimos el día 27 de enero de Oviedo y regresamos el día 2 de febrero. Y por el medio, un montón de aventuras. Visitamos Fez, Meknes, Azrou, un bosque de cedros, Nador y hasta Melilla. Pero vayamos por partes.

 

El viaje realmente comenzó el 26 de enero. Ese día trabajábamos y tras terminar la jornada laboral nos fuimos a dormir a Oviedo. A la mañana siguiente nuestro autobús con destino a Madrid salía a las siete y media de la mañana. Cuando llegamos a la capital madrileña eran algo así como la una de la tarde. Comimos algo en la estación de autobuses y nos fuimos al aeropuerto. A las cinco de la tarde ya estábamos volando con destino al aeropuerto de Fez. Esta sería la primera escala de este periplo.

 

Llegamos al aeropuerto de Fez, a unos 15 kilómetros de la ciudad 

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1000cl1.jpg 

 

Lo primero que hicimos fue pasar el control de pasaportes tras una interminable cola. Cambiamos dinero y salimos al exterior. Ya era de noche y el autobús hacia la ciudad había partido y no había más servicios. Así que no nos quedó otra que regatear para conseguir un taxi que nos llevara hasta la entrada a la medina y la ciudad antigua.

 

Al montar en el taxi el anterior viaje a Marruecos vino a nuestra memoria de golpe y porrazo. Todo era desconocido a la vez que familiar. La conducción era un auténtico caos y todo nos llamaba la atención. Una vez llegamos al puerta de Boujloud, una de las principales, buscamos un alojamiento ayudados por la guía. Lo encontramos sin problema en el hotel Cascade. Por veinticinco euros, dormiríamos dos noches.

 

El hotel no era glamuroso pero las vistas desde su terraza eran superiores

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1000cl2.jpg 

 

Dejamos las mochilas y nos fuimos a dar un pequeño paseo por la medina

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1000cl3.jpg 

 

Como estábamos muy cansados del largo viaje, aquella noche no apuramos demasiado. Cenamos algo, dimos un último garbeo por las calles principales de la medina y regresamos al hotel. La llegada había servido para tomar contacto. Al día siguiente apuraríamos al máximo para conocer esta ciudad que cuenta con una de las zonas peatonales más grandes del mundo: una enorme medina laberíntica.

 

Antes de acostarnos echamos un vistazo a la medina desde la terraza

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1000cl4.jpg 

 

El día 28 madrugamos, había que aprovechar

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1000cl5.jpg 

 

Un contundente desayuno nos dio la fuerza necesaria

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1000cl6.jpg 

 

La medina de Fez (Fez el Bali), está declarada Patrimonio de la Humanidad. Se trata de un conjunto medieval rodeado de murallas y donde las calles y callejuelas se cuentan por centenares. Es realmente grande y está lleno de cuestas. En las calles no hay coches, pero si un constante trasiego de gente, carros, burros, bicicletas y motos.  

Todo ello adornado con variados mercados

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1000cl7.jpg 

 

El zoco de la henna, de los más antiguos de la ciudad

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1000cl8.jpg 

 

Calles estrechas pero llenas de riqueza

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1000cl9.jpg 

 

Lo que más nos llamó la atención durante este primer paseo diurno por Fez no fue su tamaño, sino su riqueza artística. Fez es la tercera ciudad de Marruecos en población y una de las cuatro imperiales. Desde hace siglos fue considerada el centro cultural del país. Esta importancia histórica se puede ver a cada paso. En cada calle hay una fuente, una casa, o un portal de gran encanto.

 

Paseando y paseando nos salimos de la medina

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1000cl10.jpg 

 

De regreso al bullicio de la ciudad antigua

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1000cl11.jpg 

 

Buscamos los lugares menos turísticos

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1000cl12.jpg 

 

Los que ya hayais estado en Marruecos recordareis lo pesados que pueden llegar a ser los marroquies. No son gente mala, todo lo contrario. Son muy acogedores y amables. Lo que pasa es que a veces aburren. Que si curtidores por allí, que si español de dónde, que si amigo por aquí restaurante, que si aquí buen precio, que si la mejor calidad, que si quieres porros para olvidar zapatero...

 

A pesar del linchamiento, la medina engancha

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1000cl13.jpg 

 

Está llena de vivos colores y de detalles

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1000cl14.jpg 

 

Es como teletrasportarse en el tiempo y en el espacio

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1000cl15.jpg 

 

La medina engancha, pero también cansa. Con tantos puestos íbamos todo el rato mirando de un lado para otro. Además teníamos que estar atentos para no ser atropellado por bicis, carros o mulos de carga. La tensión se palpaba. Estábamos tan metidos en el escenario que pasamos la mañana sin intercambiar palabras el uno con el otro. Así que de vez en cuando era necesario salir de la ciudad medieval para buscar paz y tranquilidad.

 

Mercado de ropa junto a otra de las puertas

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1000cl16.jpg 

 

La plaza Boujloud, un oasis de paz a la entrada de la medina

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1000cl17.jpg 

 

Escena cotidiana de la ciudad: esperando para vender algo

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1000cl18.jpg 

 

Después de un breve descanso, regresamos al interior de Fez el Bali. Había que seguir conociendo esta ciudad llena de callejuelas ancestrales y puestos de toda condición. Llevábamos un mapa con nosotros, aunque en todo momento nos guiamos por la intuición. Nos dejamos perder.

 

En este puesto vendian carne de camello

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1000cl19.jpg 

 

Y en este otro, ricas verduras. Fijese en el tamaño de las zanahorias

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1000cl20.jpg 

 

La medina de Fez, una amalgama de ofertas de lo más variada

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1000cl21.jpg 

 

Desde el interior de una tienda de cerámica, producto muy reconocido en Fez

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1000cl22.jpg 

 

Una de las estrechas callejuelas de la medina fasí

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1000cl23.jpg 

 

A cada paso que dábamos los olores eran cada vez más fuerte. Unas veces eran aromas agradables, de especias o perfumes. Pero en otras ocasiones la suciedad dejaba fragancias nada encantadoras. A parte de los olores, los colores seguían estando presentes. Era como pasear con los sentidos al máximo rendimiento.

 

Puesto de aceitunas, otro producto típico marroquí

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1000cl24.jpg 

 

Y más tiendas, esta vez de objetos de latón

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1000cl25.jpg 

 

Llegó un momento en el que nos vimos desbordados con tanto zoco. Ya no sabíamos ni donde mirar. Así que tiramos de guía para ver que otras cosas interesantes tenía la ciudad a parte de las callejuelas. En Marruecos no se permite la entrada a las mezquitas a quienes no sean musulmanas. Así que solo nos quedaba una opción: acercarnos a la Madraza, la antigua Universidad coránica.

 

El derroche de creatividad es apabullante

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1000cl26.jpg 

 

Todo realizado con materiales más que nobles: cedro, estuco, marmol...

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1000cl27.jpg 

 

Uno de los patios a los que daban las habitaciones - celda del alumnado

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1000cl28.jpg 

 

Y el patio central, una auténtica delicia

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1000cl29.jpg 

 

El reloj iba corriendo, aunque todavía nos quedaban unas cuantas horas de luz por delante. Habíamos pateado buena parte de la ciudad medieval y aun así, quedaban un monto de cosas por visitar. Lo siguiente que haríamos sería acercarnos hasta el barrio de los curtidores. Pero esto será otra historia.