FOTOS Y VIAJES DE UNA VIDA ...del Vitoko

Parques, avenidas, metros y recovecos de Budapest

Escrito por viajaresunreflejodelplacer 26-11-2009 en General. Comentarios (0)
La primera jornada completa en Budapest estaba resultando muy intensa. Después de visitar la zona de Buda y la parte más modernista de Pest, seguimos disfrutando de esta ciudad que tiene mucho que ofrecer. La tercera parte de este día la dedicaríamos a recorrer la avenida Andrássy, una de las principales de la urbe. También tuvimos tiempo para acercarnos hasta el parque de Városliget y para conocer lugares menos frecuentados por los turistas. La capital de Hungría no dejó de sorprendernos.

Tras el aperitivo mañanero seguimos con nuestro paseo. Aunque parezca mentira, seguíamos caminando y caminando a pesar de haber comprado el abono diario para el transporte público. Así que el cansancio lejos de desaparecer, aumentaba. Los bocadillos nos devolvieron las fuerzas para continuar con el recorrido.

Nos acercamos hasta la estación de Nyugati 

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1000bg1.jpg 

 

Donde nos subimos a un tranvía dirección a Oktogon

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1000bg2.jpg 

 

Avenida de Andrássy a su paso por la plaza octogonal

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1000bg3.jpg 

 

Esta avenida de más de un kilómetro de distancia conecta el centro de Pest con el parque urbano de Városliget. Está declarada patrimonio de la Humanidad por la Unesco dado su alto valor histórico y arquitectónico. Fue levantada a finales del siglo XIX y cuenta con innumerables edificios de corte neoclasico.

 

Caminando por Andrássy dimos con el museo del terror

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1000bg4.jpg 

 

Las calles paralelas también son muy llamativas

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1000bg5.jpg 

 

A esas alturas del día y después de varios kilómetros en nuestras piernas, pasamos olímpicamente de caminar más. Tomamos la línea uno del metro de Budapest, una de las más antiguas del continente européo. Fue construida a finales del siglo XIX y recorre la avenida Andrássy. Tras unas cuantas paradas llegamos al parque urbano de Budapest.

 

El lago principal del enorme parque de Városliget

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1000bg6.jpg 

 

Este parque es otro de los muchos lugares turísticos de Budapest. A parte de una amplia zona verde, cuenta con lagos y edificios construidos a finales del siglo XIX. Éste era y sigue siendo, uno de los lugares más concurridos para celebrar fiestas locales. Allí, además, se encuentran los famosos baños termales de Széchenyi y el zoo.

 

Entrada al zoo de Budapest, también modernista

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1000bg7.jpg 

 

Nos quedamos con las ganas de entrar a ver el zoo por dentro. No hubiera estado mal ver por dentro un zoológico tan curioso como éste, más que nada por sus edificios de corte moderno. Pero costaba algo así como diez euros la entrada y lo dejamos para otra ocasión. Seguimos con el paseo por el amplio parque urbano.

 

Y nos adentramos en el castillo de Vajdahunyad

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1000bg8.jpg 

 

Muy cerca dimos con esta curiosa iglesia

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1000bg9.jpg 

 

Allí tiramos una foto de grupo a este grupo de turistas

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1000bg10.jpg 

 

Durante el paseo por el parque disfrutamos de senderos naturales y de espacios verdes y amplios. En los bancos vimos a gente jugando al ajedrez y a las cartas. Luego seguimos buscando por los alrededores más edificios modernistas. En realidad, queríamos dar con un par de construcciones que nos marcaron en la oficina de turismo el día anterior. Buscamos y buscamos, pero nada. Aun así, el paseo no fue en balde.

 

Locos por el modernismo junto al parque urbano

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1000bg11.jpg 

 

Otro edificio de la época casi fuera del mapa

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1000bg12.jpg 

 

Después del paseo llegamos a la conclusión de que estábamos algo alejados del centro. Habíamos caminado más que suficiente, así que tuvimos que buscar la manera de regresar al centro mediante el transporte público.

 

Un autobús nos acercó hasta la plaza de los héroes

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1000bg13.jpg 

 

Y desde allí, regresamos en metro hasta la zona de la ópera

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1000bg14.jpg 

 

En realidad podíamos haber llegado a la ópera en autobús, pero quisimos dar un viajecito más en este curioso metro con tintes modernistas. Los vagones y las estaciones son casi las mismas que cuando se construyeron. Y es que es tan estrecho que sólo unos convoys especiales pueden recorrer la línea. Fue como retroceder unos cuantos años en el tiempo.

 

Detalle del techo de la ópera, otra de las joyas de la urbe

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1000bg15.jpg 

 

Nos asomamos a su interior y nos dejó sin palabras

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1000bg16.jpg 

 

Habíamos parado en esta zona expresamente para visitar el edificio. Y la verdad es que mereció la pena. Luego, como estábamos por allí, dimos un paseo por los alrededores, que nos sorprendieron gratamente. Los detalles arquitectónicos no dejaban de aparecer a uno y otro lado. No teníamos tiempo para ir mirando al suelo.

 

Fachada de unos cines próximos a la ópera nacional

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1000bg17.jpg 

 

Sin comerlo ni beberlo, acabamos en una calle paralela a Andrassy llamada Kiraly. Aquí pudimos comprobar cómo cambia la ciudad en unas decenas de metros. Si uno se sale de la zona más o menos turística y céntrica, enseguida aprecia una ciudad menos cuidada pero igual de cautivadora. Una zona que suele pasar desapercibida para la mayoría de los turistas.

 

La calle Király, a años de distancia del centro

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1000bg18.jpg 

 

Hasta las tiendas de moda son menos ostentosas y reciclan

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1000bg19.jpg 

 

Tras el paseo por esta calle poco frecuentada por turistas, llegamos al centro de Pest. Desde allí iniciamos la última parte de la jornada, que dedicaríamos a conocer los principales monumentos que aún nos quedaban en el tintero. Lo primero que hicimos fue entrar en el subterráneo para llegar hasta el Mercado Central.

 

Caminando por las peculiares entradas al metro de Budapest

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1000bg20.jpg 

 

La línea tres nos llevó a Kalvin ter, con reflejos en forma de olla

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1000bg21.jpg 

 

En las proximidades de Kálvin estaba el mercado central, que ya habíamos visto la noche anterior. Esta vez nos mezclaríamos entre los puestos para conocer un poco más de cerca la cultura húngara. Pero esto será otra historia. La última de este intenso día en Budapest.

En busca de los secretos modernistas de Budapest

Escrito por viajaresunreflejodelplacer 25-11-2009 en General. Comentarios (0)

Tras la visita a la ciudad medieval de Buda, el paseo por Budapest debía continuar. La segunda parte de esta jornada la dedicamos a ahondar en el modernismo de la capital. Recorrimos los barrios menos céntricos, los alrededores del parlamento y también entramos en la casa de la secesión húngara, un museo dedicado a este estilo arquitectónico y artístico que marcó buena parte de la ciudad de Pest.

Después de caminar por las calles más antiguas de la ciudad, optamos por seguir profundizando en la ciudad de Pest, al otro lado de la orilla. Mucha gente puede pensar que esta parte es como cualquier otra ciudad européa: calles amplias, grandes edificios y mayor concentración de gente. Sin embargo hay alguna diferencia importante. La ciudad tuvo un gran impulso durante la época de finales del siglo XIX y principios del XX. De ahí que guarde importantes muestras modernistas.

 

Divisando el parlamento desde Buda, al otro lado del Danubio

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1000bf1.jpg 

 

La tarde - noche anterior ya habíamos comprobado que la ciudad era bastante grande. Así que optamos por comprar un billete de 24 horas para poder utilizar el transporte público. Sería la mejor manera de recorrer los lugares menos céntricos de Budapest.

 

Entrando en las profundidades con unas escaleras muy pronunciadas

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1000bf2.jpg 

 

Optamos por el metro porque también era la manera más rápida de llegar hasta el parlamento. Solamente tuvimos que hacer un recorrido de una parada y escasos minutos. De no haber sido así, hubiéramos tenido que caminar varios kilómetros.

 

Llegamos sin cansarnos junto al exterior del Parlamento

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1000bf3.jpg 

 

Estuvimos a punto de hacer una visita al edificio, pero al final lo dejamos para otra ocasión. Poco dinero, poco tiempo y muchos turistas esperando. Así que nos tuvimos que conformar con observar su exterior y sus alrededores.

 

Edificio del Museo Etnográfico, próximo al parlamento húngaro

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1000bf4.jpg 

 

Callejeando en busca del modernismo y la secessión

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1000bf5.jpg 

 

Las amplias calles nos lo pusieron difícil y nos perdimos

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1000bf6.jpg 

 

La idea que teníamos era dar con la casa de la secesión húngara, un curioso museo sobre este estilo tan característico. La verdad es que nos costó un poco encontrarla a pesar de que nos guiamos por el mapa. De camino seguíamos disfrutando de los múltiples rincones que guarda la ciudad. Cuando menos nos lo esperábamos, nos encontrábamos con algun edificio curioso digno de ser fotografiado.

 

Interior de un mercado, cerca de nuestro objetivo

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1000bf7.jpg 

 

Edificio del banco postal, obra de Ödön Lechner

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1000bf8.jpg 

 

Budapest atesora una interesante muestra de edificios de estilo secesión, una de las múltiples variantes del Modernismo. Uno de sus artistas más destacados fue Ödön Lechner. Sus obras se encuentran diseminadas por toda la ciudad no solo en forma de edificio. También diseñó todo tipo de mobiliario. El edificio de la banca postal es una de esas joyas escondidas de la ciudad. Y tuvimos la suerte de poder ver un poco de su interior. El portero nos animó a entrar viendo lo interesados que parecíamos.

 

Auténtico derroche de imaginación y curvas

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1000bf9.jpg 

 

Una plaza un tanto soviética, imagen del bueno de Stalin inlcuida

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1000bf10.jpg 

 

Después de varias vueltas dimos con la casa museo

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1000bf11.jpg 

 

La casa del modernismo húngaro (Magyar Szecesszió Haza) es un museo con decenas de elementos modernistas. Como la entrada era barata, unos dos euros por persona, no lo dudamos ni un momento y nos adentramos en un universo de formas. La verdad es que mereció mucho la pena. Era una manera de conocer los entresijos de una casa modernista más allá de su fachada.

 

Los armarios y los espejos marcaron la visita al museo

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1000bf12.jpg 

 

Cristalería fina de principios del siglo XX

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1000bf13.jpg 

 

Buscando reflejos en cada vitrina de la exposición

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1000bf15.jpg 

 

Uno de los muchos muebles irrepetibles y singulares

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1000bf16.jpg 

 

Vidrieras de la vivienda, ricas en formas y colores

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1000bf17.jpg 

 

Autorretrato en un peculiar espejo secesionista

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1000bf18.jpg 

 

Detalles de uno de los muchos objetos que se muestran en la casa

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1000bf19.jpg 

 

Después de visitar las dos plantas, regresamos al piso principal

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1000bf20.jpg

 

Marcándo músculos en otro peculiar espejo 

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1000bf21.jpg 

 

Y un último reflejo para terminar la visita al museo

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1000bf22.jpg 

 

A lo tonto, casi nos pasamos una hora en el interior del museo. Estábamos más que contentos por haber dado con este lugar. Poco a poco, el viaje por Europa iba tomando unos tintes cada vez más culturales. Al fin y al cabo, estábamos por allí para aprender a la vez que disfrutábamos. Así que la visita a la casa de secesionismo húngaro fue como una clase sobre el modernismo en vivo y en directo.

 

Tras el museo, seguimos con la visita a la ciudad

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1000bf23.jpg 

 

Buscar la ciudad modernista nos abrió el apetito. Así que tuvimos que buscar un pequeño supermercado donde nos abastecimos. Tras la compra, buscamos un lugar más o menos tranquilo y dimos salida a las viandas. Después de anto caminar, había que recuperar fuerzas. Más que nada porque todavía nos quedaba mucho por recorrer.

La ciudad medieval de Buda (Budapest)

Escrito por viajaresunreflejodelplacer 17-11-2009 en General. Comentarios (0)

Tras una primera toma de contacto muy intensa con la ciudad de Budapest, llegaba el primer día de estancia completa en la ciudad. El día anterior ya habíamos recorrido la parte central de Pest, pero todavía quedaban muchas sorpresas y cosas por descubrir. Esta jornada, la del 24 de septiembre, sería igual o más intensa que la anterior. De ahí que hayamos dividido el día en cuatro partes para no aburriros con capítulos demasiado largos. La primera de las secciones de la jornada la dedicaremos a Buda, la parte medieval de la capital de Hungría.

A pesar de que estábamos de vacaciones, madrugamos de lo lindo para aprovechar nuestra estancia. A eso de las ocho de la mañana ya estábamos en pie y media hora después salíamos del alberge dispuestos a conocer Buda, la parte más antigua de la ciudad. Sólo tuvimos que subir unas cuantas escaleras para encaramarnos a la colina donde se asienta la vieja urbe. 

 

Subiendo hacia el castillo en una soleada mañana  

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1000be1.jpg 

 

Caminando por los exteriores del castillo

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1000be2.jpg 

 

El barrio del castillo, al igual que otras partes de la ciudad, están declaradas patrimonio de la Humanidad. Esta zona, separada por el río de Pest, guarda su tipología medieval a pesar de haber sufrido importantes daños a causa de guerras, terremotos e incendios. Aun así, pasear por esta zona es una auténtica delicia. No solo por el barrio en sí, también por las vistas que ofrece del resto de la capital húngara.

 

La subida al Castillo fue recompensada por amplias panorámicas de Pest

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1000be3.jpg 

 

Una de las fuentes próximas al castillo de Buda

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1000be4.jpg 

 

La visita al castillo la dejamos para otra ocasión, más que nada por falta de tiempo y de presupuesto. Así que paseamos por sus alrededores y nos adentramos en las calles de la parte antigua de la ciudad. Las casas bajas y el trazado medieval pronto nos dieron la bienvenida.

 

Las primeras calles de Buda nos saludaron tras la visita al castillo

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1000be5.jpg 

 

Curiosos tejados, estatuas, y casas bajas de colores

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1000be6.jpg 

 

Los primeros turistas de la mañana nos acompañaron

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1000be7.jpg 

 

Durante el paseo por el castillo estuvimos prácticamente solos. Fue cuando entramos en la ciudad de Buda cuando comenzaron a aparecer los primeros turistas. Aun así, como todavía era pronto, la zona no estaba saturada y daba gusto pasear.

 

Fuimos directos a la iglesia de San Matías

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1000be8.jpg 

 

Este templo es uno de los más importantes de la ciudad. Reconstruida en estilo neogótico, conserva su interior de hace unos 700 años. Es una de las iglesias más queridas por los vecinos y cuenta con una increible acústica. A nosotros, lo que más nos llamó la atención, fue su interior, ricamente decorado con pinturas.

 

La iglesia de San Matías con el altar al fondo

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1000be9.jpg 

 

Detalle de las pinturas del templo, simplemente maravillosas

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1000be10.jpg 

 

Vista general de la iglesia con el coro al fondo

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1000be11.jpg 

 

Durante nuestra visita a la iglesia pudimos comprobar su magnífica acústica. Un grupo de visitantes, que al parecer cantaba en un coro, se animó con unos versos. El sonido era prácticamente perfecto y casi angelical. Fue toda una delicia escuchar unos temas a pesar de que la actuación no fuese de Hendrix o Janis Joplin. Cosas del directo.

 

Altos techos decorados cual paleta de colores

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1000be12.jpg 

 

Recorrimos todos y cada uno de los espacios de la iglesia y salimos de allí más contentos que unas castañuelas. Había merecido la pena visitar este templo en torno al cual se agrupa la parte vieja de la ciudad.

 

A la salida del templo está el bastión de los pescadores

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1000be14.jpg 

 

Nosotros, una vez más, pasamos de entrar en su interior a causa del precio, la crisis y las colas de turistas. Así que nos detuvimos en contemplar las vistas que se tienen desde allí arriba. Fue como disfrutar del bastión desde otro punto de vista.

 

El parlamento de Budapest entre luces y sombras

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1000be13.jpg 

 

Tras las vistas, nos fuimos a tomar un café a un bar próximo. Parecía mentira pero llevábamos un par de horas caminando y era necesario un receso. Tras la dosis de cafeina, continuamos con la visita a las calles de Buda, donde el estilo del medievo era más que palpable en la mayoría de los edificios.

 

Otra de las calles principales de Buda, la ciudad antigua

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1000be15.jpg 

 

No faltaron los reflejos de una zona llena de cuevas y pasadizos subterráneos

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1000be16.jpg 

 

Buda, una ciudad menos bulliciosa que Pest

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1000be17.jpg 

 

Los puntiagudos tejados no nos dejaron indiferentes

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1000be18.jpg 

 

La visita a la zona de Buda tocaba a su fin. A decir verdad, esta parte de la ciudad no es demasiado grande, así que no se tarda demasiado en concoer. Además, allí se respira tranquilidad. Nada que ver con la bulliciosa Pest. Es, por tanto, una buena manera de olvidar los atascos y las aglomeraciones durante una visita a la capital de Hungría. Como si una zona no tuviese que ver con la otra.

 

Estatua que marcó el final del paseo por Buda

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1000be19.jpg 

 

Después de la visita a la ciudad antigua, nos dirigimos a la orilla del río Danubio. Recorrimos unas cuantas calles más en la zona baja y buscamos una parada de metro para iniciar la segunda parte del día. Pero antes hicimos una parada de repostaje en un mercado que nos encontramos de camino.

 

Estructuras férreas del mercado de Buda

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1000be20.jpg 

 

Un último vistazo a la tranquila Buda

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1000be21.jpg 

 

El recorrido por Buda había llegado a su fin. Pero todavía quedaban muchas cosas por visitar. La siguiente parte del día nos llevaría desde el edificio del parlamento hasta el museo del modernismo húngaro. Pero esto será otro capítulo.

Tomando el ritmo a Budapest

Escrito por viajaresunreflejodelplacer 11-11-2009 en General. Comentarios (1)
Después de pasar la mañana en Bratislava, llegaba el momento de la primera toma de contacto con Budapest, uno de los principales destinos de este viaje por Europa. Las primeras horas en esta ciudad nos sirvieron para comprobar que es una de esas capitales que hay que visitar casi por obligación. Para algunos es la París del Este. A nosotros no nos dejó indiferentes y nos cautivó prácticamente al instante. Bastaron unas cuantas horas para enamorarnos de la capital de Hungría. Sin duda, había merecido la pena elegir Budapest para pasar parte de las vacaciones de este año. Aunque eso significase caminar más de quince kilómetros diarios. Sin exagerar.

 

Tras la visita a la capital de Eslovaquia tomamos un tren con destino a Budapest. Llegó con retraso, lo que nos permitió llegar a tiempo después de una buena carrera. Nos subimos al convoy y buscamos unos asientos en los que descansar durante las tres horas de viaje. El trayecto, junto al Danubio, no fue nada aburrido.

 

Compartimos vagón y charla con tres viajeros noruegos

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1000bk1.jpg 

 

Llegamos a la estación de Budapest Keleti a las tres y media de la tarde

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1000bk2.jpg 

 

No había duda: Budapest es una ciudad de grandes dimensiones

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1000bk3.jpg 

 

Una de las cosas que más nos sorpendió cuando llegamos a la ciudad fue su tamaño. Habíamos oido que era una capital grande, pero hasta que no lo vimos no lo creimos del todo. Tiene más de millón y medio de habitantes a los los que hay que sumar casi otro de su área metropolitana. Además, como llegábamos de una capital manejable como Bratislava, el cambio fue de esos que se notan y se siente.

 

A pesar de su tamaño su arquitectura pronto nos embelesó

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1000bk4.jpg 

 

Largas calles y avenidas, como la Rákóczi

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1000bk5.jpg 

 

La verdad es que cuando llegamos a la estación de tren de Budapest - Keleti salimos como toros. Teníamos un plano de la ciudad y creimos que lo mejor para llegar al albergue era ir caminando. Sería un poco más largo, pero también más enriquecedor. Así nos empaparíamos de la ciudad y de su ambiente casi al instante. Pero también nos empapamos de sudor. Y es que a eso de las cuatro de la tarde había ni más ni menos que 33 grados centígrados.

 

Aun así, los edificios ganaban la partida al calor

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1000bk6.jpg 

 

Y tras un buen rato caminando, por fín dimos con el Danubio

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1000bk8.jpg 

 

Así a lo tonto habiamos andando más de tres kilómetros desde la estación. Ya estábamos cerca del albergue, pero el calor nos tenía abrasados. Lo peor de todo fue la mochila, que estaba llena de ropa de abrigo. Ilusos de nosotros. Creíamos que a finales de septiembre en esta zona de Europa ya no hacía calor.

 

Ya en el albergue, lo primero fue una merecida ducha

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1000bk9.jpg 

 

El albergue Buda Base, esta situado junto al Danubio. Es como una especie de casa particular con varias dependencias. A nosotros nos pareció limpio y acogedor. Nos enseñaron las estancias, pagamos por las tres noches que habíamos reservado, nos dieron las llaves y nos pegamos una buena ducha. Había que salir frescos a conocer la ciudad en la que acabábamos de aterrizar.

 

Salimos directos hacia el puente de las cadenas, con el Parlamento al fondo

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1000bk10.jpg 

 

En este conocido rincón inciamos una visita que nos permitió conocer, a grandes rasgos, la zona central de Pest, la ciudad nueva. Y es que en la capital de Hungría las distancias son enormes. Para llegar desde el puente donde estaba nuestro alberge hasta el de las cadenas, andamos un kilómetro. Eso entre puente y puente, así que en el resto de la ciudad...

 

Entrar en la ciudad moderna nos abrió el apetito 

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1000bk11.jpg 

 

Enseguida dimos con un super y con un amplio parque donde merendamos

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1000bk12.jpg 

 

El paseo continuó por el centro de la ciudad

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1000bk13.jpg 

 

Donde los edificios se fundían con las últimas horas de luz

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1000bk14.jpg 

 

A estas alturas del paseo ya estábamos a vueltas con el Modernismo. Resulta que esta ciudad es una de perlas del movimiento arquitectónico. Hay numerosas muestas diseminadas por la ciudad. Así que ni cortos ni perezosos nos metimos en la oficina de información turística a preguntar por alguna posible ruta para disfrutar de este estilo. Como no la había, la tuvimos que improvisar sobre la marcha.

 

Una de las viviendas más curiosas que encontramos

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1000bk15.jpg 

 

Siguiendo las indicaciones que marcaba la ciudad

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1000bk16.jpg 

 

¡Purito derroche! Solo había que mirar y disfrutar

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1000bk17.jpg 

 

Callejeando aquí y allá dimos con estas galerías

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1000bk18.jpg 

 

Los primeros pasos por el centro de la ciudad nos sirvieron para comprobar la enorme cantidad de patrimonio Modernista que atesora. Algo que no es de extrañar, ya que la ciudad nueva (Pest), comenzó a desarrollarse a finales del siglo XIX y principios del XX. La "Szecesszió" dejó una profunda huella en la zona.

 

La noche se nos echaba encima, como los edificios

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1000bk19.jpg 

 

Descansamos de la caminata junto al lago Ness, un viejo conocido

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1000bk20.jpg 

 

Luego, como estábamos por la zona, nos acercamos al mercado central

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1000bk21.jpg 

 

El puente de hierro, el tercero que pisábamos en unas horas

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1000bk22.jpg 

 

La publicidad nos tentaba al pasear por una céntrica calle peatonal

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1000bk23.jpg 

 

Pero nos quedaba mucho por ver y disfrutar

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1000bk24.jpg 

 

Así que continuamos con el intenso paseo

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1000bk25.jpg 

 

Cuando nos quisimos dar cuenta, habíamos recorrido casi diez kilómetros paseando por la ciudad. Eso sin contar los de Bratislava. El cansancio comenzaba a hacer acto de presencia, pero quisimos apurar la máquina. Era como si quisiéramos disfrutar un poco más de nuestra primera noche en Hungría. Su capital se lo merecía.

 

Uno de los hoteles más lujosos de la ciudad

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1000bk26.jpg 

 

Cuyo interior nos dejó ver el amable botones

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1000bk27.jpg 

 

La caminata nos llevó hasta la basílica de San Esteban

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1000bk28.jpg 

 

Después de tomar una cerveza en un bar más o menos próximos, dedidimos terminar la noche. Estábamos cansados despues de tanto caminar. Había llegado el momento de regresar al albergue para cenar algo y dormir. No llevábamos ni ocho horas en la ciudad y ya habíamos pateado de lo lindo. Eso si, todavía nos quedaban un montón de cosas por conocer. No quedaba otra que dosificar las fuerzas.

 

Cruzando el puente de las cadenas con el castillo de Buda al fondo

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1000bk29.jpg 

 

Y una última menos típica desde el puente

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1000bk30.jpg 

 

Tras cruzar el puente solo nos quedaba dar un paseo de unos 900 metros hasta el albergue. Distancia que se hizo más amena al caminar junto al Danubio. Cuando llegamos al hogar, nos alimentamos a groso modo y nos metimos a dormir. Todavía nos quedaba ciudad para rato. Al menos para los dos próximos días.

Mañana de septiembre en Bratislava (Eslovaquia)

Escrito por viajaresunreflejodelplacer 01-11-2009 en General. Comentarios (1)
Después del recibimiento nocturno que nos brindó Bratislava, llegaba el momento de disfrutar de la ciudad de día. Sus edificios ya nos habían cautivado, pero creíamos conveniente pasar un poco más de tiempo en la capital eslovaca antes de continuar el viaje. Era 23 de septiembre, el día que llegamos a Budapest. Pero antes de nada, había que darle un último repaso a Bratislava. Se lo merecía.

 

Aquella mañana nos despertamos a eso de las ocho de la mañana. Nos duchamos, desayunamos y nos fuimos directos a la estación de trenes para saber a qué hora podríamos viajar a Hungría. El primer tren que partía de Bratislava lo hacía a las doce de la mañana. Así que teníamos algo más de dos horas para dar un último paseo por las calles de la vieja Presburgo. Sacamos los billetes y nos fuimos al centro histórico. 

 

Autobús viejuno con dirección a la parte más interesante de la ciudad 

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1000bd1.jpg 

 

En unos minutos estábamos en la zona antigua

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1000bd2.jpg 

 

El ambiente que se respiraba a esas horas en la ciudad era bastante agradable. La temperatura era prácticamente veraniega y no había ningún tipo de masificación. Unicamente había algún que otro grupo de turistas. El resto, era la vida diaria de una de las capitales más pequeñas de Europa.

 

La puerta - torre de San Miguel, de ahí la visión doble

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1000bd3.jpg 

 

La ciudad vieja se abría de nuevo para el Komando

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1000bd4.jpg 

 

Como la noche anterior ya nos habíamos recorrido casi todas las calles del centro, el paseo mañanero se centró en los detalles. Era cuestión de descubrir el lado diurno de una ciudad que nos había dejado un muy buen sabor de boca. Una manera de recordar lo que ya habíamos visto unas horas antes.

 

Un autobús turísitico circulando por las calles de Bratislava

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1000bd5.jpg 

 

La calle Prepostska con el castillo al fondo

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1000bd6.jpg 

 

Vista parcial de la enorme catedral de San Martín

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1000bd7.jpg 

 

Como no teníamos demasiado tiempo, tuvimos que centrar la mañana en el paseo. Así que prácticamente no entramos en ningún edificio ni en ningún museo. Además, tuvimos que dejar, finalmente, la visita al castillo de la ciudad para otra ocasión.

 

Embajada de Estados Unidos, fuertemente vigilada

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1000bd8.jpg 

 

El teatro Nacional Eslovaco presidiendo la zona

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1000bd9.jpg 

 

El tiempo volvía a correr en nuestra contra

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1000bd10.jpg 

 

Un último vistazo a la avenida Hviezdoslavovo de Bratislava

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1000bd11.jpg 

 

Una de las calles centrales de la recoleta ciudad

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1000bd12.jpg 

 

Otra de las curiosidades de esta capital européa, es que cuenta con numerosas esculturas diseminadas por la ciudad. Las hay de todo tipo: Desde mujeres tomando café a hombres saludando a la gente con sus sombrero. Nuestros pasos nos llevaron a una de las estatuas más curiosas y fotografiadas.

 

Atención, hombre trabajando en el subsuelo

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1000bd13.jpg 

 

Aquella mañana tampoco faltó el paseo a la plaza central de la ciudad

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1000bd14.jpg 

 

Escultura de la guardia real con el edificio del antiguo Ayuntamiento al fondo

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1000bd15.jpg 

 

Un vistazo más a la plaza con más encanto de la capital eslovaca

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1000bd16.jpg 

 

La ciudad de Bratislava se levanta en la zona más occidental del país. Es como si estuviera apartada del resto de Eslovaquia y se quisiese acercar a Viena, situada a poco más de 40 kilómetros. Después de visitar la ciudad, nos quedamos con muchas ganas de haber realizado una incursión por el país. A buen seguro que nos hubiera deparado muchas sorpesas. Pero habrá tiempo de volver.

 

El palacio Primacial, otro de los edificios más señeros de la urbe

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1000bd17.jpg 

 

Y justo al lado, la parte de atrás del antiguo Ayuntamiento.

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1000bd18.jpg 

 

Reflejando que es gerundio o la ciudad en un retazo de cristal

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1000bd19.jpg 

 

Nos asomamos al interior del palacio Primacial

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1000bd20.jpg 

 

La mañana iba avanzando peligrosamente y el reloj corría veloz. Llevábamos algo más de una hora de paseo inteso y no queríamos dejar la ciudad sin conocer algo más que su zona central. Por eso optamos a salirnos de la parte histórica, aunque de manera tímida y prácticamente fugaz.

 

Un rápido vistazo a la plaza de Kamenné

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1000bd21.jpg 

 

La calle Sturova también nos tentó, pero no teníamos tiempo suficiente

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1000bd22.jpg 

 

Regresamos a la zona central para despedirnos de la ciudad

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1000bd23.jpg 

 

Apurando los últimos reflejos de Bratislava

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1000bd24.jpg 

  

No queríamos dejar la capital sin ver su lade menos cuidado

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1000bd26.jpg 

 

Durante nuestra estancia en la ciudad pudimos ver como ésta se encontraba en periodo periodo de cambio. La mayoría de sus edificios han sido o están siendo restaurados. El pavimento de muchas de sus calles también está siendo mejorado. Es como si la ciudad empezase a despertar de años de letargo y olvido.

 

Enfilando la calle principal para abandonar la ciudad

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1000bd27.jpg 

 

Muy a nuestro pesar teníamos que dejar Bratislava

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1000bd28.jpg 

 

Algo apenados dejábamos atrás el casco histórico

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1000bd29.jpg 

 

A estas alturas ya íbamos corriendo. El reloj estaba más cerca de las doce que de las once. Así que estábamos pillados de tiempo. Tuvimos que caminar un buen rato hasta que conseguimos subirnos a un autobús. Entre semáforo y semáforo, únicos instantes que deteníamos el paso, aprovechábamos para tirar las últimas fotos de la ciudad.

 

Aquí tampoco parece que hay parada de bus, habrá que seguir corriendo

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1000bd30.jpg 

 

Edificio del banco de los Tatra, las míticas montañas eslovacas

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1000bd31.jpg 

 

Llegamos a la estación de tren al galope y sudando

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1000bd32.jpg 

 

Cuando llegamos al interior de la estación, comprobamos que nuestro tren llegaba con unos veinte minutos de retraso. Menos mal. Tuvimos tiempo suficiente para comprar algún que otro recuerdo en forma de vaso de chupito. Luego nos agenciamos una hamburguesa de tamaño familiar y esperamos al tren en el andén número uno.

 

La gran ciudad de Budapest nos esperaba

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1000bd33.jpg 

 

Nos subimos al tren con una extraña sensación. Atrás dejábamos la ciudad de Bratislava, que nos había sorprendido para bien. Por eso estábamos algo apenados. Pero por otro lado, el viaje continuaba. No llevábamos ni 24 horas en los países del este y por delante nos esperaban un montón de sorpresas. La más cercana, Budapest. A tres horas de viaje.