FOTOS Y VIAJES DE UNA VIDA ...del Vitoko

Un bosque de cedros centenarios (Marruecos)

Aquel 31 de enero madrugamos para aprovechar la jornada. Nos despertamos en Azrou, una pequeña ciudad rodeada de una imponente naturaleza. El ojbetivo del día era conocer uno de los bosques de cedros centenarios más interesantes de la zona. Pero el día tenía que dar para mucho más. Esa misma jornada regresaríamos a Fez para buscar la mejor manera de llegar a Melilla. Solo un día y medio después, nuestro avión partiría hacia Madrid. No quedaba otra que apurar al máximo las horas del reloj.

 

Si llegamos hasta Azrou, fue por sus bosques. Así que esa mañana la destinaríamos íntegramente a recorrer este tesoro natural de Marruecos. El dependiente de nuestro hotel nos recomendó que sin vehículo alquilado, lo mejor era contratar a un taxi para ver algún bosque interesante. Así lo haríamos.

 

Antes de salir a la calle nos abrigamos bien, el frío continuaba

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1000cs1.jpg 

 

Ya en la calle, buscamos un lugar para desayunar copiosamente

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1000cs2.jpg 

 

Con estos variados y nutritivos desayunos nos garantizábamos poder hacer una única comida más al día. Era una manera de coger fuerzas para la jornada, pero también una manera de economizar los gastos sin pasar hambre.

 

Con el buche lleno nos fuimos hasta la parada de taxis de Azrou

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1000cs3.jpg 

 

Corrían las nueve pasadas de la mañana cuando llegamos a la parada. Allí estuvimos un rato regateando y buscando un buen precio para la excursión que teníamos planeada. Al final, conseguimos un taxi por unos 17 euros. El conductor nos llevaría al bosque, esperara allí una hora para que diesemos un paseo y luego nos acercaría de nuevo a Azrou. El viaje hasta el bosque duraba media hora.

 

Al llegar al bosque, entramos en un lugar mágico y misterioso

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1000cs4.jpg 

 

Según el dueño del hotel, en las proximidades del cedro Gouraud había posibilidad de ver grandes ejemplares de cedro. También nos comentó que había monos. Así que no dudamos en escoger este lugar que resultó enormemente apacible. La Naturaleza se mostraba tan imponente que hacía callar a los humanos.

 

Cedros centenarios de más de 30 metros de altura

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1000cs5.jpg 

 

Iniciamos el paseo muy contentos con la elección

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1000cs6.jpg 

 

Este bosque de cedros se encuentra en el parque natural de Ifrane. Es un lugar relativamente turístico, sobretodo por el famoso cedro Gouraud. Entorno a este árbol hay un aparcamiento y tiendas de souvenirs. Nosotros dejamos el cedro para lo último y nos pusimos a caminar por una pista ascendente.

 

La nieve pronto apareció en los sombrios

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1000cs7.jpg 

 

Un paseo relajado y natural ¿impensable en un viaje por Marruecos?

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1000cs8.jpg 

 

Dadas las horas, éramos los únicos que caminaban por el bosque

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1000cs9.jpg 

 

Los ejemplares de cedro eran realmente majestuosos

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1000cs10.jpg 

 

Vimos árboles como Dioses levantando sus brazos al cielo

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1000cs11.jpg 

 

Nos sentíamos hormigas en un bosque que animaba a perderse

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1000cs12.jpg 

 

Este es uno de esos lugares en los que merece la pena pasar varias jornadas. De hecho aquí hay un montón de pistas y senderos por recorrer. Nos quedamos con las ganas de hacer un circuito en bicicleta por los bosques y las montañas de esta zona de Atlas Medio. Pero como no teníamos demasiado tiempo, tuvimos que conformarnos con el paseo mañanero a más de 1.500 metros de altura.

 

Jugueteando con la nieve de Marruecos

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1000cs13.jpg 

 

Teníamos claro lo del frío, pero lo de la nieve fue una auténtica sorpresa

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1000cs14.jpg 

 

Pequeños detalles de un bosque grandioso

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1000cs15.jpg 

 

El reloj corría en nuestra contra. Nos hubiésemos quedado allí un par de horas más, pero no teníamos tiempo. Eran las once de la mañana y todavía teníamos que regresar a Azrou para tomar un autobús a Fez. Y allí debíamos buscar una conexión que nos llevara a Nador. Vamos, que todavía teníamos jornada por delante. Así que regresamos hasta donde nos dejó el taxi para abrazar al gran cedro Gouraud antes de marchar.

 

El gran cedro esta muerto, pero sigue impresionando

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1000cs16.jpg 

 

También tuvimos tiempo para saludar a los macacos del Atlas

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1000cs17.jpg 

 

Es la misma especie que habita en Gibraltar

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1000cs18.jpg 

 

Midiendo el enorme cedro, en total casi diez metros de diámetro

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1000cs19.jpg 

 

Las visitas comenzaban a llegar y usaban los burros para pasear

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1000cs20.jpg 

 

Una última foto a los monos y al gran cedro Gouraud

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1000cs21.jpg 

 

Con más pena que gloria nos marchamos del bosque. El taxista nos ofreció quedar allí más tiempo, pero como teníamos un largo día de viaje por delante, optamos por regresar a Azrou. Durante el regreso pensamos en volver algún día para pasar una semana en la zona.

 

Despidiéndonos del bosque en el interior del lujoso taxi

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1000cs22.jpg 

 

Panorámica quebrada de la zona bajando del cedro Gouraud

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1000cs23.jpg 

 

Una vez en Azrou, fuimos directos a la estación de autobuses

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1000cs24.jpg 

 

A pesar de venir del sosiego, no tardarmos en acostumbrarnos al jaleo reinante en la estación. En un periquete nos enteramos que había un autobús a las doce de la mañana con dirección a Fez. Compramos los billetes y esperamos en el edificio. Un rato después, un hombre nos llevó hasta la carretera, donde esperamos la llegada del autobús. Era domingo y los jóvenes festejaban el comienzo de unos días de vacaciones. Azrou era una auténtica fiesta.

 

Unos se divertían con juegos de habilidad

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1000cs25.jpg 

 

Otros bailaban y cantaban abrazados

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1000cs26.jpg 

 

En el autobús de la izquierda la música no paraba, era una fiesta

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1000cs27.jpg 

 

Nuestro autobús no tardó en llegar. El problema fue que iba hasta arriba de gente. Así que tuvimos que hacer un tramo del recorrido de pie. Volvíamos a ser los únicos extranjeros en el vehículo y las miradas se dirigían hacia nosotros. Por suerte, uno de los encargados de abrir las puertas del bus, nos ofreció conversación. El viaje fue largo, así que tuvimos tiempo para charlar de todo.

 

Después de una interminable subida llegamos a Ifrane

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1000cs28.jpg 

 

Este viaje en bus fue uno de los más peculiares que hemos realizado. El vehículo iba tan lleno que no subía en las cuestas. Nos tuvimos que agachar en el suelo para que la policía no viese que iban pasajeros sin sentarse. Tuvimos que dejar las mochilas entre las piernas de unos jóvenes. Para que os hagais una idea y resumiendo: tardamos tres horas en recorrer ochenta kilómetros.

 

En Ifrane, famoso lugar de veraneo levantado por los franceses, vimos casas que evocaban a Suiza, así como colonias y urbanizaciones. Allí, por suerte, se bajó buena parte del pasaje. Muchos de ellos eran jóvenes que iban a pasar unos días en un campamento de montaña. A partir de ese momento, realizamos el viaje sentados. Algo que no garantizó los sobresaltos.

 

El autobús paró en este lugar a recoger agua

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1000cs29.jpg 

 

Paradas en pueblos, aldeas y cruces o escenas cotidianas

http://viajaresunreflejodelplacer.blogspot.es/img/1000cs30.jpg 

 

A eso de las tres de la tarde llegamos a la estación de autobuses de Fez, situada muy cerca de la medina. Eso sí, antes recorrimos todos los extrarradios de la ciudad. Nos bajamos del bus y preguntamos por los autobuses a Nador. Nos acercamos a la ventanilla de CTM y allí recibimos una muy buena noticia. Había varios autobuses nocturnos y todavía quedaban plazas. Estaba claro, en unas horas viajaríamos a Nador, ciudad del noreste marroquí situada cerca de Melilla. Eso sí, antes tendríamos tiempo para dar un último paseo por la bulliciosa Fez.

Comentarios

Muy interesante el viaje a Marruecos. Da gusto viajar a través de vuestros ojos. Muchos besos!

Añadir un Comentario: